Por sus hechos los conoceréis

Me gusta mucho esta frase del Evangelio. La asocio con la creación de una reputación a través de los hechos, y no de las palabras. Una reputación buena… o mala. Y es que aquello de la mona vestida de seda, mona se queda también viene al caso.

El otro día charlaba con una persona que me preguntó, así a bocajarro, qué pensaba de Fulanito. La primera reacción, como persona prudente que soy, fué de responder diplomáticamente (uno nunca sabe de qué pié cojea tu interlocutor y mejor no ser demasiado contundente en ningún sentido): «hombre, pues regulín». «¿Pirata sería la palabra adecuada?», me contestó (él parece menos diplomático :) ). Y lo cierto es que yo no lo hubiera definido mejor.

A Fulanito estas cosas deberían hacerle reflexionar. Si dos personas distintas llegan a esa misma conclusión por vías separadas, igual es que no estás haciendo las cosas bien. Lo de que «si una persona te dice que te pareces a un camello no le hagas caso, pero si te lo dicen dos personas mírate en un espejo». Y ganarse una reputación generalizada de «pirata» (o de cualquier otra cosa negativa) en un mundo que cada vez es más pequeño… donde la información está a tiro de click… sin duda es un problema.



Desde 2004 comparto en este blog (¡ahora también en podcast y en youtube!) ideas, reflexiones y herramientas que te ayudan a tener una vida más efectiva y equilibrada. ¿Quieres saber más?

¡Empieza por aquí!

Y, si te suscribes, te enviaré gratis las 8 habilidades transversales esenciales para tu carrera profesional... ¡y para tu vida!

2 comentarios en “Por sus hechos los conoceréis”

  1. Ya se que está feo preguntarlo y más en público, pero yo como tu amigo ¿Quien es el «Jack Sparrow» protagonista de este post? Nos tienes a todos en vilo … por lo menos, si no el pecador, cuéntanos algunos de sus pecados, digo piraterías merecedoras de tal «renombre» :)

  2. No sé si preguntarlo está feo… pero contestarlo seguro que sí!! De todos es conocida mi aversión al conflicto, y más cuando sería gratuito… además, lo importante como casi siempre es extraer la moraleja genérica, más que tirar dardos a nadie.

Deja un comentario