Historias del Windsor

Acudo hoy m�s tarde de lo habitual a la cita con el Blog “gracias” al incendio del Windsor. Y es que, haciendo un simil con la loter�a de navidad, si bien no me ha tocado “el gordo” (no ha ardido mi despacho, gracias a dios) digamos que llevaba varios d�cimos del segundo premio…

Consecuencia, hoy ha sido un d�a extra�o de trabajo, sin sistemas, sin archivos, sin internet, sin correo… y sin noticias claras de cu�ndo podremos hacer uso de todo ello. Con lo cual, aventuro unos d�as de irregularidad en mi presencia aqui…

El incendio me ha afectado por esta v�a tan poco prosaica, pero tambi�n por la v�a sentimental. Y es que all� arriba pas�, hace unos a�os, una �poca estupenda de mi carrera profesional, tanto en el aspecto puramente laboral como en el personal. Hoy, cuando a mediod�a me he acercado a ver en directo los restos del gigante, no he podido evitar, al mirar como d�nde antes hab�a una planta en la que yo pas� tantas hora se hab�a convertido en un amasijo de hierros, que algo por aqui dentro se retorciese tambi�n un poquito…

La verdad es que el tema del incendio me va a dar juego en varios aspectos a lo largo de los pr�ximos d�as. As� que, despacito y con buena letra, ma�ana m�s!!

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Historias del Windsor

  1. Hola a todos:

    Ademas del incendio y de los gastos que conllevara su derrumbe, apenas estan hablando nada de los 10.000 empleados que quizas se queden sin trabajo y de la gente que han pasado por ahi, con mejores y peores recuerdos, pero parte de la vida de uno.
    Saludos a todos.

  2. Animo consultor “no tan an�nimo” Tiene que ser duro ver como desaparecen tus cosas y recuerdos de golpe. Mantennos informados de como van las cosas.

  3. Octavio: al paso que vamos, tardaremos m�s de una semana en tener un ritmo “normal” de trabajo. Si a “normal” le llamamos contar con email, acceso a internet, posibilidad de imprimir documentos… de lo dem�s (recuperar informaci�n antigua, datos sobre contabilidad, facturaci�n…) alguna semana m�s (si es que se consigue, tengo mis dudas).

    Wallenstein… no creo que nadie se vaya a quedar sin trabajo por esto (quiz�s el genio que decidi� hacer copias de seguridad y dejarlas en el mismo sitio que la fuente… o alg�n que otro blogger que cuente estas cosas en p�blico), si acaso la subida salarial de este a�o se ver� reducida sustancialmente. En cuanto a los recuerdos… esos se quedan con nosotros.

    Mis cosas, Rus, como dec�a en el post, no han ardido. Y mis recuerdos est�n conmigo. Es solo cierta sensaci�n de nostalgia…

Deja un comentario