Chafúuuun!!!

En un programa de radio deportivo de la Cadena SER, una cadena de radio perteneciente al “poder f�ctico facilmente reconocible” (Aznar dixit, por el Grupo PRISA), hacen publicidad de distintos productos/servicios con un estilo que es, tambi�n, facilmente reconocible. De hecho, el periodista que los lidera (Pepe Domingo Casta�o) ha recibido un premio Ondas precisamente por este enfoque de la publicidad.

Uno de los apartados publicitarios se refiere a un balneario/ciudad de ocio del levante espa�ol. La cosa va mas o menos as�; el locutor dice “Es un lugar donde puedes llevar a tu familia y todos juntos hacer:” (y entonces, todos los presentes en el estudio gritan a coro, simulando el ruido del agua al sumergirse toda la familia) “CHAFUUUUN”.

Pues eso mismo, “Chaf�n”, es lo que estoy haciendo en estos mismos momentos. Sumergirme, de cabeza, en el charco en que se ha convertido mi trabajo en estos d�as de ausencia. Que quieras que no, uno desconecta un poco, y volver a conectar a toda prisa tiene sus inconvenientes!!! Pero ah� est�n compa�eros y clientes para evitar que tengas un “soft landing”.

As� que nada, de cabeza y “chaf�nnnnn!!!!!”



Desde 2004 comparto en este blog (¡ahora también en podcast y en youtube!) ideas, reflexiones y herramientas que te ayudan a tener una vida más efectiva y equilibrada. ¿Quieres saber más?

¡Empieza por aquí!

0 comentarios en “Chafúuuun!!!”

  1. Esto del chaf�uuun me recuerda a aquella frase que alguien dijo una vez de “el pez no sabe que est� en el agua hasta que le sacas de ella”

    Como el pez, vivimos sumergidos en nuestro mundo y rutina diarias. A veces nos sacan del agua, es decir, salimos de ese mundo y comprobamos que hay cosas diferentes, otras formas de vida, otros tipos de felicidad… A veces basta con salir a la calle a eso de las 6 de la tarde y ver como hay gente que pasea, que va de compras (cosa reservada habitualmente a los fines de semana, al menos en mi caso), que queda a charlar y tomar algo con un amigo….en definitiva, vida.

    Nosotros mientras tanto seguimos en nuestras aguas hasta que, alg�n d�a, alguien nos saque de ellas.

Deja un comentario