La zona de confort

La “zona de confort” es un concepto que me resulta muy interesante desde la primera vez que tuve conocimiento de él.

La Zona de Confort es el conjunto de creencias y acciones a las que estamos acostumbrados, y que nos resultan cómodas. Aquello que está dentro de nuestra zona de confort lo podemos hacer muchas veces sin mayor problema y no nos produce una reacción emocional especial; en cambio, lo que está fuera de nuestra zona de confort nos incomoda, nos produce un cierto rechazo, nos provoca ansiedad o nerviosismo, nos da palo.

Yo soy muy de zona de confort. Vago y cobardica para atreverme con cosas que me incomodan. Lo de la osadía… es para otros. Me agobio y me ofusco cuando me veo sometido a situaciones fuera de mi zona de confort, y me siento enormemente aliviado cuando me alejo de ellas para volver a mi reducto.

Realmente se me hace difícil entender cómo pude un día aprender a nadar, a montar en bicicleta o a conducir. Por otra parte, el haber sido capaz de hacer estas cosas (y muchas otras en mi vida) debería hacerme pensar que puedo hacerlo con otras, ¿no?

Dicen que el aprendizaje y el crecimiento personal sólo se produce fuera de esa zona de confort. Y dicen que el crecimiento personal es una de las mayores fuentes de satisfacción personal. Por lo tanto, se produce la paradoja de que para alcanzar la satisfacción se tiene que exponer uno a la incomodidad, mientras que quedarse a resguardo y cómodo lleva a la frustración. El corto plazo y el largo plazo, una vez más.

Ya lo decían en este estupendo video que me pasó un día Emili con consejos para la vida: “haz todos los días algo que te dé miedo”.

Voy a tener que mejorar mucho en eso. ¿La forma de hacerlo? “Simplemente hazlo”

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

29 comentarios en “La zona de confort

  1. Mi zona de confort se amplió este verano 2007 con un reto: hacer el Camino de Santiago en bicicleta desde León.
    Realmente la Zona de confort estaba ahí pero no tenía luz. Así que encendí el interruptor y llegué a Santiago en bicicleta.

  2. Mmmm… pues no sé qué deciros. Analizando la intrahistoria de todas esas decisiones (que entrañan su “riesgo”, sí) creo que todas ellas han venido motivadas por una huída desde la incomodidad a la comodidad, buscando siempre el evitar enfrentarme a “retos” y “esfuerzos” (y los retos y esfuerzos son cosas percibidas de forma subjetiva por cada uno)

  3. Pues no conocía el término pero ya le puedo poner nombre a lo que me pasa. Me he sentido tremendamente identificada. Yo funciono a la perfección en mi zona de confort. En cuanto salgo de ella, me cuesta un montón desarrollarme.

  4. Tampoco me parece que estés muy atado a tu “zona de confort”.

    Dentro de lo común diria Yo, teniendo en cuenta tu edad, tipo de trabajo, tec.

    Otra cosa es que a Ti te parezca estar atado a Tu zona, y que tengas la autopercepción de “cobardica” y demas autoanálisis “relativos”.

    Pues ya que estamos en navidades y se aproxíma el nuevo año, reiero lo que ya te dije en su momento.

    BIENVENIDO A LA CIUDAD.

    FELIZ NAVIDAD.

  5. Dicen que “el barco de la seguridad no se aleja mucho de la orilla”.
    Ciertamente la zona de confort es cómoda, pero pienso que puede llegar a ser aburrida.
    El ser humano necesita salir de esa zona para andar, explorar, descubrir, etc. ahi está la salsa de la vida.

  6. Hola Raúl.

    Leí en el último libro de Punset que cada persona, en realidad, somo 3: el que creemos ser, el que los demás ven y el que somos en realidad.

    A lo mejor das una sensación, como se comenta por aquí, de no-confort, sin embargo tu te consideras permanentemente dentro de la zona de confort.

    Conclusión: ni una cosa ni la otra.

    Saludos y Feliz Navidad!!!

    Emili.

  7. Después de plagiarte el post de “Alicia en el país de las maravillas” casualmente escribí un post que tenía este vídeo que citas. Te dejo el enlace con una pequeña explicación del origen del vídeo: http://iberzal.com/2007/12/20/filosofia-de-vida/

    Por otra parte, estoy de acuerdo con la teoría de la zona de confort y como ya te dije en su momento me identifico mucho con tu trayectoria. Yo pensé que era una persona arriesgada pero leyéndote me has puesto en la duda de si es por buscar la comodidad como tú o porque “necesito caña para vivir”… No sé, quizá no sea tan importante el destino y sí el camino…

    Un saludo.

  8. La brecha entre lo que uno quiere ser y lo que es (dentro de su zona de confort) esta definida por el MIEDO. Si ha algo hay que tenerlo mierdo es al miedo mismo, ya que como dices, nos puede llevar a la fustracion al final del camino…
    Este mensaje esta muy bueno y me ayudara a mi y a mi equipo a buscar confort ahi donde estan los verdaderos suenos y aspiraciones.
    chau

  9. Hace poco tuve la oportunidad de escuchar una”grabación” de una conferencia a puerta cerrada de ´lideres latinoamericanos online “Dunza Global”,en donde se habló sobre lo que era el éxito, y me aclaró lo que desde mucho yo creía, como la mayoría lo confunden el éxito con la culminación del éxito, que es alegría, música, llanto, testigos. El éxito es lo que se hace en silencio día a día, sin testigos, sin música, sin parfernalia. Y nos habló, que la mayoría por no salir de su zona de confort, prefieren no hacer esas pequeñas cosas diarias que constituyen el éxito, las cuales también son fáciles de no hacer, los que fracasan eligen la comodidad, porque en ese momento en que dejan de hacer esas pequeñas cosas diarias no les pasa nada. En cambio los que eligen el camino del éxito están expuestos a la incomodidad, pero esa incomodidad es a corto plazo, mientras que para los que eligen el confort, la acumulación de no hacer, les produce a largo plazo frustración hasta enfermedad. Lo que más me impresionó es lo que ya había escuchado antes, la sabiduría de las pequeñas acciones diarias o microacciones, que si la sumamos es 0.002 % diario multiplicado por 360, habremos mejorado el 100% en solo un año. Un ejemplo si lees 10 paginas de un libro en un año habrás leído seguramente más de 10 libros. Es mejor ser maestro en las micro desiciones diarias , que ser experto en grandes desiciones, porque la vida está compuesta de un 99.9% de microdecisiones y solo 0.001% de grandes decisiones.

  10. Excelente Blog, tu pensamiento en general refleja, a mi parecer, la vanguardia que resume a las nuevas generaciones X e Y.

    Vaya mi suscripcion.
    Saludos,

Deja un comentario