Amigos sin blog… ni nada que se le parezca

Este fin de semana estuvieron por aquí mis amigos del 4C en el Colegio Mayor. 13 tíos con los que compartí unos años estupendos. Y aparte de salir, comer, contar batallitas y hacer actualizaciones varias, uno de los temas recurrentes del fin de semana fue mi “pertenencia” a este mundo de bloggers, twitters, flickeros y demás en el que estoy metido. Un auténtico “test de realidad”. Porque uno espera que personas de las que le separan determinadas circunstancias (la edad, o el perfil educativo o profesional, etc.) estén más alejados de este mundillo. Pero estamos hablando de gente de la misma edad que yo, que han estudiado en el mismo sitio que yo, que se desenvuelven en un mundo profesional similar al mío… y que sin embargo ven todo esto con enorme distancia, desconocimiento, escepticismo o desinterés.

Que si “para qué voy yo a leer tu blog”, que si “no es un poco raro contar lo que haces”, que si “no tengo tiempo para nada, como para pararme a leer lo que escribes”, que si “hazme una foto que yo quiero salir en internet”, que si “¿y ahora estas ‘tuiteando’?”… El caso es que medio en coña medio en serio me pasé el fin de semana “defendiendo” mi visión de las cosas. Pero más que pensando en “convertir” a alguno de ellos (tarea difícil, la verdad), reflexionando en qué habrá sido lo que a mí me ha traído por este camino mientras que a otras personas en una situación similar no.

Quizás sea un encaje con determinados rasgos de la personalidad, o quizás el hecho de haber conocido a determinadas personas en un momento dado. O que soy “raro”. Qué se yo. El hecho es que aquéllo de tener más “blogs de amigos” va a tener que esperar…

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

0 comentarios en “Amigos sin blog… ni nada que se le parezca

  1. A mi me sucede algo similar… el día que decidí anunciar el lanzamiento de mi propio blog entre mis amigos, la respuesta más “cariñosa” por así decirlo fue: “eres un frikazo del mil!!!!”. La gente que no está demasiado metida en el mundillo, inicialmente son muy escépticos, aunque con el tiempo uno consigue fidelizar a sus propios amigos como lectores (aunque sólo sea por curiosidad en saber que está haciendo uno).

  2. Yo estudié informática y de mis amigos de la universidad sólo uno tiene blog. Parece un perfil bastante cercano a este mundillo y sin embargo también hay una distancia que sólo puedo llegar a entender que sea por carácter.

  3. Raul, en parte tienen razón. Pero también pienso que sin tu blog y el mío posiblemente nunca habríamos comido juntos o charlado sobre temas que nos interesan.

  4. Andrés, tanto la otra vez como ahora me refería a personas que primero eran amigos (y de los cuales un porcentaje casi nulo me ha “seguido” en este camino). Otra cosa distinta es la gente que he conocido gracias a los blogs, que es fantástico. Pero en este caso, primero estaban los blogs y luego la relación personal, y el caso al que me refería es al contrario.

    Sí, quizás seamos un poco frikis. Pero lo bien que la “pasemos”… :)

  5. ….eres un bicho raro Raúl

    …pero muchos de ellos lo acabarán siendo algún día, y entonces no dirán que son bichos raros.

    Muchos de mis amigos que ahora usan internet, chatean, no viven sin ver si tienen mensajes nuevos en su correo, etc… pensaban que los que hacíamos eso hace diez años eramos unos frikis y unos bichos raros.

    (puede que los blogs dejen de existir, pero se habrá inventado otra cosa parecida).

  6. jajaja, me siento muy identificado contigo pero la diferencia es que yo tengo 19 años y no tengo ningún amigo con blog, alo sumo un Fotolog.

    Menos mal que no les digo que tengo un Twitter…porque si ahora me dicen raro…no quiero pensar lo que me dirán si les digo que hago con Twitter…

    La verdad que no sé porque a ellos no les llama nada de Internet, solo el Tuenti, ver vídeos en Youtube y poco más…

  7. Yo también me he sentido identificado.

    Mis amigos conocen la dirección de mi blog, sólo uno me sigue asiduamente, el resto o dicen que es un tostón infumable, o no le ven la gracia por ningún lado.

    Puede que seamos unos frikis, pero si todos mis amigos tuvieran blogs, yo los leería “de pe a pa” a no ser que no tuviera tiempo suficiente, que tampoco es el caso.

    No hay que olvidar tampoco que hay gente que no lee nada de nada, y a esos tampoco se les puede pedir gran cosa :)

    Saludos.

  8. Yo también creo, como Darco, que es cuestión de tiempo. Que por ser “los primeros” nos toca también ser los “incomprendidos”. Pero que es una tendencia imparable que cada vez se llevará por delante a más gente. ¿Alguien recuerda lo que decíamos de los primeros que andaban con un móvil por ahí? Y fijaos ahora…

    Pepito, es que eso me pasa a mí. Me encantaría saber mucho más del día a día de mis amigos, sobre todo porque se hace difícil mantener un contacto cotidiano. Si pudiese aunque sea en cinco minutos de vez en cuando ponerme al día de en qué andan metidos, qué les ha pasado en las últimas semanas… y no, el teléfono no es igual: primero por la necesaria sincronía (cuando a mí me apetece saber puede que a él no le apetezca contar), por la inmediatez (te cuento lo de “ahora”, no lo histórico de todos los días previos) y por la “unicidad” (si todos tus amigos te llaman cada X, les tienes que repetir la misma historia a todos).

  9. Todos tenemos un pasado incluido el consultor anónimo.. hace mucho alguien le comento que cuando un grupo de gente decidió hacer algo tan simple como una lista de correo él fue el primero que se mostró escéptico!!

    El hecho de que haya gente que se haya enganchado a esta forma de vivir, trabajar o relacionarse se explica (creo yo) de la misma forma en la que a unos les gusta el futbol, a otros el baloncesto y a otros ir al teatro, y a otros un tipo de cine o música… Hay mucha gente a mi alrededor, de mi misma formación social y cultural a la que no le gusta sentarse ante la tele a ver un partidito y a mi me encanta! Simplemente creo que cada uno tiene sus gustos, sus inquietudes y no se debe evangelizar sobre ellas sino dejar que la gente se vaya acercando y conociendo un poco un mundo que hasta cierto momento no le ha llamado la atención…

    Y en ello estamos…

  10. Estoy de acuerdo con Isra en que el tono general del post y de la conversación es evangelizador, y realmente sobra. Hay gente a la que le da pereza leer, como para ponerse a escribir.
    A los que te dicen que no tienen tiempo para leer / escribir, simplemente hay que hacerles ver que tienen todo el tiempo del mundo, pero que sus prioridades son otras, y que son igualmente respetables que las tuyas.
    No vayáis todos tan de pioneros incomprendidos de una nueva forma de vida, que no es pa tanto :oP.

  11. No, nada de evangelizador: digo textualmente en el post que mi intención no es “convertir a nadie”. No he vuelto a hablar de mi blog, ni de mi flickr ni de mi twitter; solo cuando alguien pregunta (bien por interés, bien por ganas de tocar un poco los huevos, que también).

    En todo caso, la evangelización es necesaria: sin ella la gente que nunca se ha interesado por un tema no tendrá ninguna vía de enganche para “irse acercando y conociendo”. Si yo creo que esto aporta cosas positivas… ¿por qué voy a no contarlo?

  12. Pues yo sí que intento convencer, no me sale muy bien, dado el último proyecto en el que abrí un blog común para que todos los de la uni escribiéramos algo que lo solemos hacer cumpleaños y demás, no es que no tengo tiempo para escribir, por correo pero me parece más ordenado y fácil de buscar si es de esta otra manera.

    Yo creo que lo que prima es el pudor. Mi hermana siempre me mira con cara de “Y lo puede leer cualquiera????”

    Y bueno volviendo a lo de convencer, a mi me gusta el mundo del blog y me gustaría compartirlo con la gente que conozco y sólo cuando lo hayan probado y no le vean chicha me daré por vencida.

    Si he logrado que mi marido pruebe helados que no sean de chocolate creo que puedo con quien sea :oP

    Yo leía blogs hasta que pensé que tenía algo que contar y por eso abrí el mío. Igual no se trata tanto de “eso no me va”, sino de no tengo nada que decir y sólo cuando surja esa inquietud pues habrá un nuevo blog.

    Es como con los hijos, yo acepto que la gente diga que no quiere tener hijos pero por dentro digo “no sabes lo que te pierdes”.

  13. Me ha encantado el post, en serio, porque en él nos vemos reflejados todos los que en esto estamos.

    Supongo que, al igual que en la vida nacen y mueren muchos a diario, lo mismo ocurre con los blogs, y que al final sólo perduran aquellos que realmente tienen la necesidad real de exteriorizar algo, la necesidad de contar una historia.

    Con respecto a tu pregunta; al porqué… en mi caso yo no tengo la respuesta. Sólo sé que tengo la necesidad de decir algo y que eso me hace sentirme cerca de aquellos que comparten conmigo dicha necesidad.

    P.D.: No hablo de mi blog ni a mis amigos, no les invito a leerlo o a escribir uno, no trato de obtener un mejor posicionamiento y no me preocupa cuántos lectores tengo. Mi blog es sólo para mí, si resulta que alguien me lee, bienvenido sea.

    Un saludo gente.

  14. Qué bien Rául que nos sacas en tu blog!!
    Yo también he reflexionado pero en sentido contrario: ¿me estoy quedando obsoleto y analógico como mi abuela? El caso es que me he repasado tus medios de comunicación o enlaces o como lo llames: el twiter, el delicious, el fliker, el 11870 o no sé qué cosas más… y tengo que decir que mi primera impresión ha sido ¡qué cansado tiene que ser mantener todo esto! Fotos, viajes, recomendaciones, blog, etc.
    Hay un sentimeinto que creo que resume mi “aversión/no afición” a este tipo de comunicación y es que he estado a punto de llamarte para contarte esto en lugar de escribirlo. La pereza que me daba escribir era tremenda y, de hecho ya me estoy sorprendiendo de todo lo que estoy escribiendo…
    Creo que estoy acostumbrado a no tener más noticias de la gente qeu las importantes: si pasa algo digno de mención me entero, si no no. Y además ni falta que hace ¿no? Creo que con una lista de correo para mantener el contacto voy que chuto…
    La verdad es que de vez en cuando como hoy miro tu blog más que nada por curiosidad sobre cómo te ganas la vida y porque veo que hay un mundo que ni conocía pero que, tengo que decir, que no me atrae mucho. Esto es como el hornazo o tocar un instrumento, hay a quién le gusta y a quién no tanto… Y sí sois un poco friquis, pero oye, cada uno en lo suyo, que yo me veo los anuncios del teletienda y me molan…

  15. Yo voto que Nano se haga un blog y nos pongamos a leerlo en vez del de Rául. Uno con frases como “cuanta más masa, mejor se pasa” y cosas así.

Deja un comentario