Que paren el mundo…

Llegaba vía Ti&Tac a esta presentación sobre el cambio

Este es otro de los recursos que usábamos en la época de consultoría: una presentación inicial de “impacto” que hiciese reflexionar a los asistentes y ponerles la mente a funcionar…

Pero reconozco que me agobia. Ver tantos datos, la magnitud de todo lo que tenemos alrededor, la cantidad de información que está a nuestro alcance, lo inabarcable de todo… me sobrepasa. Creo que todo tiene que ser más fácil. Sí, es verdad todo lo que se dice en la presentación. Pero también es verdad que al final, cuando disfrutamos de verdad, es con las cosas sencillas, las de toda la vida: una larga conversación con un amigo, un paseo junto al río, o el silencio junto a la persona amada. Y eso seguro que también les pasa a los chinos.

Que paren el mundo, que yo me apeo…

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Que paren el mundo…

  1. Tenemos que conseguir que los chinos empiecen a pensar en disfrutar más de la vida y trabajar menos. Propongo que los inundemos con series de TV occidentales que potencien el hedonismo y piensen más en consumir y menos en producir.

  2. Pues yo pienso que eso ha sido más parte del problema que de la solución… han visto el “american way-of-life” y han dicho “yo también quiero”… y hala, a currar como chinos para lograrlo.

  3. Yo apuesto por la involución, bien entendida claro, pasar del “vente Alemania, pepe”, al “me vuelvo al pueblo, manolo”.

    En un mundo globalizado, donde mi estornudo, hará tropezar al chino de la otra punta, que a su vez hará que el americano de mas allá golpee sin querer a su compañero de trabajo, etc… lo importante es volver al origen, al placer de disfrutar de un trabajo bien hecho sobre el placer de obtener algo a cambio de tu trabajo.

    Al placer del zapatero remendon, de saber que habia arreglado algo para Juan, maria, o el niño raul….

    En teoria, tu felicidad aporta a la felicidad de tu comunidad… etc…

  4. Pingback: El mundo cambia

Deja un comentario