El triunfo

¿Es el signo de los tiempos o siempre fue así?

El triunfo actualmente no depende tanto del talento como de la capacidad para forjarse un personaje y venderlo bien.

Santiago Segurola

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

7 comentarios en “El triunfo

  1. Eso quizá sirva para tener un triunfo momentáneo. Sin embargo estoy más de acuerdo con esta afirmación:
    “Se puede engañar a una persona todo el tiempo y a dodo el mundo durante algún tiempo, pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo”

  2. la cita no habla de engañar. forjarse un personaje es como convertirse a uno mismo en una marca.

    pensando en este tipo de citas, y poniéndoles cara a los “personajes/personajillos” a los que parece referirse, muchas veces me pregunto si el tonto no seré yo (y cada vez tengo más claro que la respuesta es afirmativa).

    buen puente

  3. Por eso y para evitar la injusticia, los que realmente se lo merecen deben aprender a gestionar su visibilidad. C.S.Q.D. (Como se quería demostrar)

  4. jajaja, cierto, se puede engañar a unos pocos todo el tiempo… o a todos durante el tiempo suficiente como para sacarles la pasta con una tontuna y cuando se han dado cuenta ya no tiene remedio.

    Sí, hay personajes que atraen más a la gente… y venden más. Y otros que quizá lo hagan mejor pero que no saben llegar, emocionar, motivar, persuadir, convender (me salió una errata pero mola el palabro nuevo que ha salido).

    Y si no es un personaje, lo que se hace es una historia completa, te están vendiendo un cuento. Érase una vez … y llegó el príncipe a salvarle y usted le pagó la cuota y vivieron felices… bla bla bla.

  5. Se puede aplicar no sólo a personas. ¿Cuántas empresas están sobrevaloradas por lo bien que han sabido “posicionar” la marca o productos que venden?

Deja un comentario