Poniendome el traje

Parafraseo el t�tulo del blog de Yabu para titular este post. Y es que, despu�s de 4 semanas sin cubrir mis rodillas ni mis codos, hoy ha tocado la vuelta a la realidad laboral y, por supuesto, al traje.

Los c�digos en el vestir var�an de empresa a empresa. Incluso recuerdo una, en plena efervescencia de las puntocom, que hac�an gala en su web de no llevar traje (con un signo de “prohibido corbatas”). Al final, en cada sitio hay un tipo de “uniforme”, m�s o menos formal, que obliga a todos a llevar algo similar so pena de ser mirado de arriba abajo.

En mi caso, y en toda mi trayectoria, he estado vinculado a empresas en las que el c�digo de vestir era muy clarito: traje completo. Nada de “chaqueta-pantal�n”, ni de “business casual” (salvo ocasiones autorizad�simas y contad�simas). Adem�s, dentro del traje completo, tirando a lo cl�sico: recuerdo dos ocasiones en las que compa�eros se atrevieron a vestir un traje digamos de dise�o atrevido, y fueron objeto de m�ltiples comentarios.

Las chicas tambi�n tienen lo suyo. Quiz�s es hasta m�s dif�cil, porque los l�mites de la formalidad o la informalidad est�n m�s difusos. Al menos, nosotros no tenemos m�s que abrir el armario, coger el traje (gris o azul), coger la camisa (blanca o azul) y una corbata sin estridencias. Para qu� pensar, a esas horas de la ma�ana!!

Pues eso, que hoy es el primer d�a de esta temporada.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Poniendome el traje

  1. En el departamento de informatica de mi empresa no obligan a llevar traje, de hecho el traje es un simbolo de “alto standing”. Que digo, “alto status”, no se en que estaria pensando.

    Incluso tengo un compa�ero que cuando le apetece viene en bermudas y zapatillas playeras. Y la verdad es que no le va tan mal.

  2. Cuando yo empec� a trabajar en una consultora, durante las 4 � 5 semanas del per�odo inicial de formaci�n (mes de julio), una persona de RRHH estaba en la puerta a la hora de nuestra llegada para ir haciendo algunas recomendaciones sobre el color de las chaquetas, los calcetines, los tirantes o mangas cortas a las chicas e incluso (no exagero, es cierto), “las colonias demasiado fuertes”…

    Supongo que estas cosas ya no pasan.

Deja un comentario