Despedirse a la francesa

“Despedirse a la francesa” es una expresi�n que tiene, seg�n encuentro explicado en esta web, este origen:

“Durante el siglo XVIII hab�a entre las personas de la alta sociedad francesa una moda que consist�a en retirarse de un lugar en el que se estaba realizando una reuni�n o velada, sin despedirse, sin siquiera saludar a los anfitriones. Lleg� a tal punto este h�bito, que era considerado un rasgo de mala educaci�n saludar en el momento de la partida. No se objetaba, por ejemplo, que la persona mirase el reloj para dar a entender las circunstancias por las que ella deb�a retirarse, pero de ninguna manera se ve�a con buenos ojos que el asistente saludase antes de ausentarse. Esta costumbre, en Francia dio origen al dicho sans adieu (sin adi�s), que el lenguaje coloquial espa�ol acu�� en la forma “despedirse a la francesa”, pero en este caso como equivalente de reprobaci�n del comportamiento de alguien que, sin despedida ni saludo alguno, se retira de una reuni�n.” (Profesor Esteban Gim�nez)

Lamentablemente, mucha gente sigue manteniendo este comportamiento. Pienso en antiguos compa�eros, o compa�eros actuales… gente con la que, sin tener una relaci�n �ntima, si has tenido contacto cordial y m�s o menos frecuente: un mail por all�, una llamada por all�… de repente, mandas un mail y te lo devuelven porque el usuario ya no existe. El tipo ha cambiado de trabajo y ni lo ha dicho.

Hoy por hoy, con lo f�cil y sencillo que es mandar un “mail a todos mis contactos” en el que diga, simplemente, “a partir de hoy mi mail es �ste, un saludo”, el no hacerlo me parece una falta de educaci�n. Y no solo eso, tambi�n de una miop�a galopante. Evidentemente, habr� quien piense que yo no merezco la pena como “contacto a mantener”. Pero es que yo pienso que todo el mundo merece la pena como “contacto a mantener”. El mundo y la vida dan muchas vueltas, y no sabes con qui�n, y en qu� condiciones, te vas a encontrar en el futuro. As� que no cuesta nada quedar bien.

Yo tengo claro que, si en el futuro me vuelvo a encontrar con alguno de esos que se han “despedido a la francesa”, mi relaci�n con ellos no va a ser, por defecto, cordial ni mi predisposici�n a hacerles un favor, por defecto, tampoco va a ser muy elevada. Todo depender�, �nicamente, de lo que me interese a mi en ese momento.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

7 comentarios en “Despedirse a la francesa

  1. En los tiempos de la burbuja, cuando cada semana se desped�an 50 consultores y una docena de gerentes, en algunas compa��as se prohibieron los correos de despedida, limitando el n�mero de destinatarios de los mismos…incluso el departamento de IT los eliminaba de los servidores una vez detectados.

    A lo mejor no toda la culpa es del que se va.

    En lo que tienes toda la raz�n es que hay que tener la educaci�n (y, si hay trabas, los medios) para despedirte. El mundo es un pa�uelo, y nunca sabes donde vas a volver a encontrarte.

  2. Yo me he ido de alg�n sitio despidiendome de manera normal. Pero luego he perdido todo el contacto…. hasta que a los cuatro a�os me he vuelto a encontrar con alguno. La situaci�n no era tensa, pero tampoco cordial (y nos llev�bamos muy bien antes).

    No, si al final va a ser que el roce hace el cari�o:)

    De todas maneras, que un consultor no sea capaz de exportar sus contactos del correo corporativo me parece terrible. Siempre hay que tener una copia en alg�n lado. Al fin y al cabo son tus contactos.

  3. Perdonad que haga de abogado del Diablo, precisamente yo, que ando persiguiendo a uno que se me ha ido sin decir adi�s, y que no me contesta ni al tel�fono, pero, a veces, las despedidas ?a la francesa?, tienen algo detr�s que no es f�cil: un sentimiento de humillaci�n, o de l�stima, o de pudor, o tal vez, sean pura desidia, no s�, pero hay que perdonar.
    Eso no implica que no tengamos derecho a sentirnos dolidos – a juzgar por el post, adivino que alguno se ha marchado dejando una de esas punzadas que s�lo da la ausencia -, a lo peor, a veces, nos enga�amos, y creemos ver algo que no estuvo nunca ah�. �Es la magia corporativa otra vez? �No ser� que no somos un recurso para la empresa solamente, sino que tambi�n lo somos para los dem�s recursos, y el tratamiento cordial es tan parte del uniforme como la corbata?
    No tengo respuestas. Lo siento, las estoy pasando canutas, por listillo. Un d�a dejo una nota en la nevera, o me despido a la francesa de mi vida…

  4. S�, s�, conozco esas despedidas “fantasma”, Rafa… pero no, no se trata de eso.

    Tampoco es algo concreto que me haya pasado recientemente. Simplemente, es una constataci�n que hago a lo largo de los a�os: hay gente a la que le da igual “mantener el contacto”.

    Ojo, no me confundo, no veo “amigos” donde solo hay “compa�eros de trabajo”. Pero es que creo que no est� de m�s mantener buenas relaciones con los “compa�eros de trabajo”…

    Que es evidente que el tiempo hace estragos, y m�s en las relaciones m�s “superficiales”. Pero oye, un correillo de “qu� tal est�s, qu� tal va todo” de vez en cuando no hace da�o a nadie.

    �Perdonar, Jaime? Por supuesto. Si no lo tomo como una ofensa personal. Pero si alguien se marcha sin darme sus nuevos datos de contacto, sobre todo ahora que la tecnolog�a lo facilita tanto, entiendo que no quiere saber nada conmigo. As� que luego, si la vida nos vuelve a cruzar, me siento en total libertad para enfocar las cosas como yo quiera: si me interesa, dar� besos y abrazos. Y si no me interesa, me cruzar� de acera sin sentirme culpable

  5. Excelente post, justo me voy a cambiar de empresa y buscaba algo que me ayudara a redactar mi mail de despedida, aunque tambi�n escribo en un blog, la verdad no ha sido sencillo para m� “inspirarme” para redacatar mi renuncia y mucho menos para mi mail de despedida…

    Saludos

  6. yo habia escuchado que la despedida a la francesa vino a cuento de que habian dos grandes musicos, pero uno de ellos mas obstinado que el otro decidio que podian demostrar quien era mejor, asi se dispuso pero en cuanto el obstinado musico escucho a su contrincante, se fue sin despedirse este era frances asi que; puede ser debido a este suceso que se llame despedida a la francesa??

Deja un comentario