Poltergeist en la oficina: el cargador ha vuelto

El otro d�a comentaba la desaparici�n de mi cargador de m�vil. Dentro de lo frustrante, no era tan inexplicable: alguien lo ha visto y lo ha cogido, punto final.

Lo coment� a todo el grupo por mail, por si acaso alguien lo hubiese cogido por necesidad, pero nadie dijo nada, as� que ya lo daba por “robado”. De hecho, alguien m�s coment� que echaba en falta una calculadora o no s� qu�.

Lo raro, raro, raro ha sido esta ma�ana, cuando he venido a la oficina: ah� estaba el cargador, enchufado en la toma de enchufes, tal y como yo lo dej�. Sin una nota ni nada. Simplemente ah�, como si todo me lo hubiera so�ado.

Y resulta que el de la calculadora tambi�n la tiene encima de la mesa.

�Ladr�n arrepentido? �Usuario despistado? �Poltergeists? Yo ya no doy cr�dito.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

0 comentarios en “Poltergeist en la oficina: el cargador ha vuelto

  1. S�, fui yo. Perdona que yo tambi�n no salga de mi anonimato. Fue un despiste que no me atrev� a reconocer en p�blico.
    Tienes pinta de ser buena persona, pero uno ha visto cada cosa por ah�… que yo no se atreve a ser sincero.

  2. o eso o es q el resto de compa�eros han hecho una colecta y te han comprao un cargador pa q dejes de dar el co�azo :)

  3. Deber�ais pensar en las posibilidades de que los objetos den saltos espaciotemporales, que una vez probado, ya no ser�a tan extra�o aquello de �ande coj… puse yo las doce presentaciones encuadernadas? o �c�mo ha desaparecido la propuesta si estoy s�lo en la oficina, son las doce y media de la noche, y s�lo me he ido a hacer un pis? Un mundo nuevo que se abre a nosotros, estilo transcomunicaci�n instrumental, que yo he sufrido en mi port�til en momentos de esos en los que llevas doce horas intentando validar un dise�o funcional.

Deja un comentario