Los A-list no existen

Blogstars

Eso es lo que creo. Que los A-list bloggers, o los blogstars, no existen. Pero empecemos por el principio.

Dentro del mundo de los blogs, hay un lugar común consistente en ponerle la etiqueta de “blogstar” o “A-list blogger” a un determinado grupo de bloggers. ¿Quiénes son? Depende a quienes le preguntes, pero nombres como Enrique Dans, Julio Alonso, Microsiervos, Eduardo Arcos, Antonio Ortiz, Martín Varsavsky… saldrían en muchas de las quinielas. Y unida a esa etiqueta, se les asignan una serie de características: que si están endiosados, que si se creen en posesión de la verdad, que pretenden controlar la blogosfera y decir lo que está bien y está mal, que deciden vetar a unos y pelotean a otros… Pareciera, oyendo estas teorías, que el círculo de los blogstars es una especie de sociedad secreta que maquina su plan de dominación mundial en oscuros sótanos al abrigo de la mirada de “los bloggers de a pié”.

Y, honestamente, creo que no es así. Todos los que reciben el nombre de “blogstars” son tan “bloggers de a pié” como cualquiera. Con un pequeño detalle: les lee mucha gente más que a la media. Pero nótese el matiz: son otros los que les leen, es un factor exógeno a ellos. Dudo mucho que ninguno de ellos haya querido ser “blogstar”, que haya sido algo elegido y perseguido. En el mejor de los casos, es sólo una consecuencia de la gente que decide leerles, pero no una decisión suya.

¿Y por qué han llegado a tener tantos lectores? Pues mi visión está muy clara: el factor principal es que ya estaban aquí antes que la inmensa mayoría. Sí, claro, también importa el “no hacerlo mal” o el tener determinado estilo (no me atrevo a llamarlo talento). Pero lo relevante es que cuando los bloggers eran pocos, era más fácil llamar la atención inicialmente. Era más fácil tener una relación cercana entre todos ellos. Hablaban unos de otros, se enlazaban, quedaban a tomar cañas. A medida que otros fuimos incorporándonos a la blogosfera, ellos eran lo que nos encontrábamos, ellos eran lo que nos acostumbrábamos a leer, ellos eran lo que nos acostumbrábamos a enlazar. Y ese proceso se ha ido repitiendo, contribuyendo a hacer crecer la bola de nieve. Pero insisto, somos nosotros (lectores, comentaristas, enlazadores) los que les hemos dado ese rango. No ellos quienes se lo han asignado a sí mismos.

A raiz de ese número de lectores (que, insisto, es algo exógeno), a esos bloggers “les cae encima” una repercusión y una notoriedad que otros no tienen. Cualquier cosa que digan tiene más impacto, genera más comentarios, más enlaces y más posts que si ese mismo artículo lo firma otro. Es de cajón: asumiendo un determinado porcentaje de comentarios por cada mil visitas, si se aplica sobre una base mil veces mayor, se generan mil veces más comentarios. Me recuerda un poco la historia del Gran Héroe Americano: un tipo normal al que, de un día para otro, se le conceden una serie de poderes que ni ha pedido, ni sabe usar. Simplemente, los tiene.

A partir de aquí, cada uno ha gestionado ese “poder” lo mejor que ha sabido o podido, dependiendo de su forma de ser. Vuelvo a la analogía del Gran Héroe Americano: ¿qué hubiéramos hecho, cada uno de nosotros, si nos hubieran dado esos poderes? Alguno habrá tratado de seguir blogueando como si nada, alguno se habrá dado cuenta del potencial que tiene y habrá buscado aprovecharlo, alguno se habrá “emborrachado de poder” y se le habrá subido a la cabeza… pero dudo mucho que exista una reacción común, ni tampoco una voluntad común de erigirse en portavoz de nada, o de manipular a nadie o de pontificar. En última instancia, es algo con lo que se han encontrado.

Y en ese grupo, como en cualquier sitio, habrá de todo. Habrá quien nos caiga mejor o peor, con quien estemos más de acuerdo o con quien estemos menos. Pero estoy convencido de que eso no deriva de ser “blogstar” o no; nos caerían igual de bien o de mal si tuviesen un blog minoritario (o no tuvieran blog) y nos los presentasen en un bar. A lo que voy es que no existe un rasgo común que les identifique como “blogstars”, más allá de compartir un elevado número de lectores. Algo que, por cierto, en un momento dado puede generar comportamientos que refuercen una cierta imagen de lejanía: unos cierran los comentarios, de otros se dice que no contestan los emails o que no participan en los comentarios de la conversación, o que son unos “estiraos” que no devuelven el saludo cuando les dicen algo por la calle… la cuestión es que siempre juzgamos esos comportamientos con nuestra vara de medir: “yo no cierro comentarios, yo respondo siempre los emails”. Pero… ¿qué haríamos si tuviésemos un volumen de 1000 veces los comentarios que tenemos, o recibiésemos 1000 veces más emails de los que recibimos, o hubiera desconocidos que nos saludan por la calle o quieren sacarse fotos con nosotros? ¿Nos hacemos una idea de lo que eso supone? ¿Podríamos seguir tan pichis, o acabaríamos comportándonos igual que hacen ellos? A mí la respuesta me parece obvia. Es muy fácil criticar cuando uno no se pone en el lugar del otro.

¿Y por qué son siempre los mismos? ¿Por qué es un círculo que no se amplía? Por mera fragmentación de audiencias. Cuando había pocos blogs, aunque también había pocos lectores, tocaban a un buen puñado de lectores por blog. Y aunque es verdad que el número de lectores ha crecido, el número de bloggers lo ha hecho mucho más que proporcionalmente. La audiencia media que le toca a un nuevo blog es un puñado de lectores, y gracias. Cada vez es más difícil que te lean, cada vez es más difícil que te enlacen, cada vez es más difícil que otros te conozcan. En definitiva, cada vez es más difícil conseguir una audiencia masiva que haga que tus palabras tengan esa repercusión.

Conozco a algunos de ellos. No son una raza aparte. Son gente normal con un blog que, casualidades de la vida, a mucha gente le da por leer. Ni más ni menos.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

34 comentarios en “Los A-list no existen

  1. Todo este tema, aparte de servir como coña fácil para adornar algún mail (:D), siempre ha llevado un cierto “tufo” a envidia que tira para atrás. Nada raro en la idiosincrasía de este país. Vaya a un evento de networking, introdúzcase en un corrillo y no tardará mucho en escuchar silbidos de puñales hacia alguno de la lista.

    Supongo que todo va unido a la capacidad mediática de estas personas. A cualquiera le gustaría que Varsavsky o Dans le citasen en un post. Pero como no lo hacen (¿alguien sabe cuántas peticiones de este tipo deben tener al día?), son unos “bordes iluminados”.

    De todos modos, creo que el orígen de todo esto es una enfermedad sufrida por todos llamada Rankismo, que afortunadamente está desapareciendo.

    PD: En el año 2001 (sí, hace 7 años), tenía uno de los blogs más visitados de este país. Tampoco éramos muchos por aquel entonces :P A veces me pregunto qué hubiese pasado si no lo hubiese borrado.

    PD2: Vaya peñazo de comentario. Hubiese sido mejor decir: “Bah… problemas de ricos :D”

  2. Victoriano, no cabe duda de que “con poderes” se pueden hacer muchas cosas. Algunos blogstars los usan mejor y otros peor, unos están contentos de tenerlos y otros probablemente preferirían no hacerlo. Pero es lógico que haya quien quiere llegar a serlo. Lo que me da la impresión es que, aparte de que sea difícil llegar, luego la cosa no debe ser ni tan bonita, ni tan divertida. Es como esta gente que quiere “ser famosa”… luego lo de “ser famoso” tiene que tener su lado oscuro.

    Diego, estoy de acuerdo. Cuando alguien se dedica a “tirar al muñeco” con inquina… mala cosa. Tu blog del 2001 hubiese sido la leche… :D. Ahora, pregunta, ¿cuánto de tu trayectoria posterior (incluídos contactos, etc.) nacieron entonces?

  3. Ninguno. Era un blog anónimo escrito desde mi mesa de consultor :D Recuerdo que el post más visitado fue un HOWTO sobre blanquear dinero en paraísos fiscales. Ventajas que da la anonimicidad.

    Una tarde sentí que en vez de escribir para mí, escribía para mis lectores y lo borré todo. Ser un A-list es un rollo :D

  4. Llevo dándole vueltas a que tengo que empezar un nuevo blog. El viejo no tiene mucho sentido. Y me deprimes diciéndo que cada vez es más difícil conseguir audiencias :( . No quiero ser una blogstar para nada, pero me conformaría con tener tres comentarios de media…

  5. No estoy de acuerdo en parte de lo que dices.
    Los tops y rankings son los que encumbran a los A-list, y estos están absolutamente manejados (cuando no confeccionados por los mismos A-lists, y en muchos casos intereses de otros tipos
    ¿Qué algunos son gente normal?
    Ya te digo que sí pero a esos se les aparta.
    Te lo dice uno que está en 10 mil blog roll de Spaces y hasta donde yo se ha sido el único que estuvo en un Top 14 del mundo mundial en Technorati.
    Y te aseguro que no da superpoderes pero nos sacaron de allí precisamente por no ser lo que todos entendemos hoy como A-list.
    Saludos

  6. mmadrigal, no estoy de acuerdo. Los que encumbran a los “a-list” son sus lectores. Da igual aparecer o no aparecer en un top, si tienes 10.000 visitas al día, lo que digas va a tener repercusión.

    El rollo ése de “a la gente normal nos apartan”… simplemente, no me cuadra. Pero bueno, habrá opiniones para todos los gustos.

  7. Siento disentir pero no es así. Te aseguro que cualquiera de estos que mencionas en Spaces no son conocidos y que hay Spaces que tienen tantas o más visitas que los que tu calificas como A-list por tenerlas.
    Y me parece bien que no te cuadre lo que a la gente normal nos apartan tampoco me parece extraño, pero puestos a examinar visitas y enlaces (si realmente es lo que tu crees que da la categoria de A-lists a las personas) podría hablar de las mias, pero no va a ser el caso.
    Lo que yo califico como gente normal, y no quiero decir que los que mencionas sean anormales, son personas que
    1 No sean directores de un medio digital con relación con la prensa (ni familiar, ni nada)
    2 No provengan de las .com como ex directores de contenido
    3 No sean biologos reciclados y encumbrados por el IE hablando de temas tecnológicos que no conocen
    y así podría seguir

  8. Perdón se me cerró el comentario antes de enviar.
    Continuo
    4 No posean red de blogs comerciales que generan tops donde aparecen sus blogs en los primeros puestos, y los de que los que gestiona su publicidad gracias a mecanismos como ” solo valen los enlaces que reciben los blogs que cuento”
    Etc, etc, etc
    Los tops y rankings son los que encumbran a los alist, junto a los buscadores. Controlar esto, como se está haciendo actualmente, es lo que permite a quien quiere encumbrar a quien quiere.
    Tú partes, creo, de un concepto erroneo. Los A-list no son tan conocidos (cualquiera de estos puede pasar desapercibido en cualquier escenario donde no haya bloguers).
    Es por esto que cuando algún medio ajeno quiere hablar de la blogosfera lo más lógico es que acuda a esos mecanismos para encontrar a su interlocutor. ¿Quién es el bloguer más conocido?, dirá. Voy a buscar.
    Y ¿Dónde lo mira? . Respuesta en los tops y rankings que controlan los mismos A-list.
    La pescadilla que se muerde la cola.
    Saludos.

  9. Raúl, creo que te explicas de forma muy acertada y compartible. Cuando leí lo que alguien escribió en serio sobre las recomendaciones del banco también me pareció fuera de lugar. Luego he visto tus anotaciones y, si me lo permites, yo no le daría más bola al tema si estuviera en tu lugar una vez “desahogado”.

    Como dice Diego, creo que lo que tiene sentido es escribir para uno. Luego uno conversa con los que se animan a compartir sus ideas sin instruirte o regañarte. Espero que disculpes el ramalazo de abuelete.

  10. He estado leyendo el artículo que sugiere Diego sobre el rankismo, y que también refleja lo que dice mmadrigal. Interesante, es algo que no había valorado suficientemente.

    Ahora bien, creo que hay un matiz: los rankings tienden a esa homogeneización y esa “distribución potencial” de la que habla el artículo. Pero lo hacen per sé, independientemente de la mejor o peor voluntad de sus creadores.

    Y ahí es donde creo que discrepo con mmadrigal: donde tú ves una “mano negra” que “controla los rankings en su propio beneficio”, yo no lo veo. Vale, existe (perdón, existió; hace meses que desapareció) el top.blogs.es: es verdad que estaba impulsado por Julio Alonso, pero también es verdad que era muy transparente en su gestión – yo no veía en él nada que no me pareciera razonable, al margen del efecto descrito en el artículo del rankismo (que entiendo ahora, pero no veía antes). Pero está también el top de 86400, y el de Alianzo, y el de Wikio, y el de Technorati… todos ellos son rankings menos “interesados” (por decirlo de alguna forma) y que sin embargo reproducen el mismo efecto. ¿O es que todos ellos están compinchados para encumbrar a unos y “dejar fuera” a otros? ¿Todos los rankings están controlados por los mismos? Yo no lo creo, la verdad. Simplemente, cualquier ranking va a tener ese sesgo.

    Y tanto esa visión de “son malos, lo controlan adrede para putearnos” como las pullitas de tus descripciones me hacen pensar que hay un cierto “resquemor” que va más allá del mero análisis objetivo. Lo cual no me parece ni bien ni mal, pero también supone un sesgo.

    José María, en realidad tampoco es tanto “desahogo”. Un poco sí, vale. Pero esta reflexión sobre “blogstars” era algo que quería haber hecho hace tiempo: no me gusta nada (me parece muy maniquea) esa comparación de “ellos contra nosotros”, de “blogstars vs. bloggers de a pié”. Porque yo conozco a muchos de esos “blogstars” y no me parece justa la imagen que se transmite de ellos como “colectivo”, creo que no se corresponde con la realidad.

  11. Todo esto que sigue lo digo desde mi desconocimiento en profundidad del mundo blogueril, sin embargo lo digo como una persona normal, con acceso a Internet superior a la media, con un nivel de estudios superior a la media y con cierta inquietud por lo que se cuece en este mundillo.

    Y yo me pregunto:Salvo Martín Varsavsky (cuya reputación conforme pasan los años va siendo más y más discutible)…Quiénes son los demás? Los conoce alguien fuera del mundillo de los creadores (ojo, no los lectores) de blogs? Se pueden calificar como A-List de algo? Yo creo que hay que tener en cuenta que este mundo todavía es muy joven…Lo que en mi opinión hace falta es que el blog se popularice como creador e influenciador de opinión…Hasta entonces, estos “A List” lo pueden ser, pero de un mundo muy reducido…10.000 visitas al día me parece un umbral muy bajo para que pueda ser representativo de nada.
    No me malinterpretes, pero creo que hay que tomar un poco más de perspectiva…Que a esta gente se le puedan subir los humos pues francamente, me parece excesivo en relación con la repercusión que tienen en el mundo real, fuera del (todavía floreciente e inmaduro) mundo del blog.

  12. Iñaki, eso es algo que enlaza con algo que se comentó en un post anterior (vamos, de antesdeayer) y a lo que todavía tengo pendiente dar respuesta. Me lo guardo para otro post, ahora lo hago.

  13. Consultor
    Una “puyita” deja de serlo cuando es no es un recurso “ad homine”. ¿No es cierto lo que digo? ¿has identificado de quien te hablo? ¿Si no es cierto como lo has hecho?
    En cuanto a “mano negra”, o “lo controlan para putearnos” quizás sea la lectura que tú saques al respecto, pero yo no digo eso. Digo que como partes interesadas (ya sea por dedicarse oficialmente como profesionales al blogguing o por los beneficios que uno saca de esta actividad que no tienen porque ser monetarios) si los controlan.
    Y los controlan a base de endogamia, de citarse unos a otros, de coincidir en las mismas charlas y eventos hablando de lo mismos, y porque son las cabezas visibles de esto de la blogocosa , y lo son porque ellos mismos se han señalado.
    Resquemor? No creo.
    Soy un profesional informático desde 1986 y estoy en la primera Ti de España, ese es mi trabajo, no ser bloguer. Mis jefes se enteraron de mi actividad de bloguer porque apareció una reseña en un diario como El País con mi nombre.
    Nunca he obtenido un beneficio de aquello, y lo que quizás si lamento es no poder mostrar que la blogosfera y los bloguers tenemos otras formas de hacer que las que nos presentan lo que tú llamas A-lists.
    Saludos

  14. Yo creo que sí existen a fin de cuentas tú mismo, Raúl, dices que los lectores los ponemos ahí, pues entonces existir, existen. Ahora bien, ¿eso es malo per se? ¿Para quién? ¿Para quien no lo sea y le corroa la envidia? Pues peor para él.

    Creo que todo este lío, un lío además un pelín falso, proviene de un equívoco: la respuesta a la pregunta ¿qué es un blog exitoso?

    Y mi respuesta va en la línea de uno de los blogueros de mi lista “A” particular, Fernand0: que el éxito de un blog depende de ti, es decir, de lo que persigas con el blog. Yo persigo abrirme, que me conozcan y conocer, y en ese sentido mi blog, para mí, pese a estar hundido en todos los rankings, es un auténtico éxito.

    ¿Puedes decirme que ninguno de los A-list bloggers que mencionas ha buscado ese éxito que parece que tienen? Porque si lo han buscado y conseguido, que no se quejen. O si no, más triste aún: todos esos fenómenos vienen causados por nuestro borreguismo, que es lo que pareces indicar, dicho por mí con palabras más bastas. La comparación con el Gran Héroe Americano no me parece válida entonces.

    Por cierto: mi lista “A” no viene dada por la gente a la que leo y enlazo simplemente, porque entonces significaría que esas dos actividades sociales capitales no me han servido de nada: cuando le digo a alguien que pertenece a mi “lista A” (qué cursi, bueno, seguramente emplee otras palabras), lo que le digo es que le entiendo, que me gusta lo que dice, que me produce respeto (del bueno), que le admiro… Y yo creo que cada persona que lee la blogosfera tiene esa lista propia de blogs especiales, casi blogs de cabecera, y te aseguro que muchos no contamos en ella a esas personas que citas al comienzo de tu post.

  15. @mmadrigal, venga hombre, va: tus descripciones son muy explícitas, y no son asépticas en absoluto, no fastidies. Esto es como llamar a alguien idiota y decir que no estás insultando, sólo calificando. Tú dices que no hay resquemor, y obviamente eso sólo lo puedes saber tú. Yo lo único que puedo hacer es interpretar tus comentarios, y honestamente no me parecen los de alguien a quien le da igual. Pero bueno, es sólo lo que yo interpreto, ahí están para que los lea quien quiera y saque sus propias conclusiones, tampoco es el tema.

    La cuestión es: si es tan fácil controlar los rankings, señalarse entre cuatro amigos como cabeza visible de la blogosfera y destacar a base de enlaces mutuos y de ir a eventos… ¿por qué no lo ha hecho más gente? Si todo es tan manipulable… ¿por qué no hay más gente manipulando?

    Que hay otras cosas y otras formas de actuar lo damos todos por hecho. Y que somos nosotros los principales responsables de elegir nuestros blogs de referencia (nuestra “a-list” particular, como dice M@k). POR ESO PRECISAMENTE me frustra la batallita de “los bloggers de a pié contra los blogstars”. ¿No te gustan los blogstars? ¡No los leas! Es así de sencillo, no eres ni mejor ni peor por ello. ¿Qué sentido tiene arremeter contra ellos a cada ocasión que se presenta? Es lo que no he podido entender nunca, esa fijación que algunos parecen tener.

    M@k, creo que alguno de ellos lo ha buscado, y/o ha sabido aprovecharlo muy bien. Pero también creo que a otros les ha sobrepasado. Es una sensación. Sobre todo porque, a pesar de las cosas buenas que hayan podido sacar, les ha tocado acarrear otra serie de cosas malas (como que te pongan a caer de un burro a la menor).

    ¿Por qué no te gusta la analogía del Gran Héroe Americano? A él fueron unos extraterrestres los que le dieron el traje. A los blogstars, el borreguismo. En todo caso, es algo en gran medida sobrevenido.

  16. Consultor
    Relax

    Creo que la entrada se titula “Los A-list no existen”, y es tuya ¿No?
    Si mis descripciones son explicitas, aunque no asépticas, es que las aceptas ¿No? ¿Cuál de ellas no corresponde a la verdad? ¿Es malo ser hijo de, y tener relaciones con la prensa? ¿O ser biologo y no tener ni idea de tecnología? ¿No habíamos quedado que un A-list puede ser cualquiera, o que no existian?
    En fin
    ¿Porqué los rankings si pueden ser manipulados no lo son por cualquiera?
    Hay varias razones . Las principales serían, porque no tienen los medios ni los contactos adecuados, esos por ejemplo que tú calificas que uno tiene porque “ya estaba allí”, y sobre todo por una razón que tú obvias :
    Existe gente a la que le da exactamente igual todo ese rollo y no le interesa.
    Simplemente bloguean y pasan de toda esta historia.
    ¿Para qué manipular algo que no interesa?

  17. mmadrigal, no te confundas, que yo estoy muy relajado. Después voy con el título del post. Pero antes… no quiero polemizar contigo, pero hay cosas que no puedo dar por buenas en tu argumento.

    “si mis descripciones son explícitas, aunque no asépticas, es que las aceptas, ¿no?”. No, ni de coña. Alguien puede hablar de “los gudaris que defienden la libertad de Euskal-Herria” y mi inteligencia me permite saber a quiénes se refiere, aunque ni por el forro comparta esa definición. No pretendas asimilar entendimiento con aceptación.

    Algunas de tus definiciones son hechos, y otras opiniones. Que alguien sea hijo de otro alguien es un hecho, que alguien “no tenga ni idea” de tecnología es opinable. Pero incluso presentando hechos, presentas una opinión: puedo hablar de Stephen Hawking como el científico y divulgador que escribió “Breve historia del tiempo”, o de Stephen Hawking como un esclerótico que va en silla de ruedas. Las dos cosas son verdades como puños, pero no se trasmite lo mismo diciendo una que otra. Y tú has dicho lo que has dicho y de la forma en que lo has dicho, y no otra cosa.

    El nombre del post. Probablemente, tengas razón, igual que la tenía M@k. No debería ser “Los a-list no existen”, sino “los a-list no son una mafia”. No cambia gran cosa el contenido de la discusión, pero se ajustaría mejor.

    Finalmente, volvemos a lo mismo. Si hay tanta gente que “le da exactamente igual este rollo”… lo que sigo sin entender es por qué, de forma recurrente, vienen todos los ataques a estos blogstars. Si realmente no importa… ¿por qué no, simplemente, sigue cada uno a lo suyo? Es algo que no he logrado comprender todavía.

  18. Gudaris? Euskal-Herria? Ufff. Relax 2

    Pero vamos a ver, los blogs no son opinión personal? Se puede consentir que los bloguers nos metamos con quien nos de la gana, pero no con los A-list? y lo mismo sirve para los comentarios
    Escribimos sobre quien nos da la gana, comentamos lo que nos da la gana, pero si lo hacemos de un A-list es un ataque?
    ¿Qué me estás contando?
    Y sigo diciendo que si no comprendes el porqué no abras el melón..
    Mira Consultor, o Raúl si me lo permites no hay nada malo en ser/parecer/que te declaren un A-list, como no hay nada malo en aprovechar una situación para sacarse unos eurillos, rellenar curriculum, aparecer en los medios o lo que a uno le de la real gana. Para eso son los blogs, para lo que a uno le de la real gana.
    Lo que si es malo, y esto si es mi opinión, es que todo eso tape el uso mayoritario de los blogs, y las posibilidades que da esto, y que se identifique por parte de los desconocedores de este mundo que los blogs son eso, porque no es cierto.
    Espero haberme explicado.
    No me hables de Gudaris, ni de Euskal Herria que creo que es mear fuera del tiesto.

  19. Tranquilo, mmadrigal, tranquilo… era sólo una analogía como otra cualquiera, no te pongas así. Pero imagino que te das cuenta de que se puede uno referir a alguien con palabras y tú entender a quién me refiero sin que por eso comparta tu apreciación, ¿verdad? Ése era el punto, que creo que se demuestra de forma palmaria.

    Efectivamente, cada uno escribe de lo que quiere y cuando quiere, y eso está bien. Lo cual no implica que haya que estar de acuerdo con todo lo que se escriba. A mí, particularmente, me parece que en determinados temas hay gente demasiado despectiva, que estira lo que el otro día llamaba Victor “la línea del respeto” más allá lo que a mí me parece razonable. Pero bueno, allá cada uno con lo que escribe y con lo que lee.

    Yo no veo la contradicción entre que los blogstars sean la “punta de lanza” (ante los medios y, por ende, ante los que no conocen el mundo blog) y la posibilidad de que éstos desconocedores sean capaces de entender el potencial de su uso. No sé por qué eso tiene que “tapar” nada. Me parece que es minusvalorar la capacidad de los usuarios: dudo mucho que el objetivo mayoritario de quien empieza ahora con un blog sea, impulsado por lo que ha visto de los blogstars, ni ganar dinero, ni salir en rankings ni otras cosas a las que te puedas referir.

    Pero es que, de hecho, ni comparto el planteamiento de base: no creo que los blogstars transmitan esa sensación. ¿A tí te parece que sí? Pues estupendo.

  20. Pues la verdad consultor, me he perdido. No tengo ni idea de a quien te refieres con Gudaris y Euskal-Herria. Si quieres me lo aclaras, porque sinceramente no se a que viene.
    La línea de respeto se ha saltado muchas veces entre los bloguers, empezando por que simplemente por usar una herramienta como Spaces algunos ya no consideran que seas un bloguer.
    Y en las entradas de estos mismos, como de muchos bloguers, se salta continuamente. Solo hace falta leer opiniones sobre Microsoft, PP, Psoe, Linux, Apple, Sgae o lo que quieras (depende de las fobias de estos a-lists). Y vuelvo a reiterar que me asombra que eso lo admitamos como opinión, y cuando alguien dice como ve las cosas respectos a estos opinadores se transforma en “Ey, no ataques a los bloguers”
    Dices que minusvaloro la capacidad de los usuarios. Error, a la gente que me refiero es precisamente a quien no conoce lo que es un blog (que son mayoría en este mundo). Lee las intervenciones de los que tú calificas como A-list en los medios y dime que es lo que dicen, y si ves algo referente a la otra cara de los blogs (los blogs son expresión personal, divertimento, cultura, social, etc). Creo que a los temas que se refieren son muy diferentes.
    ¿No crees que les damos malos módelos a seguir? Conozco muchos que se inician en Spaces y lo primero que preguntan es como pongo ad sense, como salgo en google, como me apunto a un top, etc, etc
    En todo caso como tu dices. No comparto tu planteamiento ¿Tú sí? Pues estupendo.
    No olvidemos, que creo que es lo único que nos queda por olvidar en esto de los blogs, que durante mucho tiempo defendimos que los blogs eran conversación.
    Saludos y gracias por permitirme comentar aquí. Cosa que algunos de tus blogs star (incluso en los que tú comentas habitualmente) no me permiten.

  21. Cuando alguien se refiera a alguien como “un gudari que defiende la libertad de Euskal-Herria”, yo sé que se refiere a un miembro de ETA. Pero eso no significa que yo asuma esa definición.

    Cuando tú te refieres a “biologos reciclados y encumbrados por el IE hablando de temas tecnológicos que no conocen”, yo sé que te refieres a Enrique Dans. Pero eso no siginifica que yo asuma esa definición.

    Como diría el mago René Lavand… “no se puede hacer más lento”, si con esta explicación de la analogía no entiendes lo que quería decir, lo dejamos por imposible.

    No me parece mal que se critique a un bloguer determinado por sus actitudes o sus opiniones. Lo que no me gusta es que se critique al “colectivo de blogstars” como un todo, porque no creo que sean un todo.

    Sí creo que minusvaloras la capacidad de discernimiento de los usuarios (usuarios de internet, no usuarios de blogs) si piensas que la mayoría se va a acercar a los blogs, influídos por los blogstars, en busca de dinero y fama. Tú conoces mucha gente que se interesa por adsenses, tops, y demás. Yo conozco mucha que simplemente utiliza sus blogs como medio de expresión. ¿Son más representativos unos que otros? Yo no lo creo, habrá de todo, como en botica; y la obsesión por “aparentar” y “ganar dinero” no creo que sea exclusiva de los blogs, es común a toda la sociedad, y es lógico que también se traslade a los blogs. Yo no creo que se puedan achacar esos comportamientos a la influencia maliciosa de unos blogstars.

    En los que por otra parte, al menos en los que yo conozco de primera mano, siempre he percibido que realmente se creen lo que dicen cuando hablan de la conversación y de los blogs como medio de expresión personal.

    Yo desde luego tengo claro que es lo que son, que la situación en la que cada persona tenga un blog (y por lo tanto tener un blog no sea distintivo de nada) será fantástica. Y que es responsabilidad de cada uno decidir qué blogs lee, que no proceden esas pataletas de “la blogosfera es una mierda” porque tu blogosfera te la haces tú mismo. Y si no quieres blogstars en ella, es tan fácil como ignorarlas.

    De hecho, me autocito una vez más: “¿Que luego hay un rollo de rankings, eventos, etc… que no te gusta? Bueno, es un divertimento como otro cualquiera. Si no te gusta, simplemente ignóralo. Confundir eso con “la blogosfera” es un error, tu error. “La blogosfera” está ahí, es infinitamente más grande, y está ahí para que cada uno la disfrute como quiera.”

  22. Bien
    Y ahí está el inicio de la conversación
    Si la blogosfera es infinitamente grande ¿Porqué siempre aparecen los mismos como representantes?
    Saludos Raúl

  23. Marcelino, ¿representantes de qué? ¿y ante quién? Yo es que cuando veo a uno de éstos ante los medios (por ejemplo), no les veo como representantes míos, ni representantes de la blogosfera. Tampoco sale el rótulo de “Presidente de la blogosfera”, o “Portavoz de la blogosfera”, ni creo que ellos se hayan denominado así nunca. Yo nunca me he sentido representado por ellos, ni he sentido que estuviesen hablando nombre de nadie más que de ellos mismos. Parto de la base de que no hay tal “blogosfera”, sino múltiples blogosferas, y que sería ridículo que nadie intentase hablar “en nombre de todos”.

    Creo que ése es el punto. Que desde determinados sectores se considera que esta gente “pretende decidir por nosotros” o “pretende representarnos”. Y no creo que sea así. Hay algo lógico que es que ellos, teniendo los lectores que tienen, cualquier cosa que digan va a tener más repercusión. Quieran o no quieran. Pero eso no quiere decir que estén asumiendo la portavocía.

  24. ¿Qué no asumen su portavocia? jajajajajajajajaja
    A ver Raúl, cuando se les presenta en cualquier sitio como los bloguers más loquequieras, ¿Qué dicen ellos? No, no, soy un bloguer de a pie
    Por favor…

  25. Yo estoy más cerca de la postura de Marcelino que de la tuya Raúl. No veo algo malévolo en ello, que conste, pero lo que si tengo claro es que esa A-List existe y está compuesta por una serie de personas que sacan un importante beneficio de sus blogs y que, además, saben hacerlo y tienen a su alcance los medios adecuados para ello. Y, ojo, siento simpatía (e incluso cercanía) por algunos de ellos, pero eso no quita que reconozca que si existe cierto interés por su parte para estar ahí y por “cerrar filas” para que no entre mucha más gente.

    En cuanto al señor Dans, que conste que no siente absolutamente ninguna animadversión hacía él (ni lo conozco, ni compito con él en absolutamente ningún campo y soy lo suficientemente racional como para no tenerle tirria a alguien sin motivos) pero puedo comprender la fijación que siente Marcelino hacía él: su caso si que merece un detallado análisis acerca de porqué está ahí y como se explica la extraordinaria audiencia que tiene.

  26. Dave Winer de Scripting News decía en una charla que si creías que el era alguien importante por tener un blog, entonces que no entendias ni a los blogs, ni la blogósfera ;)

  27. está el patio calentito…

    no sé, de todo esto me quedo con que la creatividad de algunos
    ha podido llegar a ser conocida gracias a los blogs.

    unos habrán jugado otras bazas más sucias para llegar alto en las listas y tal, pero si se mantienen…

    unos lo harán por placer,
    otros por ego…

Deja un comentario