Mi visión de los políticos

Respondía en el blog de Carmen Sánchez-Carazo (concejala en el Ayuntamiento de Madrid y bloguera de verdad) a su visión del affaire de Miguel Sebastián en el Blogs&Beers. Y, sin querer, me ha salido un alegato extrapolable a todos los políticos, de cualquier color y tendencia. Me ha dado pena descubrir hasta qué punto ha llegado mi hastío y distanciamiento de la clase política. Y sé que, igual que yo, hay muchos. Por eso me da mucha más pena, porque la política de este país está perdiendo a un montón de gente razonable, inteligente y centrada (sí, me considero razonable, inteligente y centrado), con ideas más “de derechas” unos o más “de izquierdas” otros, pero que son incapaces de comulgar con las ruedas de molino que los partidos y los políticos profesionales nos obsequian un día sí y otro también, y que sólo los “hooligans” aplauden. De verdad, políticos de España, ¿estáis satisfechos con lo que estáis haciendo?

Lo triste y duro es que tengo la sospecha de que todos los políticos de todas las tendencias tenéis ese “chip” incorporado. Vuestra capacidad de autocrítica es cercana a cero: hay que defender vuestra postura contra viento y marea, por incoherente e irrisoria que parezca a cualquier observador medianamente imparcial. Ese es el tipo de cosas que nos aleja de vosotros: el ver cómo intentáis aprovechar descaradamente cualquier oportunidad para promocionaros, el ver cómo vuestro interés está por encima de cualquier otra cosa, el ver cómo en vuestras palabras siempre hay que descontar un elevado porcentaje de partidismo (hablando de lo que sea). Es agotador escuchar vuestros discursos y “descodificarlos” hasta llegar a entender cuánto hay de posible verdad en lo que decís.

[…]

Pero en serio que el discurso político de “qué buenos somos nosotros y qué malos son los otros, qué bonito y que bien sale todo lo que hacemos, y qué feo y que malo es lo que hacen los otros” es cansino, desmoralizante, triste… a mí no me ganáis con esas cosas, yo necesito un poco de discurso inteligente, centrado, que asuma los errores propios cuando los hay y los aciertos ajenos cuando los hay.

Y luego os preguntaréis por qué la abstención no hace más que crecer…

Creo que la abstención debería ser un factor tenido en cuenta a la hora de calcular los resultados electorales. Nadie podría ser ganador de unas elecciones en las que la mitad del electorado se abstiene. Así, igual, tenían un incentivo para preocuparse. Pero tal y como están las cosas, les vale con que unos cuantos hooligans voten. Y está claro que “calentar” a unos hooligans es más fácil que convencer al electorado moderado.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Mi visión de los políticos

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. En este país, cada vez, la política se parece más al fútbol, eres del Madrid o del Barça.

    Para mí hay un problema además de la abstención, el voto en blanco. De qué coño sirve votar en blanco si luego se reparten los votos ¿?¿?¿?¿?¿?

    Si yo voto en blanco puede querer decir muchas cosas, y una de ellas es que todos los políticos me parecen unos payasos y que no quiero votar a ninguno. Si luego se reparten los votos ya estoy votando a alguien.

    Quiero que hayan escaños vacíos, ibas a ver como se ponían las pilas !!!!

    Saludos.

  2. Estoy totalmente de acuerdo con tu postura y tu respuesta. A mi me da igual si es de derechas o de izquierdas el discurso, claramente tengo mis ideas y mis preferencias pero al igual que tu y que miles de personas en este pais me merezco un discurso inteligente, veraz, constructivo. No debemos olvidar que los políticos son trabajadores a los que nosotros, los ciudadanos damos nuestro voto para que lleve a cabo tareas que nosotros no tenemos tiempo de hacer o no sabemos como hacerlas. No para que hagan lo que les de la gana y se rían de nosotros con discursos vacíos y hasta casi insultantes.

    Un saludo y enhorabuena por no comulgar con ruedas de molino.

  3. Has estado perfecto con tu comentario, me ha encantado. Porque a mi me ocurre lo mismo exactamente es la palabra que suelo utilizar “cansino”.

Deja un comentario