Lo que no puede ser, no puede ser…

… y además es imposible.

Hoy estoy cansado. Supongo que después de lanzar el blog de Salamanca me ha dado un poco de “bajón”, la adrenalina ha dejado de manar a borbotones y siento que me abandona la energía.

“¿Y qué coño haces escribiendo en el blog, tontolaba?” Pues sí, ahora que lo dices…

La verdad es que tendemos a vernos a nosotros mismos como una especie de “supermanes”. O al menos ese es el listón que nos marcamos. De hecho, es la dinámica (fundamentalmente laboral) la que nos lo exige: no puede uno desconcentrarse, no puede uno estar cansado, no puede uno decir “hasta aquí hemos llegado”. Siempre tiene que estar uno perfecto, atender todos sus asuntos con suficiencia y encima dar la imagen a los demás de que todavía le sobran energías para lo que haga falta. Y si no lo hacemos, aún encima nos sentimos mal por no “haber dado la talla”.

Pero no, lo que no puede ser, no puede ser. Somos humanos, tenemos ritmos vitales. Podemos aguantar periodos de actividad fuerte, pero no permanentemente. Tenemos bajones, días malos, ratos malos. Sería bueno que los demás lo asumiesen, y no pasa nada. Pero sería aún mejor si nosotros mismos lo asumiésemos, si dejásemos de tratarnos como máquinas y respetásemos los ciclos que el cuerpo y la mente nos demandan. Creo que casi siempre es mucho peor nuestra propia percepción de la exigencia que la exigencia en sí, así que en el fondo somos nosotros (y no los jefes, los proyectos, los clientes, la hipoteca o vaya usted a saber qué) los que nos fustigamos.

¿Que hoy estás cansado? Pues descansa. ¿Que hoy estás desconcentrado? Pues déjate ir. El problema sería si fuese así siempre. Pero de vez en cuando… no hacemos daño a nadie.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Lo que no puede ser, no puede ser…

  1. Si piensas detenidamente en los plazos y en las fechas límite, un altísimo porcentaje de ellas son artificiales, es decir, que seguramente “no hubiera pasado nada” si en vez de tres días de achuchón hubieras tenido cinco un poco más relajados.
    Pero es que yo creo que las personas necesitamos estos límites, y más aquellos que como tú o como yo tenemos tendencia a la procrastinación famosa. En el fondo queremos los achuchones. Como tú dices en tu post, tenemos que aceptar los ciclos naturales de la persona, y tal vez los picos de trabajo sean también un ciclo de la persona tan válido como los “biorritmos bajos”.

  2. Hola!

    ¡Clavaito!- como dicen los andaluces. Ojalá, fuese posible….
    Trabajo en consultoria desde hace 6 años y realmente es agotador; no el ritmo en si- a este te acostumbras, si no te cambias del sector. Lo agotador es no poder “darse un respiro”, “tener bajón” o simplemente desconectar.
    Parece que ser consultor te exige las fuerzas sobrehumanas y una resistencia a los malos humores de todos, menos el tuyo propio.

    Espero que algun dia llegara el momento que los clientes respetaran nuestro momento de desconcentración sin que se nos achaque que “primero vendemos humo y luego no sabemos como comer el marrón”. Puede que simplemente necesitamos recargar las pilas para seguir solucionando los problemas propios y ajenos….

    Saludos,
    A.G.S.

  3. Hola!

    ¡Clavaito!- como dicen los andaluces. Ojalá, fuese posible….
    Trabajo en consultoria desde hace 6 años y realmente es agotador; no el ritmo en si- a este te acostumbras, si no te cambias del sector. Lo agotador es no poder “darse un respiro”, “tener bajón” o simplemente desconectar.
    Parece que ser consultor te exige las fuerzas sobrehumanas y una resistencia a los malos humores de todos, menos el tuyo propio.

    Espero que algun dia llegara el momento que los clientes respetaran nuestro momento de desconcentración sin que se nos achaque que “primero vendemos humo y luego no sabemos como comer el marrón”. Puede que simplemente necesitamos recargar las pilas para seguir solucionando los problemas propios y ajenos….

    Saludos,
    A.G.S.

Deja un comentario