Vida de un Consultor en Facebook

Soy usuario de Facebook desde hace un tiempo. No muy intensivo, es cierto, pero frente a los que opinan que es un “invento del diablo”, a mí me parece un muy buen servicio. ¿Por qué? Pues porque frente a lo que ha venido siendo habitual (creo un producto, como Flickr para fotos, youtube para videos, linkedin para contactos profesionales…etc, etc, etc y te obligo a reproducir tu “red social” en él) te permite crear tu “ecosistema social” (es decir, quiénes son tus amigos) y DESPUÉS añadir un montón de servicios sobre él. Es decir, primero la red social, luego el servicio. De esta forma, tienes hecha la red social una vez, y luego añades los servicios que quieras sin tener que reproducirla una y otra vez (probablemente, la barrera de entrada más importante para estos servicios).

El caso es que he pensado en usar una de sus funcionalidades como apoyo a este blog. Se trata de la posibilidad de crear páginas de un producto (en este caso, el protagonista es este blog) del que los usuarios de Facebook pueden hacerse “fans”, y de esta forma interactuar sobre la base de este “hecho común”.

El objetivo es doble. Por un lado, permitir a todos los que leéis habitualmente el blog (y que seáis usuarios de Facebook, y queráis haceros “fans”, claro) tener un lugar común en el que poder interactuar. Hay una pequeña comunidad alrededor de este blog (lectores y comentaristas habituales), y creo que de esta forma será más fácil tener a todo el mundo ubicado, tanto para mí como para vosotros mismos. Un pequeño “quién es quién” dentro del blog.

Y por otro lado, solucionar un pequeño problema de “asincronía” que tengo en Facebook. En ésta, como en otras redes sociales, me gusta considerar como “amigos” solamente a aquéllas personas que conozco, con las que he interactuado, donde el conocimiento es mutuo. Sin embargo, me encuentro con frecuencia peticiones de contacto que me dicen “agrégame, que leo tu blog”. Y aun a riesgo de pecar de “desagradable”, tiendo a rechazar estos contactos porque en fin, puede que el lector por el mero hecho de seguir el blog considere que me “conozca”, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos yo no sé quién es él, más allá de “alguien que me lee en el blog”… lo cual no me permite decir nada bueno ni malo de él.

De esta forma, con la página en Facebook, hay espacio para los dos perfiles. Mis “amigos” (aquéllos en los que el conocimiento es mutuo) serán mis contactos. Pero aquéllos que quieran vincularse de alguna manera conmigo, sin existir ese conocimiento mutuo, podrán hacerse “seguidores” de la página y de esta forma iniciar un vínculo que, con el tiempo, puede dar lugar a una relación más equilibrada.

Así que nada, os animo ha haceros “seguidores” de la página en Facebook. Y los que no tengáis perfil en Facebook, os recomiendo que os lo hagáis. Creo que tiene mucho potencial, y que las “molestias” que otros usuarios reportan vienen más bien derivadas de un mal uso de la herramienta (dar de alta a cualquiera como contacto, hacer invitaciones a diestro y siniestro…) que de su esencia.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

7 comentarios en “Vida de un Consultor en Facebook

  1. Estoy de acuerdo. Facebook es una buena herramienta, que ha sabido integrar muchas utilidades: álbumes de fotos, videos… sin olvidarse que su centro siempre son las personas y la red social.

    Era muy reacio a entrar hasta que me fui a China a vivir. En Beijing descubrí lo realmente útil que es. Entre los expatriados, ya nunca preguntamos por nuestros correos electrónicos o messengers. Ni siquiera teléfonos. ¿Cuál es tu facebook? Es la pregunta más habitual.

    Sólo le veo un qué. Aun falta mejorar el tema de los filtros y el tema de la privacidad. No todos los contactos son de la misma naturaleza y aunque pueden clasificarse en grupos y otorgarse permisos, aun falta mejorar. Por ejemplo, se debería poder seleccionar si una persona puede tener acceso a unos álbumes y otra a otros distintos.

  2. Yo me hice una cuenta en facebook, pero acabé tan soberanamente estresada por los cientos de tonterías que me llegaban a la semana (juegos, tests, ataques de zombis…) que al final me di de baja.

    Precisamente ahora a raíz de tener noticias de un conocido que anda en Japón estaba planteándome volver a abrir la cuenta, aunque no me decido.

  3. Pep, seguro que tiene mil cosas que mejorar. Por ejemplo, ahora estaba pensando que la gestión de contactos de flickr (la posibilidad de ver sobre cada foto, en el instante, si ese tipo es tu amigo, poder hacerte amigo de inmediato, etc…) es mucho mejor. Y así, hasta muchas mejoras. Pero “el concepto” es el concepto.

    chica de Potedaia… yo creo que es cuestión de ser selectivo. Selectivo en cuanto a qué personas dejas que entren en tu círculo, y selectivo respecto a qué aplicaciones te agregas. Al final, esto es como el círculo social real. Si tuvieras un amigo que te está permanentemente llamando por teléfono para contarte cada chorrada que se le ocurre… ¿le echas la culpa al teléfono o al amigo idiota?

  4. Sí, claro. El concepto es el concepto. Y Facebook ha conseguido su objetivo. Yo al menos es la primera red social en la que me siento cómodo.

    Sobre las cientos de tonterías. Yo tampoco soy tan crítico. Como dice Raúl, porque eres tu quien puede elegir qué instala y qué no.

    Como ejemplo de mi experiencia personal. Hay una aplicación sobre “los países en que has estado” que muchas veces no deja de ser simple curiosidad, cotillería y “pérdida de tiempo”. Pero otras veces es muy útil. Si dentro de un mes quiero ir a Tailandia, Vietnam o Laos, puedo consultar cuáles de mis amigos han ido y cuáles no. De otro modo, tal vez no lo hubiera sabido o me hubiera enterado al volver de viaje.

    Y sobre la selectividad respecto a las personas que entran, depende mucho del ambiente por el que te muevas.

    Facebook funciona también como un agregadero de personas con las que te puedes haber relacionado por ejemplo menos de una semana. Si no los tuvieras en tu red social, perderías el contacto. En cambio, la red social facilita mantener ese contacto. Aunque no habléis, sabes por las notificaciones si la persona ha viajado a otro lugar, puedes ver algunas de sus fotos, etc. Por tanto, se mantiene el hilo que un momento os unió.

  5. soy usuario de Facebook, Tuenti, MySpace… para mi la red social más util es Facebook, además la privacidad está muy bien planteada. actualmente se puede restringir que personas pueden ser las unicas que puedan ver un album, un dato concreto, una aolicacion… yo tengo puesto mi num de movil y mi direccion postal… pues solo las personas en una lista que he ehcho pueden ver estpos datos, esto en Tuenti NO se puede hacer, ahi todos los que agregas lo ven todo te guste o no.

    Es una gran red social y sabiendo usarla, es un sitio magnifico para pemanecer en él.

    un saludo, enhorabuena por el blog

  6. lo que quiero saber es como hago para que mis contactos o amigos no sean sugeridos como contactos a mis mismos amigos o sea que los que yo invite a mi facebook no puedna verse o conocerse entre ellos

Deja un comentario