La Primitiva

A pesar de la m�ltiples leyendas urbanas sobre los ingresos de los socios, hay una certeza a la que todo consultor llega pasando no mucho tiempo desde que entra en su oficio: no nos vamos a hacer ricos trabajando.

Cont�nuamente trabajamos para empresas que manejan millones. Si son las grandes-grandes, su propia dimensi�n abruma. Y si son las peque�itas, te das cuenta de cu�nto empresario ha levantado (con su sudor y el de los dem�s, sin duda) un peque�o pero apa�ado imperio. En cualquier caso, manejan pasta. Una parte peque�a, muy peque�a, va a parar al consultor (empresa). De esa parte, una muy muy muy peque�a va a pasar al consultor (�persona?). Conclusi�n: en orden de pasta, el que m�s tiene es el empresario, luego el due�o de la consultora y por �ltimo el consultor.

Total, que una vez llegados a la conclusi�n de que este trabajo, por muy supermegachuliguays que nos pongamos a veces, no nos va a sacar de pobres, quedan dos opciones siempre recurrentes en este mundo. Tres, si se me apura:

a) “Voy a ponerme de freelance y as� me quedo yo con los beneficios que ahora se est� quedando mi socio”. Esta se suele descartar por falta de huevos (siempre es mejor el trabajo por cuenta ajena que por cuenta propia…)

b) “Voy a montar mi propio negocio con una idea buen�iiiiissssima que tengo”. Esta se suele descartar por la misma falta de huevos, adem�s de por falta de pasta (claro, si tuvi�ramos pasta no querr�amos esta opci�n, �verdad?) y que, generalmente, las ideas buen�iiisssimas dejan de serlo al ponerlas en pr�ctica…

c) La Primitiva. Esta no es que se descarte, pero es el pu�etero azar, que no se deja… aun as�, esta es la que verdaderamente te puede sacar del agujero, esos euros fresquitos, yumm…

Total, que hoy es jueves. Hoy he echado la Primitiva. ���Voy a ser yo!!!

Contenido relacionado:

  • No hay contenido relacionado

¿Qué vas a leer ahora?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *