Yata

Yata (ya está, en versión corta). Ya hemos vuelto. Después de una buena pechada de kilómetros (dios bendiga los monovolúmenes, por cierto) que nos ha llevado de Madrid a Noja, de Noja a Salamanca, de Salamanca a Matalascañas y de Matalascañas a Madrid en dos semanas, ya estamos en casa con la lavadora a todo trapo y la depresión post-vacacional.

En mi caso, además, vuelvo a un mundo desconocido. Ya no tengo una oficina a la que volver. No me esperan mis viejos compañeros, ni mis viejos proyectos, ni mi realidad que, por conocida, me ha facilitado los regresos de los últimos septiembres. Supongo que es como cuando dejé el “cole” (para mí “el cole” es toda la etapa desde los 5 a los 18 años, ya que hice todo en el mismo sitio) y me fuí a la Universidad: otro sitio, otra gente, otras responsabilidades… otro mundo. O como cuando se acabó la universidad, con sus clases y sus rutinas, y comenzó la etapa laboral. Otro mundo.

Pues ahora otro nuevo. ¡A por él!

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Yata

  1. Bueno,

    Pues bienvenido a la ‘vorágine’. Ya te habrás percatado que los atascos de Madrid no han parado.

    Yo también fuí de los que decidí cambiar un puesto en una gran multinacional por un trabajo mucho más virtual, en el que el contacto humano es diferente.

    Te recomiendo mantener una serie de hábitos:
    – Ve siempre a desayunar fuera. Ayuda a abrir y oxigenar la mente.
    – Monta reuniones con clientes y conocidos a la hora de la comida. No todos los días, pero si algunos.
    – Usa con frecuencia el teléfono, pero no mucho tiempo. Es un vampiro del tiempo.
    – Planifica las visitas a clientes o partners en una misma mañana. Si espacias mucho las visitas a lo largo del día (piensa como es el tráfico de Madrid), estas perdido.
    – Sigue bloggeando (aunque en este caso es parte de tu trabajo). Te mantiene conectado con tu grupo ‘virtual’ de compañeros de ‘trabajo’.

    Ahh, no le intentes dar el biberón a tu peque mientras escribes en el portátil. La leche infantil es mala compañera de los teclados…. :-)

    Suerte
    Emilio
    http://www.TodoBI.com

  2. Gracias por los consejos. Alguno de ellos seguiré, si no todos. Lo de aprovechar las mediodías también lo tenía en cuenta. El teléfono no me da miedo (no me gusta, así que no le dedico demasiado tiempo inútil…).

    En cuanto a tu último detalle… ya estamos eh la fase de purés. Lo cual es bastante más agresivo con los teclados. Mal vamos…

Deja un comentario