Mi cargo y yo – la hoguera de las vanidades

La hoguera de las vanidadesLa hoguera de las vanidades es un libro de Tom Wolfe, pero sobre todo es una frase que me evoca un mundo de apariencias y falsedades… Para el objeto de este post, podría haber ilustrado también con el personaje de Patrick Bateman, el protagonista de American Psycho, que aparte de su carácter homicida, tenía ese punto también de “cuidar las apariencias” (sus trajes, sus restaurantes, sus tarjetas de visita…).

Uno de los signos de apariencia que más gracia me hacen en el mundo corporativo es el nombre de los cargos. Ser “Director” de algo, o ser “VP” de algo, o ser “Chief”-de-algo-“Officer” es una cosa por la que mucha gente se pirra. Incluso hay quienes simplemente, por un cambio de nombre en su cargo, se siente recompensado, en las nubes. Da igual si viene acompañado de más sueldo o no, o de más atribuciones: lo importante es parecer algo.

Luego está el “apellido”, claro. Si al cargo le añadimos un “Corporativo” o un “Mundial” o un “Global” ya ni te cuento.

Y todo esto me hace gracia porque cuando se conocen las empresas por dentro, y ve su estructura y su dimensión, el nombre del cargo (y el uso que orgullosamente se hace de él) puede llegar a resultar hasta risible.

Pienso por ejemplo en esas corporaciones anglosajonas que tienen “VP’s” (vipís) a decenas. “No, es que fulanito es VP”… coño, como media empresa. O en esas empresas pequeñitas donde todos son Chief-algo-Officer: CEO, CTO, CMO, CFO, CCO… todos Chief Officer, y ya está.

Recuerdo cuando en una de mis anteriores empresas se alargó la carrera profesional. No se podían hacer tantos “Gerentes”. Así que se les ocurrió la idea de crear la figura del Supervisor (“supervaisor”), con la que entretener a los consultores más “senior”. Se les puso un staff aparte, mesa propia (el resto teníamos que buscarnos la vida cada día para encontrar un sitio), línea de teléfono individual (los demás teníamos 3 teléfonos para todos) y secretaria propia (una para todos, pero distinta del resto del staff…). Y hala, allá los veías a todos tan ufanos.

Y yo pensaba, ¿a qué viene tanto ufanarse, cuando lo que te han hecho ha sido retrasarte la carrera? Pero oye, ellos tenían su título, su mesa, su teléfono y su secretaria, y con esos símbolos de status estaban tan contentos.

Personalmente nunca me han interesado mucho los símbolos de status externo. Quiero decir, sí, me hizo ilusión la primera vez que tuve despacho propio con mi nombre en la puerta. Pero sólo el primer día, luego ya dejó de significar nada (de hecho, incluso fué contraproducente en mi opinión… una barrera con el resto de compañeros, en realidad). A nivel interno, me interesa que me conozcan por lo que soy y puedo aportar, no por el titulito que me acompaña. Prefiero ser “Raúl el que no me falla” o “Raúl el que sabe de esto” que “Raúl el consultor senior de año 3” o “Raúl, Global Worldwide Partner”. Y a nivel externo… me da igual. No tengo ningún interés en epatar a nadie con lo que ponga en mi tarjeta, sino con lo que digo o hago.

En fin, no sé, cada uno con sus “cadaunadas”. Quizás debería irme pensando lo de ser Worldwide Corporate CEO de blog.raulhernandezgonzalez.com…

Contenido relacionado:

  • No hay contenido relacionado

¿Qué vas a leer ahora?

No hay comentarios

  1. Personalmente me parece una tomadura de pelo el que te “suban” sin que vaya acompañado de mejor sueldo. Como dices, las chorraditas de mesa/despacho etc propios duran 2 días.

  2. Este post es 100% consecuente con la presentación que de ti mismo haces en el blog, en la parte superior derecha, con eso de… “Hola, soy Consultor Anónimo…” (bueno, aunque en mayúsculas ;) ). Vamos, que por no dar, no das ni tu nombre de pila ;)

  3. Tal cual, consultor. Yo recuerdo una frase muy buena que me dijeron al dar un salto a senior y fue “que te llamen senior o como quieran, pero que te lo paguen!!” y al final es eso lo importante. Si tienes un cargo y una responsabilidad, pues el nombre o la tarjeta dan lo mismo, que te lo paguen y que se te respete.
    Lo del “supervaisor” fue un invento de las consultoras-auditoras para las épocas de poca rotación. Y hay gente que traga, que aquello de la tarjeta nueva les entusiasma. En fin también va a ser verdad que en este país a muchos les dan una gorra de bedel y se creen coronel.

  4. Lo de que te suban el sueldo está bien, pero a mi si te pasan a hacer algo más interesante o más divertido me parece bien, si es más “importante” es lógico que te suban el sueldo. Pero a veces el sueldo también se utiliza como estatus, en algunos casos es una prolongación de lo mismo… aunque más práctica.

    Creo que has hecho toda una definición de marcapropia que ni nuestro amigo Andrés explicaría mejor. Estoy de acuerdo, en el fondo eso es lo más importante e incluso lo más rentable a medio plazo.

  5. Tu post me recuerda a lo más duro de mi realidad diaria: Jefes de área, jefes de servicio, jefes de sección, jefes de negociado.. ¡todos jefes!
    Eso sí, el nivel sí que suele ir directamente relacionado con las pelas y la responsabilidad…

  6. Pues vaya, puedo estar de acuerdo en que muchas veces estos títulos van vacíos de un contenido a la par pero, por otro lado, es un elemento más de motivación para el empleado, que indica un cierto rango y experiencia y que, al ser de práctica común, hemos ido aceptando como un símbolo de cierto status dentro de la empresa.
    Dicho esto, una de mis empresas cliente, compuesta por unos 10 trabajadores, tiene: Presidente, Director de Operaciones, Director Comercial, Director de Postventa, Jefe de Ventas, Jefe de Postventa…Quién coño trabajará allí? Ni que decir tiene que su operativa es un absoluto desastre.

  7. De la fantástica serie británica de televisión “The Office” podemos extraer un ejemplo:

    _”I’m ‘team leader’, mate”.
    _”Yeah, that means they want you to work more paying the same”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *