El Negro

Es una parte del trabajo, o sea, que paga algunas de las habichuelas que luego me como, pero… es triste ser “negro”.

Ojo, que nadie se confunda y quiera ver aqui un rollo racista. Nada de eso. Me refiero a “negro” como el que escribe cosas para que otros las usen como suyas…

Estos dos �ltimos d�as he vuelto a disfrutar de la experiencia. Te dan una documentaci�n de base (“yo no la he le�do todav�a, a ver qu� haces con ella”), te curras un documento, te lo revisan metiendo alg�n cambio menor… y adios a tu documento. En ning�n sitio aparecer� no ya tu nombre, sino ni siquiera el de tu propia empresa consultora. El documento ha sido, a todos los efectos, realizado por el cliente. De hecho, hoy he visto como abr�an las propiedades del Powerpoint para asegurarse que en el campo “Autor” no figurase nada sospechoso, incluso en el “Grabado por” tampoco. Que no quede el m�s m�nimo rastro de tu paso por all�…

Que ya digo que es parte del trabajo. Y que lo pagan. Pero es triste ver que tienes un “hijo” y que nada m�s parirlo otros se lo llevan, y que les llama “mam�” y “pap�” a ellos y no a ti… En fin, al menos me han dejado salir por la puerta principal y no por la de servicio disfrazado de fontanero.

Divago, lo s�. Esto de ser negro a destajo es lo que tiene.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

0 comentarios en “El Negro

  1. Bueno, en ocasiones, demasiadas ocasiones, a m� me lo piden directamente. Escribe esto as� que, como se lo voy a pasar a fulanito, tiene que parecer que tal y cual.

    Vamos, que te entran unas ganas de meter alguna burrada. De hecho, ni siquiera se lo leen antes de reenviarlo…

  2. Tampoco es para tanto. Ye he sido muy pero que muy negro, pero, t� lo has dicho, siempre lo entend� como parte del negocio. Confieso trabajar por dinero y no por la gloria. El reconocimiento profesional tambi�n se alcanza por esa v�a.

  3. Hombre, yo creo que el rastro siempre queda y si el trabajo es bueno y se quiere repetir en esa l�ena se puede encontrar al autor. El que lo ha presentado sabe a quien se lo ha encargado y quien se lo ha encargado sabe quien lo ha hecho, as� que si se tira de la madeja se puede salir del anonimato, pero claro eso s�lo pasar� en caso de ser MUY bueno el trabajo realizado. Y si es el caso de que alguien recibe las glorias por tu trabajo pasar�a lo mismo aunque tu trabajo estuviera firmado y entonces es otro tema.

  4. Hombre, a mi me pasa a diario, mi superior (que para colmo es mujer, sin �nimos descriminatorios)me pone a trabajar y cuando le entrego el informe o el proyecto lo adopta cual ni�o abandonado por sus padres y luego se de �l cuando es ya un hombre (o sea un proyecto en pleno desarrollo). Pero para eso nos pagan, eso creo…

  5. Bueno la verdad es que los responsables mediocres son aquellos que siempre encuentran un detalle que no les gusta en un documento aunque sea solo para sentirse �tiles parece que si no ponen algun “pero” a algo no puede dormir bien, al extremo esta actitud lleva a la posesi�n del informe como si fuera propio. Son personajillos que llevan hasta sus �ltimas consecuencias el lema : “La informaci�n es poder”.

  6. Mmm… yo tambi�n me he visto tentado a meter alguna burrada. Lo que pasa es que me costar�a el puesto…

    Lo de trabajar por dinero y no por gloria, pues yo tambi�n (creo), aunque el “mix” entre esas dos cosas depende de lo egoc�ntrico que se sea (y yo lo soy mucho).

    Es verdad que te pueden seguir el rastro y, al final, ser un “negro” muy reputado. Pero como digo, depende del nivel de egocentrismo que se tenga, eso basta o no.

    Mon, un jefe siempre tiene que “meter el l�piz”, es como el despacho: viene con el puesto. De hecho, tiendo a poner en mis documentos alg�n error “de bulto” para que se quede contento corrigi�ndolo y no me toque el resto…

    La verdad es que cuando te lo hace un cliente, pase. Pero que te lo hagan en tu propia empresa, tus compa�eros y/o jefes… eso s� que es ser ave de rapi�a!!

Deja un comentario