¿Qué es peor, el jefe agobiante o el jefe ausente?

Vale, ya sé la respuesta. El jefe, cuanto más lejos, mejor. Un jefe agobiante, de esos que está permantemente contigo, dándote indicaciones, exigiéndote plazos, con llamaditas cada rato y el de enmedio, con mails constantes, corrigiéndote fallos, con su aliento en tu nuca, que aparece por tu puerta sin avisar… creo que no lo quiere nadie. Cuando nos ha tocado sufrir un especimen de este tipo, siempre hemos soñado con que le dé un “chungo” que le mantenga una semanita fuera de juego, con gestionar las vacaciones para evitar coincidir con él (y así disfrutar dos veces de las vacaciones; de las propias, y de los días que trabajamos sin tenerle encima), nos ilusionamos con que tenga un viaje largo y alejado del mundanal ruido.

Sin embargo, el extremo contrario tampoco es ideal. El jefe ausente. Ese jefe que, cuando le necesitas, no puedes localizar. El que no te devuelve las llamadas. El que tarda varios días en contestarte los emails, si los contesta. El que no revisa el trabajo que le das hasta que posiblemente es demasiado tarde. El que no te da indicaciones, ni te corrige fallos, ni te proporciona ayuda o recursos. Es verdad, no te molesta. Pero eso no quiere decir que facilite en absoluto tu trabajo… de hecho, puede llegar a entorpecerte tanto o más que el otro.

En el término medio está la virtud. El jefe que está cuando le necesitas, pero que te deja tu espacio para trabajar. El que te da indicaciones, pero luego te permite escoger tu propio camino. El que está encima para lo importante, y no está con pequeñeces del día a día. El que te señala formas de mejorar y además te proporciona los recursos para hacerlo.

Por otro lado, cada uno tenemos nuestras preferencias. De hecho, hay una teoría del liderazgo situacional que dice precisamente eso: que cada tipo de colaborador requiere un estilo diferente de gestión, de acuerdo a sus características. Yo, sin duda, me siento mucho más agusto con un jefe “distante” que con un jefe agobiante. Pero siempre necesitas tenerle a mano para que te ayude… porque de eso se trata, ¿no? De ayudar.

PD.- Edito con una cita encontrada en este powerpoint:

Los jefes son como las nubes; cuando desaparecen queda un día lindo…

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

9 comentarios en “¿Qué es peor, el jefe agobiante o el jefe ausente?

  1. Me ha tocado tener de los 2 tipos y gracias a Dios hoy soy mi propio jefe (lo cual tampoco es fácil).

    Coincido con ambos comentarios en preferir el ausente, pero esta claro que ninguno de los 2 favorece la productividad.

    Ahora en lo que realmente me hace pensar este articulo, es la pésima selección de personal para estos cargos en las empresas, no debería ser tan común encontrarse con estos dos tipos de personas a cargo de otras.

    Saludos
    Emiliano
    Weblog-Lab.com

  2. Me decanto por el situacional. Es como cualquier tipo de relación humana, según el momento que atravieses y la experiencia que tengas, así necesitarás más o menos de una cosa. Lo que pasa es que es muy difícil que un jefe tenga tanta información y tanta disposición como para hacerlo bien. En el fondo, de alguna manera siempre lo hacemos. Cuando una persona se acaba de incorporar estamos más encima; después le vas dejando más solo hasta que sólo te reporta cómo van las cosas y te indica las necesidades que tiene para hacer bien su trabajo.
    Si tengo que elegir uno, aunque vaya contracorriente, me quedo con el agobiante. Vale que es un suplicio tener a alguien siempre encima, pero eso suele ser señal de interés (espero que no de desconfianza); lo que quiere decir que te apoyará cuando haga falta.

  3. Yo tengo un jefe nuevo. Es un tipo curioso. El caso es que es se situa entre la candidez de un becario y cn las aptitudes técnicas de un chaval en prácticas. Lo que significa que lo tengo encima porque parece que acaba de nacer y me agobia para que le enseñe hacer las cosas, Manda huevos! y esta totalmente distante porque no quiere que nadie se entere de que no habría pasado la pruebas básicas de acceso. Eso si, tiene buen apellido y un IESE. Diossssssssssssssssss………. a mi que me den un Boss de lo que sea pero un Boss.

  4. El ausente mejor, por que tengo un jefe nuevo que es de los presentes y que pesaooooooo, encima de que no se entera de como funcionan las cosas en la empresa aunque se lo uentes 7 veces y hay que andar diciendoselo cada dos por tres.

    Aupa Aranda

Deja un comentario