Finiquito

Comuniqué mi intención de causar baja a RRHH en la tercera semana de julio. Causé baja el 28 de agosto. Hoy, 19 de septiembre, me han llamado para comunicarme que ya tienen preparado mi finiquito.

No es que me genere un gran problema, pero creo que los departamentos de soporte administrativo deben aspirar a lo mismo que aspiran los árbitros en el fútbol: a pasar desapercibidos. Si yo causo baja planificada un 28 de agosto, el 29 debería estar mi finiquito preparado. Casi de forma automática.

Pero bueno, qué se le va a hacer. Las cosas de palacio van despacio, y de nada sirve protestar. Seguro que a los socios se lo hacen mucho más deprisa.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

0 comentarios en “Finiquito

  1. Yo siempre he recibido el finiquito el dia de mi salida de la empresa. Por eso se preavisa A LOS EFECTOS OPORTUNOS. (Lo digo gritando para ver si se lo graban losde RRHH)

    La verdad es que hubo una empresa en la que no estaba ese dia y me hablaban que tenía que esperar como cosa de un mes a no se qué historias de un cheque. Me quejé y tras hablar con el responsable de RRHH, a los dos dias tenía el talón conformado en mis manos.

  2. Preparar un finiquito es cosa de dos minutos. Y no debería estar listo el 29 sino el 28, el día que te vas. En caso contrario, mucho me temo que puedes pedirles el sueldo de todos los días que han transcurrido entre el 28 y el día que se ha firmado el finiquito. Y que luego lo pague el director de RRHH

  3. Pues sí, tenéis razón. Pero bueno, qué se le va a hacer, cuando uno quiere irse “de buenas” de los sitios acaba por pringar un poco. Pero bueno, los intereses derivados del importe de mi finiquito a un mes (7% TAE :D) tampoco iban a ser la repera, así que qué le vamos a hacer.

Deja un comentario