Los clanes escoceses

Castillo de Eilean Donan

No sé por qué, hoy me ha dado por recordar viejos tiempos.

En la época en que me dediqué a formación en habilidades directivas, utilizábamos una dinámica (“jueguecito”, que decían algunos) llamada “Los clanes escoceses”. Consistía en un número (¿7? ¿8? Ya no me acuerdo) de equipos que estaban dotados de una serie de recursos iniciales (ganado, hierro y carbón, creo recordar) y que, a través del intercambio con otros equipos, debían lograr un conjunto de recursos finales distintos (p.j. el que partía sin ganado tenía que negociar para conseguirlo, a cambio de su hierro). La actividad tenía una complicación adicional, que era que, aunque todos los grupos eran clanes escoceses que luchaban contra el enemigo común (Inglaterra), entre ellos también había afinidades y desencuentros. Así, un determinado equipo sólo podía comerciar con equipos “amigos”, y no con los “enemigos”.

En definitiva, la moraleja de la actividad era hacer ver cómo es habitual que la dinámica de competencia, en lugar de colaboración, entre grupos que comparten un enemigo común, acababa por evitar que se consiguiesen los objetivos de todos. Sólo si se tenía en mente que todos eran “clanes escoceses” era posible superar las enemistades internas y ayudarse unos a otros para que todos consiguiesen sus objetivos. Trasladado a la empresa: dentro de una misma organización muchas veces hay “batallitas internas” que impiden concentrarse en el enemigo común: el mercado, la competencia.

La cuestión es que a mi jefe de por aquel entonces le gustaba “vestir” este tipo de actividades todo lo que pudiera. Para ello, en este caso, nos curramos unos estandartes de cada uno de los clanes escoceses; las instrucciones estaban impresas con un tipo de letra estilo medieval sobre papel de pergamino, incluso selladas con lacre; para representar los recursos, teníamos vaquitas (salidas de maquetas de trenes), canicas negras (para el hierro) y trozos de pirita (para el carbón)…

Claro, el problema era preparar todo este material… en pleno staff, rodeado de auditores y consultores que se dedicaban a cosas “más serias”. Te miraban como si fueras un niño de párvulos en pleno recreo; por encima del hombro y entre sonrisillas. No es fácil la vida del “raro” en la oficina :)

Pero por otro lado la “tensión” derivada de esas actividades (desarrolladas siempre de cara al público, donde todo tenía que salir perfecto y encima luchando contra el escepticismo inicial de los asistentes) no la conocían ellos. A mí, sin duda, me dió unas cuantas tablas que agradezco mucho

Foto | Skubic

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

6 comentarios en “Los clanes escoceses

  1. A mí ese tipo de actividades me encantan, y si encima te dan algo de ambientación como comentas tú, creo que son de lo mejor… en clase de aprendizaje organizacional hicimos bastantes, y por lo general todo el mundo acaba encantado aunque al principio haya gente reticente a participar en algo tan “infantil”.

  2. Esto me ha recordado no 1 ni 2 sino 3 cosas:
    1. La unión del soft libre y en concreto de Linux que quizá dejaría de estar tan unida si desapareciese ese enemigo común que es Microsoft.
    2. Una frase de un escritor sobre la lucha de Napoleón en España que venía a decir : estos españoles siempre están peleados entre ellos pero en cuanto viene un enemigo común alcanzan tal unión que no hay quien pueda con ellos.
    3. El juego de Los descubridores de Catán o “Los colonos de Catán”, un juego de mesa multijugador que se basa en bienes como madera, minerales, etc

  3. No sabes cuánto me alegro de que el primer comentario sea de alguien que me comprende… la mayoría de la gente cree que son “tonterías”, y cuando les sacas moralejas te vienen con “la vida real es otra cosa, no un jueguecito”. En fin, no hay peor ciego que el que no quiere ver.

    Acid, es curioso que una misma batallita sea capaz de generar asociaciones tan distintas :)

  4. cómo puedo conseguir una descripción detallada o detalle de experiencias de aplicación de la dinámica “los clanes escoceses”. Gracias OHG

  5. Que bueno, hace mucho, participe en esta dinámica de grupo, y la reutilice con adolescentes, pero perdi el material. Hoy de casualidad lo he recuperado y buscando sobre esta dinamica me ha aparecido aqui. Oscar, tengo este material, quizas es un poco tarde, pero si lo necesitas ponte en contacto, o deja un mensaje.

Deja un comentario