El peso de la marca

Durante mi trayectoria profesional, siempre he trabajado para consultoras “con marca”. Consultoras grandes, reconocidas y con prestigio (bueno, hasta que dejan de tenerlo… pero esa es otra historia).

Una marca de este tipo aporta indudables ventajas: por un lado, te abre puertas con mucha m�s facilidad que si vas como “Pepito P�rez Consulting”. Esto es algo que se refuerza, adem�s, por el tama�o que suelen tener y por la capilaridad entre clientes (el boca a oreja suele funcionar). Adem�s, solo por el hecho de ir bajo esa marca, tu misma persona es “bendecida” con los valores que se le atribuyen a tu marca: rigor, seriedad, experiencia, conocimientos…

Pero es un arma de doble filo. Porque, a la vez que te facilita algunas cosas, tambi�n te restringe otras. Una marca fuerte es una sombra que pende sobre t�, y que te hace ser en ocasiones m�s prudente de lo necesario. Antes de decir algo, te planteas si encaja con lo que dir�a un consultor de esa marca. Antes de actuar, te planteas si encaja con los valores de la marca. Antes de vestirte, de relacionarte, de… la marca est� ah�, como tu sombra.

Cuando la gente habla de cultura empresarial y parece que son p�jaros y flores, a mi me entran ganas de recomendarles que se pasen un tiempo por una de estas compa��as de cultura (personalizada en la marca) fuerte. Ver�n si es una realidad o una entelequia.

Y hay veces que esa cultura y esa marca pesan como losas. As� que, para alguien que como ya he dicho siempre se ha movido en esos entornos, es un soplo de aire fresco imaginar siquiera como tiene que ser la vida sin tener que ser fiel a una marca. Julen nos da una idea. Suena muy bien.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “El peso de la marca

  1. Yo estaba en una de las consultoras “de marca”. Y veo muchos m�s aspectos positivos que negativos. Incluso a la hora de dejarlo, esa marca en tu curriculum vale mucho.

    Respecto a la cultura de empresa y las cosas “que te planteas antes de decir o hacer”, cuando llevas unos cuantos a�os has interiorizado una parte de esos comportamientos y te salen “en autom�tico”. Lo que puede ser menos bueno es que, a veces, esos comportamientos tambi�n toman tu vida no-laboral

  2. Las peores consultoras con marca, son las consultoras secta, esas que quieren que la empresa te salga por los poros y que te lavan el cerebro. No quiero dar nombres.

    El unico producto que tenemos somos nosotros mismos, cada uno tiene que ver si es bueno para su producto el trabajar en segun que sitios y proyectos.

    Los proyectos los hacen personas, no empresas. Cada empresa es la suma de su capital humano.

    A mi me parece que intentando dar una imagen de marca pierden la “diversidad”.

    No todo el mundo es igual ni todo el mundo sirve para todo.

    Se comenten muchos errores por no tener diferentes puntos de vista o simplemente por creerse superiores por formar (haber formado) parte de una consultora con marca.

    No hay una verdad absoluta y si la hay porque la voy a tener yo.

  3. Antes de empezar, lo digo claro: perd�n por el ladrillo. Mi opini�n no tiene por qu� ser con la que est�is de acuerdo. Es s�lo parte mi experiencia.
    Mi primera reflexi�n tiene que ver con la trayectoria profesional de cada cual. Hay que buscar los ?momentos? para cada cosa. Una superconsultota puede interesar como primer paso; no hay m�s curro y tu red social llega hasta donde llega. Para tomar unos tragos est� bien, para pillar proyectos chulos no tanto.
    La superempresa de consultor�a (que luego no lo es tanto) tiene su organizaci�n piramidal. Dime de que presumes y te dir� de qu� careces: primero eres becario/a, luego contrato basura A, luego contrato basura B, luego junior D, luego junior C, luego B? y as� hasta que alguien te dice que eres consultor/a. Entonces, seguramente, est�s en la mejor de las situaciones para saludar con amabilidad, esbozar una sonrisa en los labios, verbalizar lo mucho que has aprendido y cu�nto agradeces los bienes recibidos? y pirarte.
    Pero? pero? hay un problema. �Qui�nes pueden ser tus clientes? Los mismos de esta tu santa empresa de consultor�a. As� que debes ser consciente de que podr�as ser sometido/a a juicio sumar�simo y acabar lapidado/a por sutiles comentarios de desprestigio.
    As� que un camino m�s l�gico es salir a una empresa cliente. Luego ya habr� tiempo de ver en qu� medida encuentras o no satisfacci�n. El tiempo es el olvido y pasado un plazo prudencial podr�s volver a retomar relaci�n con tus antiguos clientes.
    Sobre las empresas potentes de consultor�a, si decides trabajar por tu cuenta, ten en cuenta que dispondr�s al menos de estas enormes ventajas:
    1. S�lo tendr�s reuniones con el cliente (y contigo mismo en momentos de reflexi�n personal).
    2. Tu tarifa, con una estructura de costes mucho m�s competitiva, puede tumbar a cualquier competidor.
    3. Dejas de mentir en la asignaci�n de horas del control de proyectos? porque ya no llevas control de proyectos.
    4. Empiezas a encontrar gente como t�, la mar de maja y con la que sintonizas sin que te den la vara; o sea construyes relaciones P2P y entiendes por fin lo de win-win (ya iba siendo hora).
    En fin, voy a dejar de meteros la matraka, porque esta diarrea mental me va a llevar por mal camino. Y encima es Navidad. Otro d�a sigo.

Deja un comentario