Cómo diseñar un plan de autoaprendizaje eficaz

Incorpora las claves del aprendizaje eficaz a tus proyectos, y aprovecha al máximo tus esfuerzos

“Me siento más enfocado. Este plan de autoaprendizaje me ha revelado la importancia de tener objetivos, de fijar cómo voy a ejecutarlos y de revisar su realización”
angelbenito
Ángel Benito Rodero
normasdeinternet.com
“Me gusta porque ofrece un marco de trabajo sencillo. Plantea las cuestiones importantes que es necesario responder y los pasos clave a seguir a la hora de aprender algo nuevo”
juandasobrado
Juanda Sobrado Rubio
learninglegendario.com

Descarga gratis la guía “Cómo diseñar un plan de autoaprendizaje eficaz”, 100% práctica, con plantillas, instrucciones y 20 estrategias para aprender mejor. Al hacerlo, te unirás así a más de 400 personas que ya forman parte de la lista de distribución sobre Aprendizaje y Desarrollo Eficaz de Habilidades. ¿Necesitas más información?

Ésta es la historia de un knowmad…

Empecemos por lo fácil: me llamo Raúl Hernández González, y nací en Salamanca (España) en 1976.

A partir de aquí, todo se complica…

Siempre me ha costado reducirme a una serie de etiquetas. Creo que tienen una capacidad muy limitada de representar la realidad poliédrica, llena de matices y en permanente evolución de “quién eres”. Quizás, si te cuento mi historia…

Vida de un consultor

Tras una infancia normal, de chico de provincias y buen estudiante, hice Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Deusto en Bilbao. Eso me orientaba hacia el mundo de la empresa, y así fue como empezó mi carrera profesional: trabajando en consultoría para una multinacional norteamericana.

Aquellos años me permitieron conocer los rudimentos de una profesión muy interesante (la consultoría), pero también me pusieron en alerta de algunas cosas que no me gustaban: los usos y costumbres de la industria de la consultoría, las miserias y absurdos del mundo corporativo, unas perspectivas de futuro demasiado volcadas en una definición muy estrecha de “éxito”… y la creciente sensación de que aquello no era para mí.

Otro camino

Después de mucho rumiar, llegó un punto en el que decidí que tenía que tomar otro rumbo. Por aquel entonces había tomado contacto con el mundo de los blogs, y aquello me permitió descubrir que había una forma distinta de hacer las cosas: personas que enfocaban su vida y su trabajo de forma diferente, relaciones que surgían de forma natural, afinidades y complicidades que se iban forjando con el paso del tiempo… y oportunidades que emergían de todo ello. Inicié un camino distinto, aparentemente más incierto, pero que sentía que encajaba mucho mejor conmigo.

Soy un knowmad

Más de diez años después, no sin dudas y dificultades, sigo en ese camino. Aunque ya he dicho que rehuyo de etiquetas, me siento a gusto con el concepto de knowmad: un profesional independiente (en realidad, ínter-dependiente), con un conjunto amplio de habilidades y conocimientos, que me permite involucrarme en proyectos muy diversos. En este mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo creo que es difícil (y contraproducente, en realidad) autolimitarse, aunque a veces sea más difícil de vender.

A veces son proyectos más largos, a veces más cortos. A veces son más personales, y a veces más profesionales. A veces se traducen en trabajos pagados, y a veces son colaboraciones a beneficio de inventario. A veces se traducen en contratos laborales por cuenta ajena, a veces en prestación de servicios por cuenta propia…

Aprender a aprender

En los últimos tiempos he puesto foco en un proyecto llamado Skillopment, una iniciativa para promover el aprendizaje y el desarrollo eficaz de habilidades tanto a nivel individual como en el ámbito corporativo.

Creo que, como profesionales, nuestra capacidad de aportar valor (y por lo tanto de ganarnos la vida) depende de las habilidades que tenemos. Y por eso es fundamental asumir la responsabilidad de desarrollarlas y cuidarlas, y hacerlo aprovechando al máximo el tiempo, esfuerzo y recursos que dedicamos a ello.

No sabemos lo que la vida nos va a deparar, pero sí que cuantas más habilidades tengamos, y más desarrolladas estén, más probable es que tengamos suerte

Sigo siendo un consultor

Sigo haciendo proyectos de consultoría, porque (aunque durante un tiempo llegué a pensar que no) me gusta, se me da bien y creo en mi capacidad de aportar valor.

Eso sí, sigo creyendo que la industria de la consultoría tiene muchos vicios, y por eso trato de aplicar un modelo de consultoría artesana, con un enfoque ágil, experimental y participativo, y otorgando a las personas el papel protagonista que tienen.

Mi objetivo es que mi intervención tenga un impacto positivo en las organizaciones, y eso implica remangarse, involucrarse a fondo, tocar múltiples palancas… y clientes que estén realmente abiertos a la transformación.

En busca del valor

En general, tanto en el ámbito profesional como en el personal, busco actividades en las que pueda aportar valor y que, además, me permitan crecer.

La aportación de valor es algo que me obsesiona. No solo por que creo que es el camino para ganarse la vida, sino porque creo que es lo que le da sentido a lo que hacemos. He tenido la experiencia de estar trabajando en cosas que me hacían pensar “¿pero esto para qué vale? ¿qué impacto real va a tener? ¿qué sentido tiene lo que estamos haciendo?”. No encontrar respuesta a esas preguntas me mataba, y de hecho ha sido el detonante de algunas decisiones que he tomado (y sigo tomando) en la vida.

La vida en red

Creo mucho en el “trabajo en red”, y de forma más amplia, en la “vida en red”. Creo que somos individuos que a lo largo de la vida tenemos conexiones con otros, a veces más intensas y otras menos, en una combinación de relaciones en permanente redefinición.

Busco rodearme de personas afines que compartan mis valores. Gente honesta, coherente, más interesante que interesada, inquieta, con sentido común, abierta a compartir sus experiencias (las buenas y las malas), alejadas de postureos…

Una vida sencilla…

Aspiro a una vida sencilla, equilibrada, con espacio para el trabajo y para el ocio, con tiempo y energía para perseguir las inquietudes intelectuales, creativas, sociales, personales… Después de vivir en la “gran ciudad”, decidí que un lugar más pequeño era mucho más coherente con lo que yo quería. Desde 2007 vivo en Aranda de Duero con mi mujer y mis dos hijos.

… y ambiciosa

Procuro que mi día a día sea coherente con mis prioridades. Nunca quise ser el más rico del cementerio, ni me deslumbraron las mieles del (presunto) éxito. Soy ambicioso pero en un sentido mucho más amplio que el relacionado con el dinero, el poder o el status: quiero que mi vida sea el mejor reflejo posible de lo que siento que soy.

¿Qué encontrarás en esta web?

Mantengo un blog desde 2004. Por aquel entonces se llamaba “Vida de un Consultor”, y yo firmaba como “Consultor Anónimo”. Eran los tiempos de los primeros blogs. Las redes sociales no existían, y nos sentíamos como pioneros de un nuevo mundo.

Desde entonces, ha llovido ya. Como te puedes imaginar, sus 1.800 entradas son el testimonio de la evolución de mis inquietudes y de mi vida. Pero siempre han estado presentes como ejes principales el desarrollo personal y profesional. 

Te invito a echar un vistazo a las entradas más recientes, o visitar una selección de “esenciales”, para que veas de qué va. Y si te gusta, estaré encantado de que te suscribas y te conviertas en una visita habitual :)

 

Además, tengo una presencia intensa en redes sociales. Comparto reflexiones y enlaces en twitter. Tengo mi perfil profesional en LinkedIn. Hace poco me he puesto el gorro de “youtuber”. Puedes ver mis fotos en Instagram. También comparto cosas en Facebook con un tono más personal. Hasta tengo un tumblr para dar salida a mi lado más “artista”.