Inmigrantes, el reto que ya está aquí

Dec�a ayer El Mundo que, seg�n el INE, la cifra de inmigrantes en Espa�a alcanza el 8%. Hablamos de cifras seg�n el padr�n, lo que me hace pensar que el porcentaje real es a�n mayor.

Esta cifra, con ser importante, lo es a�n m�s si se contrasta con el 1% que supon�a la poblaci�n inmigrante hace 5 o 6 a�os.

Nos encontramos ante un fen�meno de una magnitud enorme, por su propia dimensi�n y por la velocidad de su crecimiento. �Estamos preparados?.

Seg�n esta cifra, casi 1 de cada 10 personas con las que nos relacionamos debe ser inmigrante, pero… �es 1 de cada 10 de nuestros amigos inmigrante? �es 1 de cada 10 de nuestros clientes inmigrante? �es 1 de cada 10 de nuestros compa�eros de trabajo inmigrante?. Me atrevo a pronosticar la respuesta: en la mayor�a de los casos, NO.

Es decir, que este crecimiento de la poblaci�n inmigrante se est� produciendo de forma estratificada en nuestra sociedad. Estamos creando una sociedad dual, que comparte un mismo espacio (a veces ni eso, basta ver los barrios-guetos que se est�n formando), pero nada m�s, y esto es potencialmente perjudicial para todos…

Hace tiempo trabaj� en temas de gesti�n de la diversidad. Como casi todas las modas consultoriles, este es un �mbito muy desarrollado en USA, y yo pronosticaba que nos quedaban, quiz�s, 25 o 30 a�os para estar en la misma situaci�n en la que ellos est�n ahora, por lo que muchas de las cosas que se comentaban all�, simplemente, no eran directamente aplicables.

Creo que me equivoqu�. El futuro est� m�s cerca de lo que pensaba…

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

0 comentarios en “Inmigrantes, el reto que ya está aquí

  1. Hola:
    Estoy de acuerdo con tu valoraci�n. Sin embargo me gustar�a matizar que la mayor�a de los inmigrantes actuales est�n aqu� intentando traer a sus familias o han venido a crearlas. Creo que para fomentar la integraci�n de culturas una piedra angular ser� la educaci�n. Si en las escuelas esta interrelaci�n se da como natural, la generaci�n que viene tendr� mucho andado respecto a nosotros que estamos llenos de t�picos y prejucios.

  2. S�lo una anotaci�n: ignoro la fecha de cierre de los datos del padr�n publicados. Coincido contigo en que subestima la cifra real, pero tampoco debe ser mala aproximaci�n si tenemos en cuenta que la �ltima macroregularizaci�n exige a todos llevar seis meses empadronados. Ignoro los detalles legales o reglamentarios del asunto, pero me he llevado una gran sorpresa al comprobar la cantidad de ‘sin papeles’ empadronados.

  3. Eduardo, comparto contigo la sorpresa. Si yo fuese un inmigrante sin papeles, lo �ltimo que se me habr�a ocurrido es ir a un ayuntamiento a decir “mire usted, me llamo fulanito y vivo en esta casa”.

    Supongo que hay conexi�n 0 entre el proceso de empadronamiento y cualquier otro �rgano de la administraci�n…

    Respecto al tema de la educaci�n, estoy de acuerdo con su importancia, pero… �hasta d�nde llegar� la situaci�n mientras esos escolares integrados llegan a la vida adulta? �dejaremos los padres que nuestros hijos se integren o trataremos de aislarlos de los diferentes?

  4. Pues yo soy mexicano, nacionalizado espa�ol, y he visto el cambio en los casi 8 a�os que llevo aqu�.

    Me gusta Espa�a, aunque a veces no la entiendo. Tan europea para unas cosas y tan provinciana en otras.

    He vivido en Alemania y Estados Unidos y puedo decir que Espa�a no es tan rica como estos dos pa�ses, pero la gente parece que es m�s feliz.

    Por ejemplo, no conozco a nadie que no se queje de su trabajo, pero much�sima gente sale a tomar copas con sus compa�eros.

    Volviendo al tema… Es normal que las primeras generaciones de inmigrantes ocupen posiciones de desventaja en la escala social. Tan s�lo hay que recordar que muchos de los espa�oles que emigraron a Am�rica eran pobres y ahora muchos son pr�speros hombres de negocios.

    El gran reto es lograr que las generaciones subsecuentes est�n en condiciones de subir socialmente, sino se formar�n ghetos y eso acarrear� problemas sociales en el medio plazo.

    Ese es el gran reto de Espa�a y creo que la gran cantidad de negocios de inmigrantes, algunos de ellos con ayudas oficiales, es un buen principio.

    El siguiente gran reto ser� la ciudadanizaci�n. �Qu� votaremos en 5 � 10 a�os vista? �Azul, rojo? El voto ser� determinante en algunas zonas de alta concentraci�n inmigrante, sobre todo a nivel municipal.

    Pronostico que en poco tiempo habr� pol�ticos de origen inmigrante como ya ha sucedido en Francia, Alemania u Holanda.

    Es un proceso largo y con accidentes previsibles, pero que ya no tiene vuelta atr�s.

  5. Estoy completamente de acuerdo en que la inmigraci�n ya est� aqu�, pero adem�s, no es que sea precisamente una moda pasajera. Est� aqu� y est� para quedarse. Creo que la palabra inmigrante tiene en la sociedad actual cierta connotaci�n negativa y cierto tufillo a racismo derivado, sin duda de un clasismo social al que inevitablemente nos ha llevado esta clase media acomodada en la que vivimos. Imagino que mucha gente que mira con reparo al chico negro del top manta no har� lo mismo con Michael Jordan por ejemplo. No es pues una cuesti�n de raza ni de color sino de clase social.

    La educaci�n es y ser� la base de la convivencia en el futuro. A ello ayudar� que desde peque�os los ni�os se van a ir acostumbrando a tratar con gente de otros pa�ses y razas (cosa que yo,al menos no tuve ocasi�n, eran otros tiempos). Pero en todo caso, debemos incentivar la mezcla de culturas, mientras se pueda, es decir, mientras haya diversidad de culturas en Espa�a. Pensemos que las generaciones de ni�os de padres extranjeros acabar�n siendo tan espa�oles como nosotros y adoptando nuestras mismas costumbres. Y es m�s, algunos de ellos, cada vez m�s, ya no trabajar�n en la construcci�n o en tareas que a nosotros (por nuestro concepto de la clase media acomodada) nos resultan cuando menos, inc�modas, sino que ser�n gente preparada, que optar� a cargos directivos como cualquier otro, o gente emprendedora capaz de crear riqueza y empleo. Se habla de si Espa�a ser� capaz de absorber tanto inmigrante como un problema actual; yo creo que dejar� de ser un problema en la medida en que la gente que venga trabaje en empleos “legales”, capaces de generar a su vez riqueza y nuevos empleos y al final, de asegurar las prestaciones de jubilaci�n. �no dicen que la poblaci�n envejece y que peligran las pensiones? Pues tenemos el remedio en casa. Avvoltoio.

  6. Un par de puntualizaciones a lo que dices, avvoltio:

    – Clasismo: totalmente de acuerdo. El problema es que cuando una clase determinada comparte unos rasgos (ricos=blancos, pobres=latinos, por poner un ejemplo)es muy f�cil caer en el racismo.

    – Conocer otras culturas como base de la superaci�n: s�. Pero �qu� pasa si se forman guetos (los unos en unas zonas, los otros en otras)? No habr�a espacio para el intercambio, s�lo para el desconocimiento.

    – Que las segundas generaciones de inmigrantes vayan a ser “como nosotros”: creo que es un error. Todos cambiaremos. Ellos ser�n un poco m�s como nosotros, y nosotros un poco m�s como ellos. Eso en el mejor de los casos. En el peor, los guetos har�n que seamos diferentes y que no nos mezclemos.

    Anda que no queda debate…

  7. Estoy de acuerdo en el tema de los guetos. De hecho ya existen guetos y comunidades “aisladas” entre nosotros. Sin embargo y, aunque creo que esto ser� dif�cil de evitar en todos los casos, s� creo (y espero) que los ni�os actuales hijos de inmigrantes vayan siendo cada vez m�s “permisivos” y flexibles a otras influencias. Quiz� no en las segundas generaciones pero s� en posteriores. Si nos fijamos en USA, sigue existiendo Harlem, el Barrio Chino, etc, pero no es infrecuente ver a altos directivos de procedencia oriental (y plenamente estadounidenses) o de otras procedencias. Siempre habr� gente que se integre y otra que no.

    Me gustar�a de todas formas lanzar una cuesti�n relacionada con la inmigraci�n. �Alguien se ha parado a pensar en la inmigraci�n y el fen�meno de la deslocalizaci�n de empresas?�Significar� esto un efecto inverso a la inmigraci�n? No olvidemos que la gente va donde va el trabajo. �Verdad que no hace falta ser inmigrante para comprobarlo?

    Y otra m�s: �Qu� consecuencias trae la inmigraci�n en los pa�ses del Este? (Ausencia de mano de obra, envejecimiento de la poblaci�n, incapacidad de afrontar las pensiones de jubilaci�n, empobrecimiento de la econom�a de esos pa�ses, etc.)

    Esta es una cuesti�n cr�tica, y m�s ahora con la ampliaci�n de la UE.

Deja un comentario