El reparto de despachos

Hace unos meses hac�a una descripci�n, m�s o menos fidedigna, de lo que suele ser la carrera de un consultor (en determinado tipo de firmas – solo con decir “firma” creo que ya es un indicativo) traducida a la evoluci�n de los despachos. De staff/pradera, a sitio permanente, a despacho compartido, despacho individual… hasta alcanzar el despacho de la esquina.

En las pr�ximas semanas, sufriremos (s�, s�, sufriremos: ya hablar� al respecto otro d�a) una mudanza. Una nueva planta, con una nueva disposici�n del espacio. Nuevos puestos de trabajo, y un reparto por hacer.

Y ah� viene el absurdo. Resulta que es una planta en la esquina de un edificio. Con ventanas en dos de los laterales, de las que se aprovechan unos cuantos despachos (l�gicamente, el de la esquina es para el jefe), y luego m�s puestos “interiores”. �Y qu� ocurre? Pues que, a pesar de quedar despachos “nobles” (con ventana) sin ocupar (y sin perspectivas de que eso vaya a ocurrir), al grueso del grupo se le va a a “hacinar” (es una exageraci�n; los puestos no est�n demasiado mal) en los puestos interiores, con menos luz y menos intimidad. �Por qu�? Por una cuesti�n de categor�a: si no tienes la categor�a “X”, no puedes ocupar despacho. Aunque ese despacho se vaya a quedar muerto de la risa, y t� te dejes los ojos sin luz natural.

Son este tipo de cosas absurdas y pol�ticas sin sentido (o, mejor dicho, aplicaci�n descerebrada de unas pol�ticas que pueden ser razonables) las que me hacen rebotarme contra el mundo corporativo y sus tonter�as.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

0 comentarios en “El reparto de despachos

  1. No sabes como te comprendo…Todas esas horas sentado en la pradera, con el port�til enganchado a la tabla que separa las mesas, con la ventanita que da al patio interior, las llamadas telef�nicas que son escuchadas por unas 20 personas a la vez…se hacen muy largas.
    Nunca tendr� el despacho de la esquina. No aguantare tanto. No es mi objetivo profesional.
    Un saludo.

  2. AHHHH, que buenos recuerdos…Las praderas con sus portatiles de la firma…

    Veo que las cosas no cambian. Lo cachondo del asunto es que las praderas tienen su lugar en este mundo, su porque.

    El porque de su existencia es muy sibilino y muy jodido. Si la gente no tiene un sitio fijo y comodo para trabajar se consiguen un monton de cosas.

    La mas imortante es que no forma una vinculacion con “su” espacio fisico de trabajo. Le rompes de cuajo su zona o espacio fisico de confort.

    Por lo tanto es mas complicado que tenga la tentacion de archivar algo para el dia siguiente (pufff, esto pa’ ma�ana…)

    Cuando alguien se sienta con su portatil en el primer sitio libre, procura terminar el trabajo rapidito, para terminar y largarse (le estan metiendo la eficiencia con calzador), ya que tiene que dejar el espacio libre para el que viene detras o al dia siguiente…

    Hay todavia mas cosas que se pueden conseguir de esta guisa, que seguro se os estan ocurriendo.

    Saludos
    A.

  3. Tantos esquemas y reglas son los que pronto me sacaron de quicio. La cultura corporativa es algo que nunca entender� ni compartir� porque aliena a las personas.

    Y lo m�s curioso es que esos despachos deber�n quedarse vacios porque sino esa cultura clasista y jerarquica se resquebrajar�a.

  4. Yo sin estar de acuerdo con esta decisi�n puedo verle la parte razonable. Por ejemplo, �a qui�n de todos los que est�n en la pradera se le dar�a el privilegio de ocupar un mejor despacho?, �no cree�s que esto puede crear redecillas y rumores del tipo “se lo han dado a eso porque …”, “pues yo llevo m�s tiempo en la empresa!!!”, “pues para lo que trabaja ese…”? En fin, que lo mismo que hay tablas salariales para que nadie se crea m�s que nadie pues lo sitios a ocupar me parecen dentro de ese razonamiento.

  5. Pues eso tiene f�cil soluci�n trex, que los mismos trabajadores decidan qui�n debe ocupar los despachos. Seguro que al final la decisi�n consensuada es justa y aceptada por todos.

  6. Felix, esa soluci�n parece f�cil de aplicar pero sigo pensando que pueden surgir suspicacias. Aunque se acepte el resultado habr� a quien no le parezca bien, simplemente porque no le parezca bien que lo decidan los empleados, hay quien se cree con derechos adquiridos. Ahora han sido los despachos, pero luego puede ser repartir ordenadores nuevos, plazas de parking… y entonces que se har�, que los empleados decidan siempre?
    No nos enga�emos la gente es muy ego�sta, al menos as� la culpa la tienen los jefes que tienen la culpa de todo y contra los que no se les puede hacer nada.

  7. Los despachos son de esas cosas que pueden hacer salir lo peor de cada persona… cuando se trata de luchar por ellos.

    Todo el mundo comenta lo bueno de no estar en el despacho, que en el esquema de empresa actual es mejor que todos a la pradera, que no son el objetivo profesional… Y entonces se pone un despacho a tiro y los cuchillos se desenfundan. He vivido situaciones que rozan lo absurdo donde las personas se convert�an en luchadores capaz de verter sangre por ostentar un despacho. Quiz�s, en esas circunstancias, con una cultura laboral as� de enferma, est� bien el establecer bien claro y de manera formal qui�n tiene y qui�n no qu� tipo de despacho y cu�ndo.

Deja un comentario