La propuesta de valor

Ayer anunci� un junior del grupo que se marcha. Llevaba a�o y medio con nosotros, despu�s de licenciarse. Este es su primer trabajo, y ha decidido cambiar de rumbo. Estuve charlando un rato con �l, y me parece perfecta su decisi�n: no le gusta lo que hacemos, no responde a las expectativas que se le hab�an planteado en su contrataci�n, y se ha movido para cambiar de rumbo a otro sitio completamente distinto.

Su argumento es aplastante: no me gusta lo que hago, y no veo que en los pr�ximos cinco a�os vaya a hacer algo que me guste. Prefiero salirme ahora que no estoy demasiado quemado ni marcado, aunque sea perdiendo algo de dinero, que intentar hacerlo dentro de unos a�os cuando todo sea m�s dif�cil.

As� que no pude por menos que darle la enhorabuena. Por aqu� sospecho que hay quien piensa que se equivoca. Que c�mo puede dejar “una empresa como esta”. Que “qu� tonter�a irse por menos dinero”. Que ha sido un “impaciente”. Pero a m� me parece muy coherente.

Lo m�s curioso es que, hablando con �l e indagando por su situaci�n, me dijo “joder, me est�s haciendo preguntas que [el gran jefe] no me ha hecho”. Y es que el gran jefe cree que todo es fant�stico, que la gente se va porque quiere pero que aqu� todo es maravilloso. Y si crees eso… ni se te ocurre preguntar un poquito.

As�, es dif�cil mejorar la propuesta de valor que se les hace a los m�s j�venes. Creemos que ofrecemos la pera limonera cuando es evidente que los chicos no piensan igual. Se van, y pensamos que es porque “ellos no encajan”. Pero llegar� un d�a en el que, con nuestra propuesta de valor, nadie quiera venir o quedarse. Pero no lo sabremos, porque seguiremos pensando que nuestra propuesta es inmejorable, y que el que no la quiera es que no “es suficientemente bueno”.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “La propuesta de valor

  1. En las consultoras la principal propuesta de valor es tener una carrera bastante m�s r�pida que en las empresas “convencionales”, cosa que cada dia encaja menos en la sociedad actal. Estamos inmersos en la cultura del ocio y cada d�a es m�s normal que un universitario valore m�s el salir a las 5 de la tarde que el llegar a ser Manager de una compa��a en menos de 10 a�os, sobre todo si tenemos en cuenta que los sueldos de entrada de estas compa��as no son todav�a muy altos, y es realmente frustrante para un reci�n graduado trabajar 5 horas al d�a m�s que el resto de sus amigos y ganar menos que ellos…

    Al final no es mas que una elecci�n personal en la que tienes que decidir si la posibilidad de una carrera profesional m�s r�pida compensa realmente el esfuerzo diario que eso te exige.

    Adem�s, el “irse ganando menos” que comentas es posible, pero sobre todo en los primeros a�os (cuando tienes 2 � 3 de experiencia) no es dif�cil encontrar ofertas superiores econ�micamente y que para que la “envolvente” de lo que ganar�as en consultor�a iguale lo que ganar�as en otro sitio.

    Adem�s, est� el hecho de que el trabajo en consultor�a suele ser “bastante diferente” al resto, as� que tambien es necesario valorar si eso te gusta, que al final es la actividad que pasas haciendo la mayor parte del d�a durante muchos d�as al a�o, as� que bien deber�a valer la pena renunciar a unos euros por hacerla m�s interesante, no?

    Personalmente tuve que plantearme todo esto cuando decid� cambiarme, y siempre quedar� la duda de…�y no podr�a yo haber llegado a socio?

  2. El chaval hizo estupendamente. No hay porque seguir los canones de otras personas. Si �l no estaba a gusto y no ve�a perspectivas de mejorar, ha sido coherente.
    En las empresas de servicios profesionales est� bajando “peligrosamente” el tiempo de permanencia en la empresa. Antes nos ibamos siendo senior 2 o senior 3, y ahora es habitual que la gente ni quiera llegar a senior. Prefieren “menos carrera” a cambio de calidad de vida, lo cual me parece la mar de l�gico.
    Que reflexionen los socios. O que no lo hagan. All� ellos.

  3. Aqu� se juntan muchas cosas:
    – Por un lado la consultor�a como profesi�n cada vez es menos interesante para los reci�n licenciados. En parte porqu� los sueldos en consultor�a no se han movido desde ni se sabe cuando. (El sueldo por categor�a, lo que s� se mueve es una persona de categor�a). Es por ello que un reci�n licenciado no encuentra ning�n aliciente econ�mico inmediato en la consultor�a, si bien hace a�os se pod�a ganar m�s dinero desde el principio en servicios que en cliente, ahora no es as�. Para poder ver las ventajas del sector tendr�a que pensar a medio (sueldo posterior)-largo plazo (carrera profesional) y eso hoy en d�a no se lleva.
    – Por otro lado un gran problema del sector son las expectativas creadas en la contrataci�n. Deber�an ser m�s sinceros con los candidatos, he visto montones de personas que al a�o o 2 a�os abandonan el sector desencantados, con un sentimiento de haber sido enga�ados. Esta pol�tica de contrataci�n no es sino UNA M�QUINA DE GENERAR FRUSTRACI�N. Porqu� se le dice a un aspirante que va a hacer consultor�a de procesos y negocio sabiendo que se le va a enviar a sistemas! qu� pretenden con eso! antes funcionaba porqu� por muy poco que le gustasen los sistemas, el dinero los ataba, pero ahora no es as�. Por qu� todav�a siguen igual?
    – Cuando hablas de la incomprensi�n de gran jefe me viene dos ideas a la cabeza:
    1. Gran jefe, despu�s de tanto tiempo en el gremio, no toca con los pies en el suelo, no es capaz de entender la vida fuera ni de como alguien puede querer salir. Ha perdido el sentido de la realidad. Simplemente, no es capaz de pensar como si estuviera sentado al otro lado de la mesa.
    2. Gran jefe no tiene informaci�n. Cuando alguien habla con gran jefe, todo es actitud positiva, en el entorno actual, cualquier otro planteamiento significa tacharse a uno mismo de ‘quemado’. Es por ello que planteamientos de ‘Estoy hasta los cojones de…’, ‘Es lamentable que…’, ‘…quien co�o ha hecho gerente a este…’, ‘Es inaceptable…’, ‘…como es posible que…’ no se puedan plantear delante de gran jefe. Y esto no hace sino alimentar al punto 1 y hacerle perder de vista la realidad.

Deja un comentario