Rasgo de D�ficit de Atenci�

Leo en Harvard Deusto Business Review un art�culo del psiquiatra Eward M. Halowell sobre el “rasgo de d�ficit de atenci�n”, o ADT. El autor lo diferencia del transtorno de d�ficit de antenci�n o ADD (enfermedad vinculada a disfunci�n cerebral que requiere de tratamiento), aunque tienen caracter�sticas comunes. Y afirma que es nuestro modo de vida actual, lleno de est�mulos y de decisiones, de presi�n y de velocidad, el que lo causa.

Los s�ntomas m�s relevantes (a ver, hipocondriacos del mundo, preparados) ser�an cierta tendencia a la distracci�n, desasosiego interno e impaciencia. Alguien que padezca ADT suele presentar dificulatades para organizarse, establecer prioridades y administrar su tiempo… lo cual, enfrentado al volumen de tareas diario, degenera en un comportamiento autoritario, brusco, apresurado, falto de sentido del humor…

�Alguien se reconoce? Debo confesar que yo un poco, sobre todo en la parte de la distracci�n, el desasosiego, la impaciencia… bueno, si me pongo a mirar, en casi todo.

Por lo que parece, la explicaci�n fisiol�gica de este trastorno viene derivada de que el exceso de est�mulos externos y demandas laborales provocan “miedo” (como si nos enfrent�semos a un animal salvaje), y ese miedo hace que la parte del cerebro que regula las acciones de superviviencia y las emociones b�sicas tome el mando, anulando en gran medida la parte del cerebro que regula el “funcionamiento ejecutivo”: toma de decisiones, planificaci�n, organizaci�n y an�lisis de informaci�n, priorizaci�n, gesti�n del tiempo, etc. Este “modo de supervivencia” que da respuesta al miedo, de gran utilidad cuando existe una amenaza f�sica y real, se convierte en un obst�culo cuando la amenaza es m�s “virtual”.

As�, cuando m�s lo necesitamos (cuando tenemos que responder a m�ltiples requerimientos), nuestro cerebro se bloquea e impide que funcione la parte que nos permitir�a hacer frente a ello. Nos convertimos as� en un tenista que ante la avalancha de golpes del contrario, lejos de poner sus mejores caracter�sticas para responder, se limita a devolver pelotas como buenamente puede. L�gicamente, as� es imposible ganar…

El art�culo menciona algunas estrategias para manejar el ADT desde este punto de vista fisiol�gico: fomentar las emociones y comportamientos positivos en el entorno de trabajo (una forma de reducir el miedo y por lo tanto alejar el peligro de que la parte “b�sica” del cerebro se ponga al mando), cuidar f�sicamente el cerebro (una buena dieta, un descanso adecuado, ejercicio que libere sustancias beneficiosas para �l) y una cierta disciplina en las costumbres laborales que eviten que los est�mulos y los requerimientos alcancen el nivel de “miedo”.

Mira que lo pienso veces: al fin y al cabo, somos unos pobres animalitos que nos exigimos demasiado.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Rasgo de D�ficit de Atenci�

  1. Hace un tiempo le� un art�culo sobre el mismo tema en Harvard Business Review. No s� si ser� el mismo traducido (de todas formas, si te interesa lo busco, que lo tengo en PDF y te lo mando).

    Cuando lo le� me sent� bastante identificado, sobre todo en una de las cosas que dec�a: cuando la gente que lo tiene se enfrenta a una �nica tarea, que adem�s le abrurre, su rendimiento baja hasta m�nimos, sin embargo cuando tiene muchas cosas que hacer y son interesantes rinde por encima del 100%. Adem�s pon�a alg�n ejemplo de un ejecutivo de una l�nea aerea que lo ten�a.
    Igual no es el mismo, porque chocha un poco con lo de las pelotas de tenis que cuentas… voy a buscarlo a ver si lo tengo por ah�…

  2. Efectivamente me siento identificado. Y yo pensaba que eran los primeros s�ntomas de Alzheimer y estaba aprendiendo a resignarme.

    A ver si resulta que lo que estoy es “acojonao”, mi am�gdala ha dado un golpe de estado y es mi cerebro de reptil el que est� al mando ah� arriba.

    Pues cas� que prefiero esta opci�n de la ADT a la del Alzehimer, aunque suene mal, parece reversible.

  3. Oscarm, es la eterna pregunta… �me corto las venas, o me las dejo largas?

    Gonzalo, puede que sea el mismo art�culo. Aparte que lo del tenis es “morcilla” m�a… el art�culo menciona que cuando se tiene el ADT (la enfermedad) no todo son rasgos negativos (falta de concentraci�n, etc.), tambi�n los hay positivos (tienes arranques de “genialidad”, momentos de concentraci�n y creatividad absolutamente fuera de lo normal, etc.).

Deja un comentario