El gestor de proyectos malabarista

Malabarista

Impulsas una bola hacia el cielo. Mientras, de reojillo, ves como otra está bajando y tienes que recogerla para volverla a lanzar, mientras otra vuelve a caer. Juegos malabares. Así es la función del gestor de proyectos.

En muchas ocasiones, las tareas del gestor de proyectos no son largas o complejas, ni siquiera abundantes. Las tareas, en gran medida, las tienen que hacer otros. La labor del gestor de proyectos es coordinar todas ellas, asegurarse que todas se cumplen en tiempo y forma, darles coherencia y conseguir que formen un todo. Al igual que el malabarista, que la mayor parte del tiempo no tiene ninguna bola en sus manos, pero es el responsable de que las bolas fluyan al ritmo adecuado.

Un gestor de proyectos vela por las tareas, y también por los intereses de todo el mundo: los intereses del cliente, los intereses económicos, los intereses del equipo técnico, los intereses del equipo de diseño, los intereses de los proveedores… intereses muchas veces contrapuestos (uno lo quiere rápido, otro lo quiere flexible, otro lo quiere ordenado, otro lo quiere barato, otro lo quiere…). El trabajo del gestor de proyecto es conocer esos intereses y buscar la intersección entre todos ellos, aquel espacio de equilibrio en el que todos vean satisfechos sus intereses en la mayor proporción posible, gestionando a su vez su descontento por la parte que no ven satisfecha.

Más malabares. Más difícil todavía. Pero el espectáculo debe continuar.

Foto | fotosdecirco

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

5 comentarios en “El gestor de proyectos malabarista

  1. Se que este es un comentario que poco puede aportar, pero es que últimamente tienes el don de la descripción :D

    Sí que me siento identificado, si…

  2. De acuerdo con tu post. Además, pienso que el gestor de proyectos debe tener cuatro habilidades fundamentales (ya lo escribí en un post):

    Gestión de proyectos (valga la redundancia), agrupando aquí todas las capacidades técnicas básicas que debe de conocer como son el uso de un procesador de textos, una hoja de cálculos, un software de gestión de proyectos (planificación de tareas) el correo electrónico y alguna otra.

    Gestión económica-empresarial, son todos aquellos conocimientos entorno a la planificación económica y empresarial de un proyectos como son la preparación de los presupuestos, conocimiento interno de la empresa, dinámica de la empresa, gestión del rendimiento, gestión y desarrollo de equipos de trabajo,…

    Conocimientos Técnicos. Todas aquellas experiencias que se han ido acumulando con el paso de los años en otros proyectos. No cabe duda que en cuantos más proyectos se haya estado involucrado mayor conocimiento se tendrá de todas las áreas de un proyecto y más eficacia se tendrá como gerente del proyecto. Será más fácil “ir al grano”, hacer las preguntas adecuadas y programar con mayor exactitud de esta manera.

    Comunicación. Es necesario que el gestor de proyectos sea capaz de transmitir lo que piensa y de comunicar a las diferentes áreas del proyecto entre sí. Se engloban en este punto la capacidad de comunicación oral, la capacidad de redacción, de realización de presentaciones y la capacidad de “empatizar” con la otra parte del canal de comunicación ya sea cliente, integrante del grupo de trabajo o jefe. Por otra parte, es importante el liderzago, muy ligado a la empatía. Es necesario “conectar” con la gente, saber adaptarse, ser flexible y saber cuándo redirigir un aspecto del proyecto bajo tu criterio.

    Un saludo.

Deja un comentario