Up or out

“Up or out” es el nombre de una pr�ctica, habitual en muchas firmas de consultor�a, que desde fuera puede ser vista como pol�mica. Se trata de la filosof�a consistente en que una persona, cada a�o se ve sometida a evaluaci�n, y no tiene m�s que dos opciones: o “ascender”, o ser invitado (de forma m�s o menos agresiva, en esto hay matices) a abandonar la empresa.

Es decir, que en las firmas donde existe esta filosof�a no hay posibilidad de “tomarse un respiro” en la carrera profesional, y alargar un estadio de la misma de forma indefinida. Uno no puede ser “consultor raso” por los siglos de los siglos. Se ve forzado a adquirir conocimientos y responsabilidades que le hagan pasar a niveles de “seniority” cada vez mayores… en clara competencia con sus compa�eros, ya que tras esta filosof�a se esconde la realidad de que no todos pueden pasar al escal�n superior. Es decir, alguien tiene que quedarse fuera.

Esta pr�ctica es habitualmente criticada desde fuera, y tambi�n desde dentro, del mundo de la consultor�a. Se ve como un elemento de “canibalismo” entre compa�eros, que fomenta los “codazos” por quedar bien situado, que somete a una presi�n importante a los trabajadores por cumplir objetivos y salir bien en la foto…

Sin embargo, desde mi experiencia, considero que esto no es en s� mismo malo. Es bueno para las firmas, que se aseguran con esta “poda” anual que los elementos menos eficaces (lo cual no quiere decir malos profesionales, ojo) salen de la empresa, dejando espacio a los m�s eficaces para que puedan crecer en responsabilidades y tambi�n en sueldo, y abriendo espacio adem�s a nuevas incorporaciones que nutran de savia fresca a la organizaci�n. Y es bueno para los profesionales: para los que se quedan, porque es la forma de ofrecerles una compensaci�n atractiva imposible de conseguir si hay “caf� para todos”. Y para los que se van, porque habitualmente se les ense�a la “tarjeta roja” en un momento de su carrera previo a que alcancen su “nivel de incompetencia” en el que iban, con mucha probabilidad, a sufrir en su trabajo.

S�lo con esta filosof�a es posible que las firmas contraten a cantidades importantes de “juniors” a los que ofrecen una primera oportunidad laboral y una experiencia relevante. S�lo con esta filosof�a es posible ofrecer a los que se quedan una carrera con “ascensos” cont�nuos, con un crecimiento profesional r�pido y una traducci�n econ�mica importante de ese crecimiento. S�lo con esta filosof�a es posible tener una organizaci�n razonable en t�rminos de pir�mide de experiencia, corta en los niveles de mayor responsabilidad y amplia en la base.

Lamentablemente, esta pr�ctica tambi�n ofrece momentos duros, como es el de elegir de entre tus colaboradores qui�n es “up” y qui�n es “out”. O como el de comunicar a los “out” que, a pesar de su trabajo muchas veces bueno y leal, se va a prescindir de sus servicios. Sin embargo, es el precio que hay que pagar para que el sistema funcione.

Y en eso no se enga�a a nadie: quien entra en estas firmas sabe a lo que se atiene…

También en

Raúl Hernández González

Soy Raúl, el autor desde 2004 de este blog sobre desarrollo personal y profesional. ¿Te ha resultado interesante el artículo? Explora una selección con lo mejor que he publicado en estos años.

¡Y si te suscribes podrás seguir recibiendo más reflexiones y herramientas útiles para ti!

También en

Latest posts by Raúl Hernández González (see all)

0 comentarios en “Up or out

  1. No est� mal (t� lo has dicho, no est� mal para las firmas). Y es verdad que nadie va enga�ado. Si henos de juzgar al “sistema”, estoy de acuerdo, funciona.
    Pero luego est� el juicio personal, el punto de vista del que se ve obligado a ser “up” o “out”. Y uno se pregunta, �es esta la vida que quiero?.
    Insisto, la respuesta a esta pregunta es exclusivamente personal. En uno de tus primeros posts considerabas imposible salirse de esto y montar tu propia peque�a empresa de consultor�a. Fue lo que yo hice, movido sobre todo por encontrar mayor calidad de vida (que es otra forma de ser ambicioso).
    Otra cosa es (y en esto ten�as raz�n en aquel post) que uno acaba sustituyendo unas presiones por otras. �ltimamente no corren buenos tiempos para mi empresa (los tuvo muy buenos durante a�os), pero sigo creyendo que (personalmente) hice bien.
    Ah! y codazos entre compa�eros hay en todas partes. Este sistema tiene la virtud de no esconderlos.

  2. Pues s�, seguro que es una respuesta exclusivamente personal. Y adem�s estoy seguro de que es una respuesta que oscila entre el “s�” y el “no” seg�n las �pocas, mezcl�ndose en distintas proporciones hasta que un d�a el “NO” se acaba imponiendo… y entonces ��s�lo hay que tener la valent�a de aceptarlo!!

    Lo que tambi�n tengo por seguro es que una decisi�n de la que uno no se arrepiente ni en los malos tiempos ha sido una buena decisi�

  3. Realmente debe ser duro llevar 10 a�os trabajando, que tengas un mal a�o y que te echen a la calle en una edad madura porque no has sido tan eficaz como otros compa�eros en ese per�odo.

    Lo malo de Darwin es que a veces pilla al que tropieza.

  4. Duro no, una putada en toda regla. Ahora, yo tengo una cosa clara: quien quiera una carrera profesional sin sobresaltos, que se haga funcionario con sus ventajas e inconvenientes. Lo que no se puede pretender es vivir como un funcionario (trabajo seguro para toda la vida) con las ventajas de no serlo…

  5. Lo que me ha costado localizar este comentario!!

    Para mi, las “ventajas de no serlo” son la posibilidad de desarrollo de la carrera profesional, la ausencia de restricciones a la movilidad, el salario, la discriminaci�n (que si hay uno malo a tu lado le echen, y no que se quede estropeando tu trabajo y tu ambiente), etc.

    Lo que no se puede es querer todo eso y adem�s estabilidad laboral hasta la jubilaci�n, ventajas sociales y de todo.

Deja un comentario