Actores como trabajadores del conocimiento

En esta �poca de Oscars me ha dado por pensar en el gremio de los actores (y actrices, por lo de ser pol�ticamente correcto: �pero no lo voy a estar diciendo todo el rato!), y en c�mo representan el modelo esencial del trabajador del conocimiento…

Un actor invierte, �l mismo, en su formaci�n. No espera a que un tercero venga y le forme, es �l el que coge su petate y se va a Madrid, o a Nueva York, o a Londres… a tratar de aprender las claves de su oficio. Para ello hace el sacrificio que sea necesario, porque es consciente que sin esa formaci�n (y esos contactos, y esa experiencia…) no va a llegar a nada…

El actor es, adem�s, apasionado. Sin esa pasi�n es muy dif�cil, por no decir imposible, lograr el milagro de transformar un texto o un gui�n en una emoci�n. La t�cnica no vale, hace falta m�s.

Un actor no tiene “ideas” ni “productos” que registrar. Lo �nico que tiene es su capacidad de hacer algo �nico, que es transmitir emoci�n a trav�s de su personaje. Y eso lo tiene que hacer cada vez que se pone delante de una c�mara o sale a un escenario. A un actor de poco le valen sus “�xitos pasados”, m�s que como presuntos predictores de su rendimiento futuro. Pero tiene pocas, o ninguna, oportunidades de fallar. Por lo tanto, no puede nunca dormirse en los laureles…

Un actor es, en esencia, un mercenario. Hoy una pel�cula, ma�ana una obra de teatro alternativa, pasado un cameo en una serie de televisi�n. El actor basa su sustento en la b�squeda permanente de oportunidades y en el aprovechamiento de las mismas. Dif�cilmente establecer� relaciones a largo plazo con un director/productor, primero por la propia dificultad de cimentar dichas relaciones y segunda por la autolimitaci�n que supone para su talento y, por a�adidura, para su visibilidad externa.

Y es que un actor no puede encasillarse. Encasillarse significa dejar de innovar, dejar de aprender, dejar de buscar nuevas perspectivas, dejar de tener inquietudes. Si lo hace, su valor en el mercado caer� y ser� dif�cil recuperarlo.

Ser actor significa, casi por definici�n, vivir en un permanente alambre de equilibrista, con la conciencia de que todo lo hecho hasta un momento determinado no vale nada por s� mismo, y aun as� es la �nica manera de tener una oportunidad en el presente. Con la presi�n constante para seguir adelante, para mejorar, para innovar. Pero es que no hay alternativa, es eso o la obsolescencia y el olvido…

En esta era del conocimiento, donde el capital intelectual se pone (de m�s o menos boquilla, seg�n qui�nes) como el elemento fundamental del progreso, muchos nos vemos sometidos a la misma presi�n que el actor. Y como ellos, m�s nos vale buscarnos la vida si realmente queremos ganarnos la misma haciendo lo que m�s nos gusta. Solo manteniendo la curiosidad permanente, la inquietud por hacer cosas nuevas, la flexibilidad para aprovechar las oportunidades, la independencia para buscar nuevos territorios… podremos seguir transformando la realidad a golpe de ideas. Aunque eso implique inseguridad, riesgo o presi�n. Pero es que, para los trabajadores del conocimiento, no hay muchas alternativas.

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Actores como trabajadores del conocimiento

  1. Hola a todos:
    Que razon tienes. El que vive del conocimiento, siempre tiene que estar reciclandose y continuar activo, salvo que seas un profesor titular que pases de todo y te lo puedas permitir o actor espa�ol, que siempre puedes acabar en algun programa de la tele o con subvenciones.
    Saludos a todos.

  2. �Acaso no vive del conocimiento (concreto y de probada utilidad, por cierto) el mec�nico de un taller de autom�viles?
    Personalmente no me siento especialmente identificado con un actor (salvo cuando estoy en ‘misi�n comercial’). Estamos sometidos a un mercado (feroz, si quieres), igual que los actores, igual que muchos otros. Eso es todo.

  3. A mi me gusta tener que mantener la curiosidad permanente y todo lo que escribes en el �ltimo parrafo. De otra manera creo que me aburrir�a mucho. Estar siempre aprendiendo para mi es fundamental y disfruto mucho. Todo en la vida tiene un precio y en este caso es el riego, la presi�n. Pero creo que merece la pena.

    blc.glz

  4. Eduardo, no estoy de acuerdo. Un mec�nico (profesi�n que respeto mucho, l�gicamente) tiene un grado elevad�simo de procedimentaci�n: “viene coche, hago chequeo siguiendo el manual, desmonto la pieza que indica el manual con la llave que indica el manual”. No tiene que aportar creatividad, no tiene que reinventarse cada vez que arregla un coche, porque los coches son esencialmente los mismos a lo largo del tiempo, las herramientas tambi�n y los conocimientos a poner en pr�ctica tambi�n.

    Y luego hay un aspecto que creo que no he enfatizado suficiente en el art�culo, y es el car�cter “aut�nomo” del actor, cosa que considero vital para un buen trabajador del conocimiento.

  5. Quiz� cargu� algo las tintas, pero tambi�n hay ‘consultores procedimentales’. Me gusta la creatividad. De hecho es lo que me ha atado a este trabajo durante tantos a�os (y es posible ser ‘creativo’ en mayor o menor medida en casi todas partes). Pero coincido en que, (seg�n la especializaci�n) tenemos la suerte o desgracia de estar obligados a ser ‘creativos’ a todas horas.

  6. L�gicamente todo tiene sus matices. Yo (como cualquier otro), por muy creativo que me guste ser, hay trabajos que los hago “con el autom�tico”. Un actor puede, igualmente, automatizar un papel y repetirse en �l. Y, al contrario, un mec�nico puede ser creativo. O, como he le�do recientemente, una persona del servicio dom�stico puede tomarse su trabajo como un reto diario de creatividad para limpiar mejor en menos tiempo.

    Pero estaremos de acuerdo en que hay sectores/profesiones en la que el componente mec�nico es mayor y en otras menor. Y en que en algunas (entre las que creo que nos encontramos nosotros) la posibilidad de sobrevivir siendo fundamentalmente “mecanicista” es escasa…

Deja un comentario