Es solo un momentito

Real como la vida misma:

Yo recuerdo haber sufrido a un jefe que cada vez que intentabas hablar con él no solo cogía todas las llamadas que le pasaban por el fijo y las del móvil, sino que al hacer amago de salir del despacho te hacía gestos para que te quedaras. Al final, una cuestión que se podía haber resuelto en 10 minutos me llevaba más de una hora. ¿Realmente el mejor uso que se podía hacer de mi tiempo era permanecer en el despacho del jefe hojeando revistas?

Borja Prieto



Desde 2004 comparto en este blog (¡ahora también en podcast y en youtube!) ideas, reflexiones y herramientas que te ayudan a tener una vida más efectiva y equilibrada. ¿Quieres saber más?

¡Empieza por aquí!

Y, si te suscribes, te enviaré gratis las 8 habilidades transversales esenciales para tu carrera profesional... ¡y para tu vida!

0 comentarios en “Es solo un momentito”

  1. Me suena…
    He tenido muchos jefes así, y siempre era por dos causas:
    1) No sabían delegar. Como no confiaban realmente en su equipo, sentían en su interior que debían atender todas y cada una de las llamadas que les hicieran, «por si acaso es urgente».
    2) Sentían que no merecían su puesto. El miedo, más que otra cosa les hacía contestar cada llamada, «no vaya a ser que no me encuentren, se lo digan a fulanito y …»

    Realmente, más allá de qué lo cause, es una falta de respeto para con los demás, ya sea en el trabajo, o en una reunión social.

  2. nada, un «oye, ya te llamo luego» y arreglado……. o le llamas por movil ahi mismo, pero claro, para eso hay que tener la suficiente personalidad..

Deja un comentario