La bola ha echado a andar

Qu� complicado es todo…

En fin, la decisi�n “importante” ya la he tomado. Lo voy a hacer. Ahora queda ajustar la log�stica del movimiento.

Acabo de estar con mi jefe para contarle. No ha sido un “trago”, hay mucha confianza y, en realidad, ya le puse sobre aviso antes (hace dos a�os y pico, cuando me vine aqu�, hace a�o y pico en la evaluaci�n de febrero, este a�o en enero…). Supongo que no le pilla de sorpresa, aunque me ha hecho sentir que, en lo personal y en lo profesional, lo lamenta. Yo tambi�n.

Qu� buen t�o. Alguna vez os contar� m�s cosas de �l. Es la coherencia y el sentido com�n personificado. No trabajar con �l (o charlar, sin m�s) es lo que m�s voy a echar de menos, seguro. S�, ya s�, las relaciones personales se mantienen y tal y cual… pero lo cierto es que, sin el roce del d�a a d�a, las cosas cambian irremediablemente. Aun as�, la decisi�n la tengo clara.

Tambi�n ha hecho un poco de “abogado del diablo”. L�gico, y se lo agradezco. La verdad, me resulta dif�cil defender mi decisi�n desde un punto de vista puramente racional. Porque tiene mucho (aunque no lo parezca con la brasa que estoy dando) de impulso, de algo que “nace” desde dentro, m�s abajo que la cabeza. Eso me hace sentir, a ratos, que estoy “obcecado”.

Tenemos que definir la “log�stica” del movimiento. Hay proyectos pendientes, incluso una componente “pol�tica” que hace que situar la salida al fin del a�o fiscal (vamos, llegar a verano) sea lo ideal. A m� me encaja, tengo que ver si la “futura parte contratante” opina lo mismo y, si todos estamos de acuerdo, ya sentir� una gran liberaci�n; sabr� que me voy.

Mientras, me ha ofrecido flexibilidad para que pueda desarrollar “actividades paralelas”, me ha dicho que si me lo pienso mejor �l no tiene ning�n problema en que todo siga como hasta ahora, que si en el futuro la cosa sale mal y quiero rengancharme que tengo la puerta abierta, incluso se ha ofrecido a buscarme “actividades complementarias” para el futuro…

S�, le voy a echar de menos.

Pero la bola ya est� en juego.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

10 comentarios en “La bola ha echado a andar

  1. Uff, no se te puede dejar solo unos cuantos d�as. Parece que tus inquietudes y reflexiones de siempre van cristaliz�ndose en nuevos caminos. Sea lo que sea, mucho �nimo y ya sabes “just whistle”…
    Un abrazo.

  2. Quiz�s tambi�n le venga bien el cambio a tu jefe. �Seguro que no le interesa? Dile que se lo piense un par de veces, que sopese las ventajas de cambiar… Je je, �abogado del diablo? Para eso estamos… Seguro que le has dejado con las ganas… de acompa�arte en la aventura, pero como es buen jefe no puede permitirse una licencia as�.
    Gracias por compartir un momento as� con nosotr@s. �Acertaste!

  3. Siempre es bueno dejar las cosas bien atadas en un cambio. Es bueno para no cerrar una puesta en a la que se puede tener que acudir a pedir sopitas en el futuro. Y creo que tambi�n supone una buena imagen para la empresa destino, si alguien te dice que necesita tres meses para incorporarse por dejar todo atado en su actual empresa, hay muchas posibilidades de que en el futuro seas t� el beneficiario de esa profesionalidad.

    Yo he cambiado mucho de empresa pero jam�s he dejado colgado a un empleador, siempre he puesto como condici�n tiempo para dejar las cosas bien atadas en el trabajo que dejaba. Supongo que es fundamental si te planteas la vida como agente libre.

    Si, como comentas, tienes un jefe que se distingue por su sentido com�n, creo que no tendr�s problema para poder orientar adecuadamente el trabajo de esos tres meses y pasar los trastos a quien vaya a encargarse de ellos.

    El problema surge cuando se te solicita tiempo para dejar todo atado pero no se planifica tu salida para aprovechar bien ese tiempo, en esos casos el tiempo que te pasas esperando no sirve da nada. O quiz�s s�, para dejar buena imagen.

  4. Enhorabuena por el cambio. Tal como lo cuentas la cosa est� muy bien pensada. Tienes suerte de tener un jefe as�, tan razonable, no todos lo son. Yo recuerdo exactamente la pregunta que me hice antes de mi �ltimo cambio (hace ya 3 a�os) y era “�Dentro de 3 a�os estar� satisfecho con este cambio?” y ahora mismo me contesto, “si, sin duda”.

  5. Con retraso, pero enhorabuena!! La verdad es que me he sentido bastante identificado con el post, a m� ocurri� algo igual hace unos a�os. En mi caso tambi�n ten�a unos “jefes” muy majos, que no s�lo me animaron y ayudaron, sino que tambien me dijeron algo que siempre se dice en estos casos – sab�s que pase lo que pase aqu� siempre tendr�s sitio – y lo cumplieron. Con el tiempon volv� a la empresa a trabajar con ellos.

    La vida es para los valientes.

    Felicidades por la decisi�n!!
    Salu2

Deja un comentario