Islamofascismo y basura antiamericana

Qué cosas. El otro día escribía en VayaTele sobre el lanzamiento de PressTV, una televisión por satélite en inglés pero producida en Irán. Y que como son iranís (ya se sabe, Eje del Mal, islamistas radicales que quieren destruir occidente, etc, etc…), la tendencia es a considerar que su televisión iba a ser un canal propagandístico, sin pararnos a pensar hasta qué punto “nuestras” televisiones (CNN, etc.) lo son también. Ellos defienden una cosmovisión a través de su televisión, y “nosotros”… también. Lo que pasa es que muchas veces estamos tan metidos en nuestra propia cosmovisión que nos parece que no, que los “nuestros” todo lo hacen bien (y son libres, rigurosos, no manipulan ni dirigen la opinión, no hacen propaganda, no…) y lo de “los otros” no.

Pues bien, primer comentario: “No, si es que para progres e islamofascistas el eje del mal son los USA. La nueva televisión de los ayatolás será sin duda del gusto del majadero que firma esta penosa entrada”. Cuarto comentario: “No es que se trate de que unos sean buenos y otros malos, sino que unos defienden Occidente (que implica libertad y democracia) y otros quieren destruirlo. Además, esto es un blog de TV, limitaos a informar y ahorraos la basura antiamericana y antioccidental.”

Si el otro día hablaba del triste panorama político dentro de España, qué decir de esto… pues que es más de lo mismo. Resulta entristecedor a más no poder tener la sensación de que no se puede mantener una postura independiente y crítica, que no puede opinar uno desde su propio criterio, que no puede ver aciertos y fallos en todos los sitios. Se nos exige alinearnos: o a favor de unos, o a favor de otros. Hay mucha, demasiada gente, que no concibe que uno pueda estar a favor un día y en contra otro, a favor de unas cosas y en contra de otras, que no quiera alinearse ni con siglas, ni con banderas, ni con personas, ni con iconos ni con pensamientos homogéneos.

A los que pensamos así, nadie nos representa. Ningún partido, ningún periódico, ninguna televisión. Todos quieren adhesiones inquebrantables. Y por contra, cualquiera nos da cera: para los unos somos demasiado como “los otros”, y para los otros somos demasiado como “los unos”.

Que ajjjjco.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Islamofascismo y basura antiamericana

  1. El extremo de esto que cuentas (y que comparto… no veas la de convocatorias que llevo sin votar a nadie) es no alinearte contigo mismo. ¿No te ha pasado alguna vez escribir algo (o simplemente pensarlo) y al cabo de cierto tiempo, no mucho, leerlo o recordarlo y pensar… joer… pero cómo podía yo opinar así! Qué bruto / flojo / insensible / cobarde / facha / lerdo / pipiolo…
    De todas formas, antes pensaba que tal vez algún día saldría un colectivo o un partido político con el que comulgar en buena medida. Pero ahora creo que el no sentirse representado es algo que va con la persona. Quiero decir que nunca nos sentiremos representados, va en nuestra naturaleza no identificarnos completamente con ningún colectivo.

  2. Tienes razón, es el colmo. Pero uno nunca es “uno mismo”: tiene distinta edad, distinta experiencia, distintos estados de ánimo, distintas circunstancias…

    Quizás sea eso que dices, lo de que va en nuestra naturaleza. Lo cual es desasosegante, saber que uno nunca encontrará dónde refugiarse… bueno, al menos nos comprendemos entre los incomprendidos, no?

    Eso sí, Potele se equivocaba con aquello de los chorizos. O quizás no tanto…

  3. Ánimo. No sé si será un consuelo, pero en la historia de las ideas los grupos más radicales suelen acabar adoptando las ideas que un día fueron alternativas y libres. Y de todos modos, tú sabes que te representas a ti mismo. ¿Saben esos comentaristas a quién representan realmente? ¿Quién es más libre – pensador, ellos o tú? Bueno, eso para los que pensamos que ser librepensador es bueno intrínsecamente.

  4. > A los que pensamos así, nadie nos representa
    > ¿Quién es más libre – pensador, ellos o tú?

    Hay que reconocer que es que es muy facil alinearse ^_^

  5. Me gusta esta entrada. Porque lo que dices además es cierto, las cosas se han llevado a un punto en el que hay determinada gente en radios, teles y en lo que nos ocupa, internet, que se limitan a repetir como loros cuatro o cinco consignas fáciles. Todas en bloque sin ningún tipo de matiz ni de grises. Es gente extremadamente previsible y que además hace una vida muy cómoda, al no ser mínimamente críticos con su partido o su radio mañanera lo tienen fácil, les dan todo masticado… que hoy toca el islamofascismo pues a darle al tema, que tocan las bodas gays o la educación para la ciudadanía, pues con eso… Y ojo que no hablo de ser de derechas o de izquierdas, me refiero a ser “de partido” y en concreto y por desgracia hay uno en este país que le ha declarado la guerra al sentido común. Es triste pero es así. A mi una vez se me ocurrió tocar de refilón el tema vasco y como no iba a pies juntillas con la doctrina del bigote un par de tipos me pusieron de etarra para arriba. No ofenden, aburren. Y conste que yo hace mucho que voto en blanco porque me parece todo bastante farsa.
    Y respecto al post de origen es innegable, les guste o no, que una tele como Al Yazira ha enriquecido en los últimos años el panorama periodistíco que antes solo se ofrecía un color.

  6. No solo nadie nos representa, sino que parece que somos unos bichos raros. Es más fácil pertenecer a cualquier tribu y gritar y bailar al son de lo que el consejo de “sabios” decida en cada momento.

    Cuanto me encantaría ser un convencido y levantarme por las mañanas y tener claro quien son los buenos y quien los malos, a quien tengo que odiar y a quien tengo que alabar, qué periódico tengo que leer y cual tengo que aborrecer, …

    en fin…

Deja un comentario