Hablar con el contestador

Contestador automáticoEs curioso cómo hay gente que detesta dejar mensajes en el contestador automático o buzón de voz. Quiero decir, a mí no me cuesta nada hacerlo, y me sorprende cómo hay gente que se frustra tanto cuando le sale el contestador. Yo tengo el mío conectado desde hace siglos, y me resulta tremendamente útil para gestionar las llamadas entrantes cuando no puedo atenderlas en el momento: ¿quién me ha llamado? ¿para qué? Disponer de la lista de llamadas me permite organizar mi tiempo, definir prioridades a la hora de las respuestas o incluso preparar la conversación (no es lo mismo charlar con alguien con datos en la mano que en un aqui te pillo, aqui te mato).

Sin embargo, tengo amigos/familiares que lo llevan fatal. O no dejan mensajes, o dejan uno del estilo de “estoy hasta las narices de hablar con tu contestador”. Y luego, cuando estás en directo con ellos, te recriminan que lo tengas activado. Generalmente, como digo, son contactos “personales” quienes tienen estas reacciones; en el mundo profesional es más aceptado.

Cuando lo activé en el principio de los tiempos (casi al principio de tener mi primer móvil) grabé un mensaje personalizado. Cosas de la empatía: cuando yo llamo a un teléfono que no tiene mensaje personalizado, me entran las dudas de si será el teléfono correcto, si estaré dejando un mensaje a un desconocido… El mensaje era del tipo: “Hola, este es el [número de teléfono]. Soy Raúl y ahora no puedo atenderte. Deja tu mensaje y te llamaré después.”. Vamos, un saludo, un “estás llamando aquí” y “este soy yo” y poco más. Pues no veáis el cachondeito que se traían algunos a cuenta del mensaje; que si parecía de una línea de contactos, que si patatín, que si patatán…

Pero bueno, allá ellos. Nunca desactivé el buzón de voz. Y nunca cambié el mensaje.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

6 comentarios en “Hablar con el contestador

  1. El problema es que si te llaman y salta el contestador del móvil (también del fijo) el que llama paga la llamada. Si no lo tienes puesto, en el caso del móvil, te deja la llamada perdida, pero al llamante no le cuesta nada. Hoy por hoy dejar una llamada perdida es parecido a dejar un mensaje, no?

  2. Yo creo que lo que molesta es que la gente que te llama es para hablar contigo y si salta el contestador pues molesta ya que se está pagando una llamada que no tiene ningún sentido porque lo que se quiere no es dejar un recado, si no hablar.

  3. Qué va, lo que molesta a la gente es que no les consideres tu primera prioridad, ya que les estás dando a entender que hay cosas más importantes que ellos, lo cual por otra parte es una verdad como un templo.
    ¡Cómo es la gente!

  4. Bueno, profesionalmente no me importa dejar un mensaje en el contestador (sobre todo si la llamada la paga la empresa :P), es más eficiente como dices, pero si llamo a un amigo normalmente no quiero dejarle un recado (y si es eso suelo enviar un SMS) sino hablar con él, y sí que me molesta pagar para nada.

    El problema viene cuando eres autónomo y utilizas el móvil personal para el trabajo ;)

    salu2

Deja un comentario