Visiones del mundo

A raiz de un estudio elaborado por Caixa Catalunya y al que se le está dando cierta “vidilla” desde los medios (situación sin duda favorecida por todo el debate acerca de la inmigración que estamos viviendo), elaboré una nota en El Blog Salmón en la que se ha suscitado un enconado debate.

La idea no es reproducir aquí dicho debate (el que quiera aportar alguna luz sobre los efectos económicos de la inmigración, que se pase por allí), sino reflexionar sobre algo que, al final, nos afecta a todos en nuestras vidas personales y en las profesionales. Y es que, por debajo de los argumentos racionales, al final hay otras cosas: llamémoslo modelos mentales, o visiones del mundo, o cosmovisiones, o como sea. Pero cada uno tenemos nuestra forma de entender el mundo y eso condiciona nuestros razonamientos y nuestras acciones.

Y llega un momento, en algunas discusiones, en la que lo que te encuentras es que no hay argumentos posibles para “convencer” al contrario. Porque lo que hay de fondo es una diferencia estructural sobre cómo cada uno entiende que deben ser las cosas. Y sobre eso hay poco que discutir, al margen de que luego puedas tener una opinión respecto a la moralidad o inmoralidad de dichas visiones del mundo.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Visiones del mundo

  1. Además de las visiones, las cosmovisiones y los modelos mentales, también hay un partidismo de via estrecha que lo mismo sirve para criticar la política de inmigración que para justificar la invasión de Irak.

    A algunos cualquier cosa les viene bien para desgastar a Zapatero. O, al menos, para intentarlo.

    La inmigración es un fenómeno que si se aborda como problema probablemente terminará siéndolo, pero si se gestiona razonablemente seguro que aportará más ventajas que inconvenientes.

    Y, sobre todo, acoger a los inmigrantes es un acto de justicia.

Deja un comentario