Entusiasmo

Pilar Cambra escribe uno de los blogs de Expansi�n. Me gusta m�s cuanto menos se enreda con la pol�tica, porque suele presentar una visi�n bastante l�cida de las organizaciones y las empresas. No digo que su visi�n pol�tica sea menos l�cida, pero me interesa bastante menos.

El caso es que el otro d�a hac�a una reflexi�n sobre los nuevos proyectos y de qu� depende su �xito, y todo se resume en una palabra: entusiasmo. Las planificaciones, los recursos, las presentaciones… todo eso son cosas importantes, sin duda. Pero lo clave, lo que determina el �xito del mismo, lo que es necesario y casi suficiente… es ese entusiasmo entre las personas que tengan que estar involucradas en �l.

Entusiasmo. Lo echo de menos demasiados d�as.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

0 comentarios en “Entusiasmo

  1. Yo tambi�n lo echo de menos muchas veces, y creo que parte del problema es que es de las pocas cosas que no puedes comprar con dinero.

  2. S�, entusiasmo,y la que lo sustenta: Pasi�n, que es el motor que nos impulsa y se sobrepone a las dificultades.
    Hace falta esa componente emocional para tirar adelante.

  3. Efectivamente consultor…
    Yo le dar�a una vuelta de tuerca m�s al comentario y me har�a una pregunta… �c�mo puedo conseguir, promover, generar… entusiasmo en la organizaci�n?
    Pues creando una visi�n y hacer que �sta sea compartida por todos. Los anglo-parlantes lo resumen muy bien: “sharing a vision”. En mi opini�n, esa es la esencia del management. Claro… que para crear esa visi�n hacen falta dos cosas: coherencia y credibilidad

  4. Si, entusiasmo y pasi�n. Jelopez, es cierto que hay que divulgar ese entusiasmo y esa pasi�n en las organizaciones… pero para ello, se lo tiene que creer uno mismo!! Si no, todo es superficial y vac�o.

    Galufante, de acuerdo: muchas veces nos quejamos de que “nos falta entusiasmo” pero aqu� seguimos, atados a las mismas cosas que nos acogotan. �Y si los m�ximos responsables de la falta de entusiasmo fu�semos nosotros mismos, por incoherentes?

  5. En lo que me ata�e personalmente, puedo ser el responsable de la parte que me toca…Pero no me hagas comulgar con ruedas de molino���

    Agur.

  6. Yo tambi�n le doy una gran importancia. En un sistema de valores que he descrito para la Administraci�n electr�nica, he colado el entusiasmo dentro de un concepto m�s amplio al que he llamado intensidad.

    Lo he emparejado con otro concepto, el de iron�a, que me parece necesario para corregir los escesos pasionales del entusiasmo.

Deja un comentario