Vidas pasadas

La otra tarde me acerqué a mi antigua oficina, a ver a los ex-compañeros. De hecho, nos fuimos la familia al completo, pequeñajo incluido, y así se lo enseñaba (10 meses, ya me vale!). Fué una sensación extraña. Como de “distancia”. No me refiero al trato (estuvimos de charleta y de risas un ratillo), si no a mi percepción del sitio. Sí, era mi oficina. Y mi despacho (convenientemente fagocitado por dos nuevos consultores). Era la misma luz, el mismo ruido de los teléfonos, la misma moqueta. Y sin embargo, yo tenía la sensación como que nunca hubiera estado allí. Como si todo aquello fuese completamente ajeno.

Me preguntaba mi mujer al salir que qué había sentido. Nada. Desde luego, nada parecido a la nostalgia. Nada parecido a echar de menos aquello. Sí quizás un punto de lo personal, pero nada desgarrador. Tampoco nada parecido al alivio, de pensar “qué bien que dejé atrás esto”. Sí me dió un poco de pena ver aquel ambiente (las corbatas, los agobios, las 8 de la noche y todos allí sin intención de irse a ningún lado), pero no más que la que me da cuando veo a cualquier encorbatado full-time. En definitiva, es como si aquello no significase nada para mí, ni positivo ni negativo.

No sé si es bueno o malo.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Vidas pasadas

  1. Es bueno.

    Si trabajases en un sitio donde al dejarlo sintieses que atrás dejabas a tu familia, no sería bueno, significaría que tendrías dos familias.

    Tenemos que tener claro que la familia es lo primero y en el trabajo sólo entregamos tiempo y esfuerzo, en este orden, a cambio de dinero.

    Si tenemos que buscar en el trabajo algo de lo que nos da nuestra familia, tenemos un problema.

    Siento lo mismo que tú.

    Un abrazo y enhorabuena, creo que vas muy bien.

    David Serantes

Deja un comentario