La hora tonta

Estoy en plena “hora tonta”. Es ese periodo de tiempo, alrededor de la medianoche, donde lo mismo puedo cerrar todo e irme a dormir tranquilamente (lo cual me asegura casi mis 8 horitas de sueño) o puedo engancharme con algo (trabajo, blogs, libro, tv…) y darme la una, las dos o las tres, con el agravante añadido de que cualquier actividad en este rato suele activarme la cabeza y hacer que, una vez acostado, ésta tarde un rato más en apagarse. Total, que eso me deja en 4 horitas de sueño.

Recopilemos. Una vez aviado el pequeñajo (baño+cena), solemos cenar nosotros y, tras la cena, sentarnos a ver algo en la tele (que no “de la tele”, notesé la diferencia). A esas horas, no es difícil que se me cierren los ojos y que incluso me pierda algún fragmento de la serie o peli que estemos viendo. A eso de las once, mi mujer se suele acostar (es de bioritmos fijos, parece que va con energía solar y cuando han pasado dos horas desde el ocaso, se le acaban las reservas…) y yo me encuentro con la casa para mí solo, tranquilo. A mi bola.

Por eso esta hora tiene tanto peligro. Me encuentro agustito en mi soledad, y empiezo a marear por aquí, a leer un rato, a acabar eso que no me ha dado tiempo antes de la cena… y se me van las horas. Por cierto, que no soy el único al que le pasan estas cosas, conozco a más de uno y a más de dos que les pasa lo mismo.

Pero bueno, hoy me temo que ni “hora tonta” ni gaitas en vinagre. A la camita, que para ser el lunes del regreso, en plena astenia primaveral, ya está bien. Hay que coger fuerzas!.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “La hora tonta

  1. Aquí otro… anoche me quedé hasta las 3 leyendo blogs y con un juego de PC (Frets on fire, clon gratuito del Guitar hero)

    Qué paz y tranquilidad a esas horas… qué pena el pequeño detalle de que al día siguiente hay que madrugar para ir al trabajo.

  2. Debe ser un pequeño lastre heredado de hace unos años; cuando hacíamos cualquier cosa (mareos, jugar al PC Fútbol, partida de Pocha…) por mantenernos despiertos hasta altas horas en el CMD. A mi también me pasa.

  3. Me pasa exactamente igual. Ahora procuro no engancharme con nada, porque pienso que rendiré más levantandome al día siguiente y haciendolo, pero ayer me dieron las 5 de la mañana haciendo cosas.He descubierto que para mi al final es contraproducente.

  4. Me temo que esto está extendido – a mí también me pasa – le podemos llamar el síndrome de “por fin tiempo para mi” – si no os gusta proponed otro

  5. Pues apunta a otro a la lista. Me siento plenamente identificado con tus sensaciones, con el agravante de que sea la hora que sea en la que me meta en la cama tengo que leer como mínimo media horita ya que me ayuda a desconectar.

  6. Siempre he sido un poco noctámbulo, pero desde que tengo a los chiquitines, el síndrome “por fin tiempo para mi” hace estragos en mí.

  7. Pues al parecer somos mas de 3 ;-)

    Coincido contigo y con varios de los comentarios, es que no hay como esas horas cuando todo está tranquilo, solo se escuchan los ventiladores del CPU y el ruido de las teclas al presionarlas, realmente me gustan estas horas, pero eso si… en la mañana para pararme de la cama si que batallo.

    Saludos noctámbulos !!!!

Deja un comentario