A qué debemos dedicar nuestra energía

Dice Peter Drucker que “cuesta bastante más energía pasar de la incompetencia a la mediocridad que de la primera categoría a la excelencia”. Dicho en otras palabras, que no merece la pena esforzarse en mejorar en aquellas cosas en las que somos unos inútiles totales, sino que es mejor buscar cómo hacer mejor aquellas cosas en las que somos realmente buenos.

Todo esto es fantástico. El problema es saber en qué somos unos inútiles, y en qué somos buenos. Aunque yo creo que, quien más quien menos, tiene una opinión formada al respecto. Otra cosa es que dicha opinión sea agradable de escuchar, incluso para uno mismo. Porque todos tenemos muchos modelos mentales sobre “en qué debería ser bueno, y en qué no puedo ser un inútil”. Y si la respuesta a nuestro diagnóstico confronta con esos modelos mentales, nos cuesta mucho asumirlo.

El caso es que si logramos descubrir y asumir “en qué somos buenos”, queda mucho camino por delante: eliminar comportamientos que nos impiden dedicar tiempo a esas cosas, reforzar habilidades y conocimientos que nos permitan hacerlo mejor…

Un gran recorrido de crecimiento personal.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

7 comentarios en “A qué debemos dedicar nuestra energía

  1. Pues estoy de acuerdo con Drucker.
    � Por qu� no dedicar esfuerzos a aquello en lo que eres bueno ?

    El ejemplo es claro: yo mismo, aunque juegue aceptablemente al tenis, nunca llegar� a ser Rafa Nadal. Eso es una evidencia. ;-) Sin embargo, puedo desarrollar otro tipo de habilidades (capacidades o competencias) para las cuales est� m�s dotado, o simplemente que se me den mejor.

    �ltimamente estoy centrado en temas relacionados con la gesti�n de competencias, estilos de aprendizaje y gu�as de desarrollo, y creo que la conclusi�n es la misma a la que llega Drucker.

    La verdad es que soy “castigador” y castigado, porque a nivel interno lo empezamos a aplicar. Ya os contar� con qu� resultados.

  2. S�lo le veo una pega a esa teor�a. En ning�n momento encaja el hecho de que lo que te gusta hacer sea precisamente en lo que eres excelente. A mi me encanta cantar, jugar a futbol… cosas para las que soy negada pero le pongo empe�o porque me gustan. Y sin embargo soy buena para ciertas labores de mi trabajo pero me aburren much�simo. Ese comentario parece sacado de un libro de comunismo, dedicate a lo que eres bueno, deja atr�s tus inquietudes. Que hay de malo en esforzarse :P

  3. Saludos, de nuevo Consultor, y de nuevo felicidades por el blog, cada dia esta yendo un poquito mejor.

    Solamente me gustaria dar una nueva interpretacion de la afirmacion de Drucker: �No seria mejor tomarlo como “Esfu�rzate al principio, cuando eres nuevo las cosas cuestan, cuestan mucho, es necesario que entrenes, que practiques, estudies, medites… antes o despu�s alcanzar un grado medio en esa capacidad que aun tienes por desarrollar. Cuando lleges alli, el camino resultar� cada vez m�s f�cil”

    Es una interpretaci�n un poco m�s optimista, pero que se ajusta a la realidad consensuada: “Los comienzos son duros” y “Una vez que est�s en marcha, el camino es mas ligero”

    Saludos a todos

    Ever

  4. Gracias, Ever, por tu felicitaci�n. Tu interpretaci�n, ciertamente m�s optimista, no encaja en el contexto dibujado por Drucker en el art�culo de donde extraigo esa frase, que va m�s por donde yo digo: “ni te molestes en mejorar tu inutilidad, centrate en lo que eres bueno”.

    Evidentemente, todo el mundo tiene derecho a probar y a hacer lo que quiera, pero cuando ser� realmente efectivo es cuando construya sobre sus puntos fuertes, y no sobre su d�biles.

    Trex, el tema es que si cantas mal, por mucho que te esfuerces, nunca cantar�s bien. Nunca podr�s destacar en ese campo ni hacer de ello una fortaleza. Si acaso, con mucho mucho esfuerzo, llegar�s a ser mediocre. Y en el camino se generar� mucha frustraci�n al ver como a otros les resulta sencill�simo hacer lo que tu no puedes o, en el mejor de los casos, te cuesta horrores. Si es por hobby, bien, pero en un entorno profesional donde te tienes que ganar los dineros…

    Lo que dice Drucker, aplicado a tu caso, es que si se te dan bien determinadas cosas de tu trabajo pero notas que te aburres, tienes que esforzarte en encontrar qu� es lo que hace que te aburras y tratar de eliminarlo, para conseguir que eso que haces bien se construya en tu signo de identidad. Pero dejar tu trabajo por el mundo de la canci�n, estando negada, no es una soluci�

  5. A mi me parece que el consejo de Drucker es muy coherente con el sistema educativo y corporativo en EEUU: la superespecializaci�n.

    No importa que al finalizar el bachillerato los alumnos no sean capaces de identificar a Espa�a en Europa o de resolver ecuaciones con dos inc�gnitas. Ni siquiera importa que los primeros a�os de la carrera no estudies nada concreto (solo asignaturas sueltas)

    Lo que importa es que al final ser�s capaz de ser el mejor del mundo haci�ndo una �nica cosa.

    Adem�s es, a la vez, muy coherente con su sistema de valores supercompetitivo: hijo m�o, no te he criado para que disfrutes haciendo XXX, yo quiero que seas el mejor.

    Por otro lado, globalmente les va muy bien, e individualmente… no suelen quejarse.

  6. Si en el fondo estoy de acuerdo con el comentario. S�l quer�a hacer notar que hay que ponerlo en un contexto. Es igual de absurdo esforzarte en algo para lo que eres in�til como llegar a un nivel de genialidad en algo que no te hace feliz.

  7. Ultimamente he leido bastante sobre este tema y creo que puedo dar una respuesta.
    Lo que dice Drucker y otros autores es que siempre hay algo que puedes hacer mejor. Pero no se trata de querer ser futbolista o cantante sino de aprovechar lo que te gusta y aquello en lo que eres m�s habil en tu trabajo. Por ejemplo, no se trata de que te guste o seas bueno como contable sino que posiblemente lo eres porque te gusta el orden.
    Hay gente que detesta ser comercial y otros que no querr�an ser otra cosa pero la diferencia no est� en lo que ponga tu tarjeta de visita sino en lo que implica esa funci�n, es decir, relaciones personales, iniciativa, etc. Posiblemente hay aspectos menos agradables (para el comercial medio) como elaborar informes pero esto queda compensado por la satisfacci�n que consigues.

    Del cantante o el futbolista se podr�a decir lo mismo pero os lo dejo a vosotros o me va a salir un comentario infumable. Si alg�n d�a tenemos la oportunidad de quedar os lo contar� m�s despacio.

    Si quereis saber m�s os recomiendo algunos libros:

    Metas de Brian Tracy

    Flujo de Mihaly Csikszentmihalyi

    Primero, rompa todas las reglas y
    Ahora, descubra sus fortalezas ambos de Marcus Buckinghamn

    El trabajo ideal de Richard J. Leider

    A disfrutarlos

Deja un comentario