Los gastos de la fotografía

Me lo decía uno de mis fotógrafos de cabecera: que el mundo de la fotografía era un pozo sin fondo para el bolsillo. Que siempre estabas con objetivos, cuerpos, filtros, discos duros, mejores ordenadores para procesar fotos… yo, desde mi perspectiva de usuario de una compacta, me decía para mis adentros: “bah, para tanto no será”.

El caso es que los Reyes me trajeron mi primera réflex digital. Y empiezas a bucear en este mundillo, a través de foros, blogs y demás. Y empiezan los cantos de sirena. Un trípode, claro, “para velocidades de obturación bajas”. Ojo, no vayas a comprar uno “de plasticucho”, que esos se mueven que da gusto. Los Manfrotto son buenos. Filtros, claro. “Para proteger el objetivo” unos UV, y un polarizador también te hará falta. Ojo, no vayas a comprar los baratuchos, que distorsionan. Los Hoya o los BW, por favor.

¿Y tus objetivos? Los que traen el kit no están mal, pero… son tan poco luminosos… con uno más luminoso podrías jugar con el desenfoque mucho mejor. Además, ni tienes un gran angular en condiciones, ni tampoco un teleobjetivo de mucho calado. Ah, y no son macro, con lo que te gusta a tí el macro. Eh, ojo, que hay objetivos marca Sigma, pero si quieres calidad… vas a tener que irte a los buenos, que menuda nitidez, y lo rápido que hacen el autofoco, y no viñetean ni tienen aberraciones cromáticas… y ya se sabe que la calidad depende mucho de la óptica.

Y vas viendo precios: que si un objetivo no sé cuántos cientos de euros, que si unos filtros decenas de euros, que si el Manfrotto otro talegazo (¡y eso que la rótula hay que comprarla aparte del trípode!). Se pone uno a mirar y, sin tener ni puñetera idea, se ve con un “wishlist” de miles de euros. Y si encima uno es dado a la compra compulsiva (yo lo soy, me ha pasado antes) y con cierta tendencia a dejarse comer el tarro (con las cosas esas de “no compres el malo, compra el bueno, que comprar barato es tirar el dinero”)… pues te encuentras en un mundo francamente peligroso!

Y aquí estoy yo, el que decía que no tenía ansias por una réflex y que con su compacta todavía tenía mucho camino por recorrer…

De momento ha caído una primera compra. Un trípode “gama media” (vamos, que no es un manfrotto y tampoco un hama), y unos filtros UV y polarizador para mis dos objetivos. Bueno, el “susto” no ha sido excesivo. Tengo en mente las siguientes compras, pero creo que me voy a forzar a no hacerlas: un tele más potente, un gran angular en condiciones y una focal fija luminosa y con macro. Aunque quizás antes debería aprender a sacar fotos…

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Los gastos de la fotografía

  1. Eso suele pasar muy a menudo con la fotografía. Debes ir poco a poco y comprando aquello que de verdad le vas a dar utilidad. Uno se vuelve loco comprando y queriendo objetivos de todo tipo, pero a la hora de la verdad algunos se utilizan bien poco. Por ello, es bueno ser cuidadoso y convervarlos bien para darles una segunda vida en eBay o similar.

    Saludos

  2. después de leerte tendré que pensarme lo de pasarme a una reflex…

    …por lo que no sé si dejar de leerte o no pensar demasiado cuando llegue el momento.

  3. Yo también me voy a permitir el lujo de darte un consejo.

    Cada cosa que compres ampliará el abanico de posibilidades de tus fotografías hasta tal punto que ni lo imaginas. Es por eso que yo soy partidario de exprimir al máximo todos y cada uno de los elementos que tengas antes de adquirir nuevos cacharritos.

    Hace 4 años(me parece) que tengo una Canon 300D. Venía con el 18-55mm que no es nada del otro mundo, es más, se queda corto muy a menudo. Hasta hoy no he comprado otro objetivo. Y es cierto que no hago tantas fotos “buenas” como me gustaría, pero creo que le he sacado, le sigo sacando y le sacaré muchísimo partido. Pero he aprendido un huevo de fotografía. Se pueden hacer grandísimas fotos con equipos mediocres. La fotografía la hace el buen fotógrafo, no la buena cámara.

    Lo que yo encuentro imprescindible es el trípode y el filtro UV. No me compraría nadamás ahora que has empezado.

    Y en mi caso personal, lo próximo que me compre será una focal fijal, Canon 50mm 1.8 (menos de 100€).

  4. Yo creo que se lo que digo cuando me gastaba un rollo de pelicula (60€) y un par de cajas de papel (50€) cada par de meses, más líquidos, y accesorios para el laboratorio. Ahora con la digital, y con el equipo consolidado (y las ansías contenidas todo hay que decirlo) mis gastos se limitan al número de copias que realizo… y son poquísimas!

    Yo no creo que la fotografía sea una aficción demasiado cara comparada con otras. Conozco cazadores que se gastan en un fin de semana, lo que yo me gastaría en una camara por no hablar de gourmets… El problema que si tiene, es que el rango de precios (y la variedad de productos) es desorbitante: un objetivo 50 mm puede costar 120 euros hasta el infinito y más allá :)

  5. Sergio, eso me recuerda una escena de la peli “Yo soy la Juani”. Dice la Juani que se quiere ir a hacer unos castings. Le dice el tarao de su novio que de qué está hablando, “que la pasta no es para tirarla para la basura, es p’al tunning”

    Me hizo gracia. Pero si ahora en vez de tunning ponemos alguna de nuestras aficiones… la frase cobra otro sentido. Al final, todos tenemos unos “sacacuartos” con los que somos indulgentes, mientras que consideramos que “los otros” se gastan el dinero en tonterías…

  6. Por cierto, gracias a vuestros sabios consejos referidos a la autocontención. Ibelchi, si tus fotazas las haces como dices, entonces no me voy gastar ni un euro más. A exprimirse la cabeza!

  7. Raúl, te agradezco mucho que me hayas contestado en el blog de EDans, es estupendo poder discrepar. Pero bueno, mi consejo: cómprate un 50 mm fijo de 1.8 de luminosidad, si tienes Nikon o Canon. Son muy baratos (eran lo estándar en analógico y se fabricaron por miles y miles), tienen una calidad estupenda, hacen unos retratos impresionantes y te permiten además que te salga un ojo enfocado y el otro fuera de foco si lo deseas, con una profundidad de campo mínima y bárbara. En cuanto a los filtros, yo no los uso, aunque la mayoría opina que eso es una barbaridad. Al principio da un poco de miedo, pero si no tiras en lugares muy agresivos (agua de mar o mucho viento con polvo) la verdad es que no pasa nada. Y si tienes un buen objetivo, te ahorras poner un cristal más delante, aparte que con los objetivos hechos para digital, que por los pelos salvan la diagonal del sensor, te ahorras algo de viñeteo.
    Saludos cordiales.

  8. Gracias, “Animal” (dicho con todo el cariño que se puede decir algo así :) ).

    Un fijo de 50mm (y con macro, a ser posible) es lo que más me llama la atención en estos momentos. Sin embargo, creo que voy a “frenarme” como he dicho antes: primero empiezo a exprimir lo que tengo, y cuando esté convencido de que “necesito” ampliar el equipo, ya lo haré.

    PD.- Es una olympus e510… sistema 4:3… estoy empezando a enterarme de qué significa eso :)

  9. Pues para la Olympus no vale lo dicho, es un sistema diseñado desde cero para digital, así que esos objetivos que te dije no existen. Supongo que conocerás dpreview.com tiene unos foros muy chulos.

  10. Llevas razón, consultor.

    El usuario amateur se ha convertido en un autentico “flipao” de la tecnologia fotografica.

    Y a estas alturas me da verguenza repetir que las fotos las hace el fotografo…

    Ya veo que tu bolsillo te permite dejarte llevar.

    1salu2

Deja un comentario