Cambiando de contrato de móvil

Desde que dí de alta mi línea de móvil (hace ya 7 años), tenía un contrato para particulares de esos “de tarde” que durante un horario (en mi caso, desde las 17:00 h.) tienen unas tarifas muy aceptables pero que si llamas fuera del mismo te meten un sopapo indecente (del orden de 0,45 euros el minuto si llamas a otra operadora, nada menos. Impuestos indirectos no incluídos, claro).

Nunca me importó demasiado. Estando en la oficina, podía usar el teléfono de allí sin problemas y usar el móvil para llamadas por la tarde-noche. Si tenía que estar fuera por motivos de trabajo, podía pasar la cuenta como gasto (no, nunca llegué a tener móvil de empresa). En fin, que me arreglaba. Sin embargo, siempre tuve esa sensación en la cabeza (“ojo, ahora no llames, que te clavan!!!).

Ahora, claro, las cosas han cambiado. No hay un “fijo de empresa” desde el que llamar. Vale, está Skype, pero para eso necesitas estar en casa. Y no siempre se oye bien. Y tampoco vas a esperar a hacer llamadas por la tarde, o a pensar “uy, un móvil, seguro que es de ‘los otros’ y que me cuesta una pasta”.

Así que hace un par de días solicité un cambio de tarificación para que mi móvil pasase a ser “móvil de empresa” y tener una tarifa de autónomos. Ahora, todas mis llamadas valen lo mismo llame cuando llame y al destino que llame. Así que tendré que aprender a olvidarme de esa frontera temporal que marcaba el “no llames” del “llama sin problema”.

Contenido relacionado:

  • No hay contenido relacionado

¿Qué vas a leer ahora?

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *