Adios Twitter, hola Jaiku

Jaiku

Dije que Twitter era una tontería, y acto seguido me dí de alta (cada uno que extraiga la conclusión más pertinente). Y hasta ahora sólo puedo decir que me molaba. Pero llegó la hora de dejarlo atrás. Me paso a Jaiku, una herramienta similar a Twitter pero con mucha mejor pinta en cuanto a aspecto y funcionalidades.

Se supone que Twitter permite enviar “mensajitos” a las personas que se suscriben a tí, y leer mensajitos de gente a la que tú te suscribes. Esa misma idea tiene Jaiku. Entonces… ¿por qué cambiar?

Empecemos por algo básico: Twitter falla más que una escopeta de feria. Entre gatitos y pajaritos estamos cada dos por tres sin poder usarlo, y no es plan. Además, el “feeling” de Jaiku es mucho mejor. Y Jaiku incorpora algunas funcionalidades más que interesantes, como la posibilidad de vincular feeds de distintas herramientas a tu Jaiku: vamos, que si subo una foto a Flickr, sale un aviso en Jaiku. Si subo un video a Youtube, sale en Jaiku. Si marco un enlace en del.icio.us, sale en Jaiku. Si escucho una canción en Last.fm, sale en Jaiku. Todo lo que tenga un feed RSS se puede vincular. Y eso mola.

Hay un único punto negro a priori. Y es que Twitter llegó antes, y consiguió que mucha gente se diese de alta en su servicio. Gente que, por pereza, no se va a pasar a Jaiku. Así que el componente social, en gran medida, se pierde. Pero creo que es un inconveniente más ficticio que real, y me explico:

En Twitter sigo a 26 personas. De las cuales, se pueden contar con el dedo de una mano los que lo usan con una cierta regularidad. El resto, es como si no existieran (de hecho, muchos seguro que se dieron de alta un día, les hizo gracia un par de días… y nunca más se supo). Así que en realidad son los “twits” de 4 o 5 personas los que echaría de menos (si no pudiese consultar Twitter de todas formas, cosa que seguiré haciendo). Y por el lado de quienes me “siguen”, el sistema dice que hay 83 followers. Pero tengo la sensación de que en su gran mayoría son “seguidores fantasma”, gente que en un momento determinado me ha elegido (cuan Pokemon) pero que luego no son usuarios activos del sistema, por lo que es como si no estuvieran.

Y al final, para lo que me gusta un sistema de este tipo es para integrar con el blog, como un medio de poner pensamientos, reflexiones, etc… que no dan para un post (porque no tengan enjundia por sí mismos o porque no tenga yo tiempo o ganas de hacer un post largo al respecto) pero que encajan en la dinámica del blog. Y con Jaiku tanto la integración gráfica como la incorporación de esas otras fuentes de las que antes hablaba hace de ésto un sistema más interesante.

Así que lo dicho. So long, Twitter. Welcome, Jaiku! (mi Jaiku es éste)

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

0 comentarios en “Adios Twitter, hola Jaiku

  1. A mi siempre me gustó más Jaiku que twitter, de hecho me apunté antes a Jaiku pero como allí no había nadie acabé en twitter.

    Lo malo es que entre el poco tiempo libre y las veces que salen los gatitos (hoy ha sido un pájaro), ya me veo en unos meses viendo a toda la fauna del reino animal, y como que uno se cansa de ver tantos animalitos por bonitos que sean pues ya ni entro.

    No recuerdo si fue Duncan o Mike (en Techncrunch)que ya le dieron un repaso y animaban a la gente a pasarse, ahora, espero que no se pase demasiada a ver si los gatitos los veremos en Jaiku ;)

  2. Soy un “antiguo”, me gusta twitter, bloglines, te echaré muchísimo de menos en twitter, aunque, la verdad es que ya te estaba encontrando a faltar :(

Deja un comentario